NACIÓN

No quiero dejar la vergüenza al salir del IMSS: Germán Martínez

En entrevista con LSR, hace algunas semanas, Germán Martínez habló de la necesidad de finanzas sanas y de asegurar a más gente, pero de manera responsable

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 21/05/2019
  • 13:58 hrs
  • Escuchar
No quiero dejar la vergüenza al salir del IMSS: Germán Martínez
Germán Martínez, en entrevista con Roberto Rock, director de LSR, semanas antes de la renuncia (Foto tomada de video)

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- Germán Martínez Cázares tuvo claro que lo único que no quería dejar, al abandonar la dirección general del IMSS, era la vergüenza.

En una de sus últimas entrevistas como titular del IMSS, otorgada a Roberto Rock en La Silla Rota, el ahora ex funcionario habló de la necesidad también de finanzas sanas y de asegurar a más gente, pero de manera responsable.

Cuando deje de ser el director general del IMSS, ¿cuáles son las tres cosas que le gustaría dejar bien arraigadas, (si deja de ser director del IMSS) sea pronto o dentro de seis años?

Tengo claro que no quiero dejar: la vergüenza, mantenerla cuando salga del IMSS. Quisiera dejar unas bases para consolidar un sistema nacional de salud al estilo IMSS y quisiera dejar más población que responsablemente se asegure, como las trabajadoras del hogar, que vamos caminando en la dirección correcta, como los jornaleros, los campesinos, que a veces están y a veces no están a través de un subsidio o un decreto presidencial, y quienes son víctimas de un outsourcing abusivo.

Esos tres grupos, si logramos un esquema más sustentable, me daría mucho gusto dejarlos, incorporarlos de manera responsable en la cobertura del Seguro Social. Finalmente me interesa dejar un IMSS en el que haya orgullo por su pertenencia y no dé vergüenza ni de miedo ingresar al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Se puede recuperar, eso lo vimos en los 70s, se puede recuperar la grandeza del instituto, es una institución querida, muy mexicana, en la que todos hemos participado para hacerla como está, tan grande, tan virtuosa y también tan defectuosa y tan descuidada a nivel nacional.

El discurso gubernamental de anteriores directores del Seguro Social siempre se ponderó que se había logrado una especie de suficiencia financiera.

Hay una suficiencia financiera para pensiones en el corto plazo. En el largo plazo hay que pensarlo y la verdad hay un déficit en el seguro de maternidad y enfermedades.

Sencillamente el modelo tampoco está tan acabado.

No, no, no.

Y la percepción es que esa suficiencia que se haya logrado obtener, se hizo a costa de la calidad del servicio.

Y de no ampliar la cobertura y la infraestructura, también, y de no ampliar la conservación de muchos hospitales. Hay unidades de neonatología, aquí en Tlalnepantla, que dan vergüenza, de neonatología, y no sólo dan vergüenza, dan enfermedades y dan muerte.

En Culiacán también, la verdad, hay que decirlo. No somos un banco, no somos una institución financiera, somos un seguro que debe manejar responsablemente las finanzas, pero somos un seguro social, tampoco debemos ser sólo social y quebrar al instituto, pero debemos ser un seguro que mantenga el dinero con el que se compran las medicinas, con el que se le paga a los doctores, con el que se le paga a las enfermeras, para dar un servicio de calidad.

En ese sentido hay que mantener un equilibrio entre finanzas y servicio y sí, efectivamente, hay hospitales vacíos a determinadas horas, hay pasillos llenos siempre, en muchos, Cuernavaca da vergüenza, en muchos centros hospitalarios, y necesitamos gastar sin miedo en reconstruir, en conservar y en pagarle a nuestro personal.



lrc