NACIÓN

¿Por qué aliados de Rocío Nahle dejan el gobierno de Cuitláhuac en Veracruz?

La carta fuerte de Morena para la candidatura al gobierno de Veracruz ha perdido gente vinculada a ella en el gobierno de Cuitláhuac García

  • REDACCIÓN
  • 21/05/2022
  • 09:26 hrs
  • Escuchar
¿Por qué aliados de Rocío Nahle dejan el gobierno de Cuitláhuac en Veracruz?

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, perdió a 4 aliados que integraban el gabinete del Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García.

Se trata de la excontralora, Leslie Mónica Garibo Puga; la exsecretaria de Turismo, Xóchitl Arbesú Lago, la exsecretaria de Medio Ambiente, Rocío Pérez y el exsecretario de Salud, Roberto Ramos Alor.

Rocío Nahle, quien se menciona como una carta fuerte para la candidatura de Morena rumbo a la gubernatura de Veracruz, también ha perdido gente vinculada a ella en el gobierno de Cuitláhuac García.

La más reciente renuncia se dio este 19 de mayo fue Roberto Ramos Alor, el secretario de Salud que apenas unas horas antes de su salida había publicado fotografías en sus redes sociales destacando el respaldo del gobernador veracruzano.

Los cuarto colaboradores de la secretaria de Energía acumulan señalamientos de corrupción, ya sea que estos presuntamente hayan sido cometidos por los secretarios, o en el caso de Leslie Garibo, se haya negado a investigarlos.

LESLIE MÓNICA GARIBO

La primera en dejar el puesto fue Leslie Mónica Garibo Puga, quien no llegó al primer año en la administración en su cargo de Contralora General del Estado.

Garibo fue separada del cargo apenas nueve meses después de su arribo y sobre su salida se cocinaron diversas teorías. Una de ella hablaba acerca de que no accedió a proteger a un excolaborador de Rosario Robles implicado en la “Estafa Maestra”; es decir, el desvío de recursos públicos a través de empresas fantasma.

 

Otro de los presuntos motivos que orillaron su salida fue la filtración de los costos de celebración del Grito de Independencia, cuyo monto “invertido” por el gobierno de Veracruz fue incluso más alto al del propio festejo encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cuando Cuitláhuac García anunció su adhesión al gabinete, la exrepresentante de Morena ante el OPLE garantizó el correcto desempeño de los servidores públicos, la reconstrucción de un gobierno honrado, eficiente y transparente.

En aquel acto de presentación del cuerpo de secretarios, que incluyó a seis mujeres, Leslie Mónica ofreció cero treguas a la corrupción y prometió dar vigilancia al servicio público estatal. En constataré, su salida estuvo envuelta en críticas por no castigar posibles actos de nepotismo.

El primero de sus yerros, a unos meses de iniciado el gobierno de la 4T, fue no haber encontrado mayores irregularidades que justificaran la “mala administración” de los recursos en el el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Lo anterior puesto que en febrero de 2019 acudió a interponer la primera denuncia contra la pasada administración, aunque era por un monto de apenas un millón de pesos.

A su paso por la Contraloría también estalló el escándalo de las patrullas compradas a sobreprecio por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), a cargo de Hugo Gutiérrez Maldonado, donde no hubo sanción.

Igual proceder se confirmó cuando exoneró al gobernador y a su primo Eleazar Guerrero Pérez de presunto nepotismo.

El mismo caso aconteció con la extitular de la Secretaría del Trabajo, Guadalupe Argüelles, quien tenía a su hija y a su yerno en la nómina de la dependencia. Tras una serie de escándalos, Argüelles dejó el cargo, pero sin sanción alguna.

Ya en el ocaso de su encargo, Garibo Puga se inconformó ante la permanencia de Miguel Ángel Vega, director general de Transparencia, Anticorrupción y Función Público y excolaborador de Rosario Robles, dentro de la dependencia a su cargo.

El último escándalo que coincidió con la salida de Leslie Garibo fue la filtración a los medios de los altos costos en la celebración de las fiestas de independencia, dinero que salió de la dependencia del secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, por un monto de 14 millones 992 mil pesos; más que lo invertido por el propio Andrés Manuel López Obrador.

Un día después de la justificación de Cisneros, quien dijo que esto no era un gasto sino una inversión y ante los trascendidos que dicho documento que exhibía el dispendio había salido de la Contraloría, Leslie Garibo Puga renunció a su cargo.

Y cuando se fue de la Contraloría, ella misma acusó que en su renuncia, se tomó una decisión “unilateral”.

Posteriormente Rocío Nahle encumbró a Garibo Puga en el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), donde recibe un sueldo mensual bruto de 149 mil 407 pesos, más que el propio presidente y el gobernador de Veracruz, adicional a ayudas que recibe para rubros como despensas.

XÓCHITL ARBESÚ

El desempeño de Xóchitl Arbesú en la Secretaría de Turismo, estuvo acompañado de señalamientos de opacidad y corrupción. Uno de los primeros fue la realización del Salsa Fest 2019, el ya afamado festival salsero que se lleva a cabo en Boca del Río desde la era de Javier Duarte de Ochoa.

En ese evento, la exsecretaria habría asignado de manera directa un contrato por 37 millones de pesos a la empresa encargada de la organización, violando la ley de Adquisiciones, Arrendamientos, Administraciones y Enajenación de Bienes Muebles del Gobierno de Estado, así también la Ley de Obras Públicas y Servicios.

Ello porque la propia ley señala que “la adjudicación directa de los contratos solo se podrá realizar si el monto de la transacción es de hasta 101 689 pesos “.

Otro cuestionamiento que arrastró la extitular de la Secretaría, fue el otorgamiento de un contrato a Juan Carlos Rosales Domínguez, regidor morenista de Minatitlán por un monto de 3 millones 190 mil 480 pesos.

Dicho contrato (STC/UA/SE/017/2021) fue para que el regidor, registrado en el Padrón de Proveedores del Gobierno del Estado con el número 16266, llevara a cabo la puesta en marcha de la pista de hielo de Coatzacoalcos, envuelta en una polémica porque estuvo inservible los primeros días.

Rosales Domínguez también es otro próximo a Rocío Nahle, al igual que la propia presidenta municipal de Minatitlán, Carmen Medel Palma, ambos identificados en el grupo político de la titular de Energía, allegada a Andrés Manuel López Obrador.

El morenista, con la responsabilidad de la comisión de turismo en ese ayuntamiento, presumía frecuentemente su cercanía con Arbesú Lago.

Insostenible en el cargo, pero el gobernador anunció su salida mediante un tuit, apenas unos días después de la culminación del festival Cumbre Tajín 2022, que recibió críticas en su organización.

También fueron públicos los señalamientos contra la exsecretaria desde el Congreso del Estado, donde Citlalli Medellín Careaga afirmó que investigarían el proceder de la minatitleca, no solo por el otorgamiento de contratos al margen de la ley, sino por preferir a un regidor morenista que a los empresarios durante la época más álgida de la pandemia por COVID 19.

ROBERTO RAMOS ALOR

La salida del secretario de Salud, Roberto Ramos, se dio tras darse a conocer que en Veracruz hay 884 mil 822 medicamentos oncológicos guardados en bodegas y a punto de caducar, cuando la entidad ha sido criticada por familiares de pacientes debido a la falta de estos en hospitales públicos.

Fue el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), el que emitió el 11 de mayo pasado un comunicado en el que notificó que en los almacenes médicos de esta capital se encontraron 884 mil 822 piezas de medicamentos con caducidad menor a nueve meses, lo que desató a nivel nacional una investigación y una revuelta a nivel local.

Por la mañana de este jueves, la senadora del PAN, Indira Rosales San Román destacó el contenido de la indagatoria del Insabi e invocó la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CDNH).

“Exigimos a las autoridades de salud del Gobierno del Estado de Veracruz que distribuya las medicinas de manera inmediata, y que dé conocer los motivos por los cuales esos medicamentos no fueron distribuidos en tiempo y forma a los hospitales.

“Todos los días se sufre la escasez de medicamentos en centros de Salud y Hospitales de todo el estado. Son miles de familias veracruzanas las que, preocupadas por sus enfermos, solicitan apoyo farmacológico y sólo reciben negativas por parte de las autoridades estatales”, expresó.

De hecho, este mismo 19 de mayo el gobernador fue cuestionado sobre este tema por periodistas de la capital, anunciando que revisaría la situación y destacó que sostendría una reunión con el Consejo Técnico de Salud, donde se dio la salida de Ramos Alor.

Roberto Ramos Alor desmintió los reclamos de familiares de personas con cancer. En la comparecencia ante diputados locales en diciembre de 2021 afirmó que la dependencia a su cargo llegó hasta el 84 por ciento de abasto en estas medicinas, aunque ahora se sabe que las acumularon, pero no las repartieron

Y apenas un mes antes de esa comparecencia, el 9 de noviembre, padres de niños veracruzanos enfermos con cáncer se manifestaron a las afueras de la terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, argumentando que precisamente, el desabasto continuaba.

También fue señalado de otorgar contratos a empresas sobre las que pesan acusaciones de ser lavadoras de dinero e incluso a aquellas que el propio presidente López Obrador ordenó investigar.

Se trata, entre otras, de la empresa Sincronía Médica Aplicada S.A. de C.V., a la que entregó diversos contratos por 13 millones de pesos.

Igualmente tuvo relación con el Corporativo Kosmos, acusada de evasión fiscal en el reportaje periodístico “Pandora Papers”.

El año pasado se dio a conocer que el gobierno de Veracruz entregó un contrato a Productos Serel SA de CV por un monto de 56 millones 816 mil pesos; el concepto fue Contratación del “Servicio Subrogado de Alimentos y Bebidas para la Red Hospitalaria de Servicios de Salud de Veracruz”.

El mismo 6 de mayo, el Gobierno de Veracruz, entregó otro contrato por 53 millones 960 mil pesos a la supuesta competidora de la empresa anterior; Café Bersa S de R L de SA de CV por el mismo concepto. Ambas simulaban competir entre sí para acceder a los contratos.

Apenas el 18 de mayo, Ramos Alor subió a sus redes sociales una publicación acompañada de fotografías donde se veían él, el gobernador García y otros servidores públicos.

“Con el respaldo del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el trabajo de un excelente equipo operativo, el día de hoy el Instituto de Pensiones del Estado, logró la reapertura de la Estancia Garnica.

“Con una imagen renovada, espacios dignos y confortables, esta unidad brindará ahora una atención humana y de calidad a 130 mil derechohabientes activos y más de 32 mil personas pensionadas. Muchas felicidades por rescate de este gran espacio”, dijo entonces.

Un día antes, el 17, también posteó eventos donde hablaba de la coordinación del mandatario con la dependencia a su cargo.

“En coordinación con la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y la Secretaría de Salud Federal, llevamos a cabo el lanzamiento de las estrategias HEARTS en las Américas e IAM MX, y además iniciamos con la Jornada Nacional de Salud Pública 2022.

“En el Centro de Salud del municipio de Soledad de Doblado y con la representación de estos organismos nacionales e internacionales, enviamos el mensaje claro, que el modelo de salud en este gobierno que encabeza el ingeniero Cuitláhuac García Jiménez, parte de abajo hacia arriba, porque hay un compromiso de solidaridad con el medio rural”.

Ramos Alor tuvo también roces con los medios de comunicación. Su icónica frase “no les embona ningún chile” salió a relucir tras ser increpado por los periodistas ante los contratos con Abisalud, la empresa del exsúperdelegado del Bienestar en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños.

Justificándose en que la sociedad veracruzana necesitaba medicamentos y estos debían ser comprados a la brevedad, acusó a los medios de querer golpear a la administración de izquierda. Hoy se sabe que compraron medicamentos. Pero nunca los repartieron.

Ahora el Insabi confirma que habría medicamentos oncológicos a punto de caducar y que significaron una inversión de 4 millones de pesos.

ROCÍO PÉREZ

El 28 de junio de 2021, luego de las elecciones en Veracruz que renovaron las diputaciones locales, federales y los ayuntamientos, se confirmó la renuncia de María del Rocío Pérez Pérez a la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) “por motivos personales”.

La exfuncionaria llegó al gabinete de Cuitláhuac García Jiménez luego de concluir su periodo como diputada local por Morena, su primer cargo público antes de integrarse al gobierno estatal.

Su cercanía con la política inició a través de su esposo Darío Aburto Perdomo, exalcalde de Cosoleacaque por el PRD y amigo personal de la secretaria de Energía Rocío Nahle.

Durante su paso por la dependencia, Pérez Pérez fue señalada de corrupción por “Verificentros Ambientalistas por Veracruz”, asociación que acusó que les solicitaban 100 mil pesos para no cerrarlos.

Igualmente, a la exfuncionaria se le cuestionó el cierre de tiraderos a cielo abierto sin encontrar una alternativa en distintos municipios de la entidad.

Destacó el caso del basurero de Las Matas, ubicado en la zona conurbada de Coatzacoalcos y Minatitlán, en donde el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dio el banderazo de inicio del saneamiento del sitio, que no pudo ser completado por la dependencia estatal que estaba a cargo de Rocío Pérez.