NACIÓN

Nuevo reglamento del SNI, un riesgo de fuga de cerebros: expertos

Gloria Soberón, Alma Maldonado y Daniel Ortuño, investigadores, debaten el tema en la mesa de análisis El Heraldo de México - La Silla Rota

  • DIEGO JOAQUÍN HERNÁNDEZ
  • 10/03/2021
  • 22:28 hrs
  • Escuchar
Nuevo reglamento del SNI, un riesgo de fuga de cerebros: expertos
“La señal que se manda es de desánimo, que los trabajos académicos no son importantes y los científicos han sido privilegiados”, dijo la doctora Alma Maldonado. (Archivo)

El nuevo reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el que se eliminan apoyos económicos para investigadores de instituciones privadas y otros estímulos extras para científicos de centros públicos de investigación, representa el riesgo de que se agudice la llamada fuga de cerebros mexicanos hacia el extranjero.

La doctora Gloria Soberón, representante del SNI, dijo para la mesa de análisis de El Heraldo de México - La Silla Rota que la medida del nuevo reglamento hará que se discrimine a parte de la comunidad científica por la naturaleza de la institución a la que pertenecen y no por sus méritos académicos. 

“Es un acto clarísimo de discriminación que es inaceptable”, expuso y agregó que con el nuevo reglamento se pierden criterios objetivos de evaluación y se ideologiza el proceso de evaluación”. 

La Junta de Gobierno del Conacyt aprobó el pasado 3 de marzo la reforma al Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores, a pesar de que la comunidad científica del país había manifestado su preocupación por las modificaciones que se planeaban hacer y que podrían llevar a la precarización del quehacer científico, ya que se eliminan algunos apoyos económicos y se deroga el párrafo en el que se indica que el monto de éstos se debe actualizar cada año.

Alma Maldonado, investigadora del Cinvestav, aseguró en el programa conducido por Alfredo González Castro y Jorge Ramos Pérez, que el SNI siempre ha trabajado en cierta precariedad, pero con las medidas anunciadas por el Conacyt se pierde “el desarrollo que más o menos se mantuvo”. 

“La señal que se manda es de desánimo, que los trabajos académicos no son importantes y los científicos han sido privilegiados”, agregó la doctora, quien enfatizó también que los países desarrollados apuestan a la construcción del conocimiento como algo importante, por lo que siempre buscan ser atractivos para nuevos talentos.


“Precarizar es convertir algo en inseguro o de poca calidad”, destacó Daniel Ortuño, investigador de la Universidad de Guadalajara, quien enfatizó que al riesgo de fuga de cerebros se suman los de no impulsar las vocaciones científicas.

Una alumna, la primera en su familia en titularse, fue invitada por Ortuño a continuar con un posgrado para seguir su carrera científica, a lo que la estudiante se negó con el argumento de que preferiría buscar un trabajo seguro dada la situación actual.

SISTEMA DE EVALUACIÓN DEL SNI ¿UNA TRAMPA BUROCRÁTICA?

La doctora Alma Maldonado señaló que con el nuevo proceso de evaluación a los miembros o aspirantes al Sistema Nacional de Investigadores se pierde el principio de certidumbre por la falta de claridad sobre la conformación de las comisiones evaluadoras. Destacó que con la falta del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, estas comisiones serán elegidas por el Conacyt, pero en el referente del año pasado no se transparentó el proceso y sólo se anunció a quienes habían sido elegidos. 

Se trata de “un mala señal para los jóvenes que estan buscando eventualmente ingresar al SNI”, sobre lo que se espera de su carrera y producción científica.

La comunidad científica, agregó Soberón, es de las más evaluadas, no sólo por el SNI sino por instancias internacionales, por lo que se debe tener claridad sobre los productos que se generen y entreguen.

“(El nuevo reglamento del SNI) no te quita el problema, te da una gran incertidumbre y discrecionalidad para la toma de decisiones”, dijo la representante del Sistema Nacional de Investigadores.


Escalar niveles en el SNI, apuntó Ortuño, “no solo es acumular productos y que pase el tiempo, se tiene que hacer evidente la calidad de las investigaciones y su impacto”.

Para el investigador de la Universidad de Guadalajara, debería existir un análisis que fundamente con evidencias los cambios dentro del SNI, no que solo se justifiquen.

¿SE MUTILA, DESCABEZA O IDEOLOGIZA AL SNI?

La doctora Alma Maldonado señala que se trata de “un tema claramente ideológico”, como se observa en discursos desde el presidente López Obrador hasta de Elena Álvarez-Buylla. En adición, dijo que es “un tema de dinero”, pues la exclusión de investigadores de instituciones privadas “pasa por tema presupuestal que no es sostenible”. “No se puede justificar porque el SNI tiene como misión apoyar a los científicos que cumplen los requisitos (...) están haciendo su trabajo, cumple con los requisitos, pues reciben su estímulo. Punto”. Consideró también que se busca dividir a la comunidad científica.

Soberón comentó que es “muy delicado“ que se ignore la historia de creación del SNI, que se estableció como una medida para evitar la fuga de cerebros. 

La titular del Conacyt, agrega, “ignora y ha tratado de excluir (a la comunidad científica) para llevar a cabo un sistema donde solo predomina su visión”, dijo al asegurar que los representantes del SNI no fueron convocados por la autoridad del sector para definir el nuevo reglamento.

Álvarez-Buylla, “debería ser la primera defensora del sector y dar la cara por su comunidad”, agregó Alma Maldonado.