NACIÓN

No me han encontrado "ni un carro ni un departamento ni un rancho, como a esa bola de cabrones": Rosario Robles

La exfuncionaria asegura que ha bajado de peso desde que está encerrada en Santa Martha Acatitla; esto fue lo que dijo

  • REDACCIÓN
  • 06/12/2019
  • 08:26 hrs
  • Escuchar
No me han encontrado ni un carro ni un departamento ni un rancho, como a esa bola de cabrones: Rosario Robles
Rosario Robles (Foto: Archivo)

Rosario Robles sabe que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador la utiliza como emblema de la lucha anticorrupción, lo que provoca que no pueda llevar su proceso en libertad, como los otros implicados en la “Estafa Maestra”.

En una columna publicada en Excélsior, el periodista Francisco Garfias cuenta su visita a Rosario Robles en Santa Martha Acatitla, cuando cumplió 115 días de encierro.

El reportero asegura que vio a Robles más delgada, lo cual fue confirmado por la ex titular de la Sedatu y Sedesol: “He bajado siete kilos”.

Y es que, continúa, Rosario Robles está muy consciente del momento por el que atraviesa. “Ni que yo fuera toda la Sedatu o la Sedesol”, soltó la ex funcionaria en relación a que de todos los implicados en la llamada Estafa Maestra, solo ella está en la cárcel.

Robles fue enviada a Santa Martha Acatitla por el delito de ejercicio indebido de la función pública, que no amerita prisión preventiva.

Así lo decidió el juez Felipe Delgadillo Padierna, quien argumentó “riesgo de fuga”; se basó en una licencia que ya quedó demostrado que es falsa, afirma Garfias.

El 6 de enero se resuelve el amparo que impuso la ex secretaria de Estado, que tiene el objetivo de que el juez Padierna sea separado del caso. “Es clara su animadversión”, sentencia Robles.

La ex titular de Sedesol repitió en la conversación con el reportero que en los meses que la han investigado no le han encontrado nada, “ni un carro ni un departamento ni un rancho, como a esa bola de cabrones”.

“Explica que se presentó ante el juez con la confianza ‘del que nada debe’ y que, contrariamente a la creencia popular, no tiene dinero para andar a ‘salto de mata’ por todo el mundo. Tampoco el ánimo para vivir permanentemente con esa angustia. ‘No tenía opción’, dice.”

Al ser cuestionada por Garfias sobre lo que le ha dejado esta experiencia, Robles afirma que “mucha meditación. He aprendido a no juzgar a nadie”.

cmo