NACIÓN

Piden ONG reforzar programas para evitar violencia contra mujeres

Tras la suspensión de subsidios a los refugios para mujeres víctimas de violencia extrema, 20 mil personas están en peligro

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 23/02/2019
  • 20:14 hrs
  • Escuchar
Piden ONG reforzar programas para evitar violencia contra mujeres
Piden ONG reforzar programas para evitar violencia contra mujeres (Foto tomada de la web)

El gobierno no tiene que buscar otra estrategia para los refugios para mujeres y niños que son víctimas de violencia extrema, sólo quitar la suspensión de la convocatoria, afirmó Wendy Figueroa Morales, directora general de la Red Nacional de Refugios, ya que al no otorgar los recursos está poniendo en peligro a 20 mil personas que reciben apoyo en estos espacios.

En entrevista con La Silla Rota, Figueroa Morales dijo que hasta el momento las autoridades no le han informado qué sucederá con el subsidio que el gobierno entrega a estos centros de protección para mujeres y niños. Calificó de “una burla que insulta la inteligencia de las mujeres feministas” lo dicho por las autoridades de la Secretaría de Salud, quienes explicaron que la suspensión de la convocatoria es temporal y que están revisando la mejor estrategia para brindar el apoyo.

“Sin duda me parece que estamos en un gobierno de un patriarcado. El machismo es evidente y se carece de políticas de inclusión y de igualdad. Sobre todo el tema de las mujeres, no está visible en la agenda ni en la letra, ni en el discurso y mucho menos en los hechos ni los actos”, criticó.

La controversia comenzó el jueves por la tarde, cuando el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud emitió un comunicado en el que informó la suspensión de la convocatoria pública para la asignación de subsidios a estos refugios y centros de atención externa.

Esta decisión responde a lo señalado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en la circular número uno, emitida el pasado 14 de febrero, a través de la que se ordena no transferir recursos del presupuesto a organizaciones de la sociedad civil.

Este viernes el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, afirmó que la suspensión de la convocatoria es temporal y que están asegurados los 346 millones 482 mil 708 pesos que se asignaron para ese rubro en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019.

Sin embargo, indicó que realizan un estudio para determinar la estrategia más conveniente para garantizar los derechos de mujeres y niños que han sido víctimas de la violencia. Además, sugirió que incluso se podrían incorporar a alguno de los programas, aunque no se ha definido nada.

Ante esta situación, la directora general de la Red Nacional de Refugios señaló que esta medida, “aun cuando se acate la orden del Presidente, en el tema de refugios no puede aplicarse. Debe de haber excepciones porque es un tema transversal que tiene que ver con el acceso a la justicia, los derechos humanos y la salud”.

Recordó que los recursos destinados al funcionamiento de estos espacios de protección están claramente etiquetados en el PEF 2019, por lo que las autoridades tendrían que entregarlo directamente. 

“Los espacios de protección han demostrado por más de 20 años un trabajo efectivo y que son los mecanismos que restituyen derechos, previenen feminicidios. No tendrían que estar buscando ninguna otra estrategia más que la acción inmediata de quitar la suspensión de la convocatoria y realizar todas las acciones necesarias para que lleguen los recursos”, enfatizó.

Estrategia de protección en todo el país

La Red Nacional tiene 41 refugios y 39 centros de atención externa, en los que se brinda protección temporal a mujeres y niños que son víctimas de violencia familiar, sexual o trata.

Actualmente más de 2 mil mujeres y niños reciben atención en los refugios del país, pero al año se brinda protección a más de 20 mil, todas ellas quedarían en situación de vulnerabilidad si no se entrega el subsidio destinado para la operación de estos centros.

“No les podemos decir: 'Sabes qué, no podemos continuar dándote el acompañamiento ni en el centro externo ni dentro del refugio, a ver a donde te vas y no importa si te matan porque la Secretaría de Salud, por órdenes presidenciales suspendió la convocatoria'”, dijo notablemente molesta Figueroa Morales.

Aunque aseguró que la atención no se va a suspender porque hay un fuerte compromiso de los defensores de derechos humanos y de las organizaciones que impulsan este proyecto.

La directora de la Red Nacional de Refugios mencionó que la falta de recursos es recurrente, ya que con el presupuesto que se les otorga sólo les alcanza para operar durante ocho meses. Los primeros cuatro meses del año funcionan con base en donaciones y voluntariado.

Ante la posibilidad de que el gobierno quisiera absorber la labor que ellos realizan, dijo que esto sería complicado en un corto tiempo.  “Ese es el gran riesgo, que el gobierno quiere desmantelar lo que existe, no reconozca a la sociedad civil.  Además, pareciera ser que no visualiza todos los logros que se han tenido y los avances a favor de la igualdad sustantiva”.

Suspensión pone en riesgo la vida de las mujeres, alerta sociedad civil

Figueroa Morales recordó que en México se presenta una ola de violencia de género, la cual afecta principalmente a las jóvenes entre 18 y 26 años, que son el sector de la población que llega actualmente a los refugios, a diferencia de hace cuatro o cinco años, cuando la mayoría de las mujeres a las que recibían tenían entre 25 y 45 años.

Destacó que los refugios y los centros de atención externa son espacios que previenen los feminicidios y que dejarlos sin recursos podría colocar a mujeres y niños en una situación de vulnerabilidad  que puede desencadenar en diversas formas de violencia incluyendo el feminicidio y el infanticidio.

Edith Olivares, coordinadora de análisis e incidencia de Amnistía Internacional (AI), comentó que la situación es muy preocupante porque hay muchas mujeres que están en situación de violencia y la suspensión de recursos pone en riesgo su vida, su seguridad y falta al deber de protección que tiene el Estado.

Recordó que "el Estado mexicano ha adquirido una serie de compromisos internacionales que incluyen la atención a  las mujeres en situación de violencia. Ésta es una medida que contraviene todos esos compromisos internacionales".

Olivares agregó que "no parece una decisión afortunada suspender los recursos o la convocatoria y el mismo día después decir que la suspensión es temporal, porque entonces no se entiende por qué no hicieron una prórroga. Pareciera una respuesta posterior a la suspensión".

Mencionó que otro punto a considerar es si el gobierno trata de absorber la labor de los refugios, ya que no se sabe si el Estado puede brindar el servicio en todas las entidades federativas, “lo que sí sabemos es que hasta el día de ayer no la tenía y por eso se otorgaban recursos a las organizaciones para que los desplegaran".

La diputada de movimiento ciudadano, Martha Tagle, fue una de las primeras en reaccionar a la suspensión de la convocatoria y alertó que es muy grave lo que sucedería si se deja a los refugios sin recursos.

Recordó que en estos lugares se recibe a mujeres y a sus hijos cuando están en peligro, ya que “después de una valoración se considera que no es posible regresarlas a un espacio porque está en riesgo su vida" y destacó que ahí se atiende quienes vivieron violencia familiar, han sido víctimas de la delincuencia organizada o de trata.

Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), señaló que suspender la convocatoria es un acto de violación a derechos humanos, ya que con esta medida se pone en riesgo la vida de más de 20 mil mujeres que anualmente recurren a los refugios, además, se trastoca una política pública que ha demostrado ser eficiente.

Dijo que la decisión de retirar los recursos a organizaciones de la sociedad civil es una forma de violencia institucional y que el presidente puede tener aversión a estas asociaciones, "pero como jefe del Estado mexicano no puede hacer eso, porque es un acto de discriminación institucional, de violencia machista y un rompimiento del Estado de derecho, porque todo eso está en el presupuesto".

Advirtió que con esta situación y con otras acciones como la de las estancias infantiles, parece que  “hay una focalización de esta discriminación y violencia machista desde la institución de la Presidencia en contra de mujeres pobres, violentadas, que son de barrios y comunidades bastante excluidas y obviamente de sus hijos e hijas que son los que pagan estas dinámicas de violencia y de falta de oportunidades".

Mientras que Ivonne Piedras, coordinadora de incidencia política de Save The Children, resaltó que la organización ha detectado que cerrar programas de tajo no es la solución, a pesar de los posibles actos de corrupción que pudieran existir detrás de esos proyectos.

Expresó que la suspensión de recursos a los refugios pone en peligro también a los niños que huyen de la violencia con su mamá, ya que se resguardan en estos espacios y si dejaran de operar quedarían vulnerables.

“Obviamente el cierre de los refugios tendría implicaciones en la vida de los niños, porque no sabemos a dónde se van a encontrar ni cuáles van a ser las condiciones para seguir garantizando su protección y que no estén expuestos a sufrir algún daño", mencionó.

En medio de la incertidumbre que hay en este momento, Wendy Figueroa, hizo un llamado a que el presidente elimine inmediatamente la suspensión de la convocatoria para que la Red Nacional de Refugios pueda seguir apoyando y protegiendo a las mujeres y niños que son víctimas de violencia extrema, petición a la que se suman organizaciones y personajes de la sociedad civil.