NACIÓN

México cede ante EU y se compromete a respetar T-MEC

El encuentro ocurrió en medio de críticas de empresas estadounidenses a recientes reformas a la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Hidrocarburos

  • REDACCIÓN
  • 19/05/2021
  • 07:30 hrs
  • Escuchar
México cede ante EU y se compromete a respetar T-MEC

La Secretaría de Economía acordó acatar las reglas del acuerdo comercial del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), esto luego de que la embajadora Katherine Tai, representante Comercial de Estados Unidos, exigió a México reanudar inmediatamente las autorizaciones para importar productos biotecnológicos agrícolas, como las semillas de algodón, de maíz, y productos como el glifosato. 

De acuerdo con Eje Central en un comunicado la dependencia a cargo de Tatiana Clouthier, informó que México reiteró su compromiso para asegurar el cumplimiento de las obligaciones asumidas en el capítulo de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, así como atender de manera oportuna cualquier problemática o inquietud que pudiera surgir.

Entre los productos que México se obliga a autorizar están el herbicida con glifosato y las semillas genéticamente modificadas, a las cuales el presidente Andrés Manuel López Obrador se opuso desde que era presidente electo.

ACUERDOS ENERGÉRTICOS

Tai, Representante de Comercio de los Estados Unidos enfatizó la importancia de varios temas en curso, principalmente una política energética que respete la inversión estadounidense y sea coherente con los esfuerzos para abordar el cambio climático.

Una serie de comités del Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá informaron a Tai y sus homólogos de América del Norte, sobre la implementación del acuerdo durante una reunión inaugural de la Comisión de Libre Comercio el martes, cumbre durante la que se ha abordado una serie de cuestiones, desde medidas sanitarias hasta preocupaciones con el cumplimiento de las disposiciones del T-MEC, de acuerdo con información de Opportimes.

Tai también contó entre los temas principales a tratar son enfoques regulatorios basados en la ciencia y el riesgo en la agricultura; acceso de papas frescas estadounidenses a todo México; una reanudación inmediata de las autorizaciones de productos biotecnológicos agrícolas en México; y mejores esfuerzos de facilitación del comercio.

El Gobierno mexicano reconoció este martes que existen "preocupaciones" de Washington sobre las inversiones del sector energético tras la primera reunión de la Comisión de Libre Comercio del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Katherine Tai, la representante de Comercio de Estados Unidos, "externó entre sus preocupaciones el tema de energía, los problemas para la importación de productos biogenéticos y el tema laboral", informó Tatiana Clouthier, la secretaria de Economía mexicana, en una conferencia de prensa tras la reunión.

"No hicieron un señalamiento per se del clima de inversión, sino que cuando nos presentaron el tema de la electricidad y de la reforma energética, fue tratado de una manera general", argumentó la secretaria.

La primera reunión del T-MEC, que entró en vigor el 1 de julio de 2020, ocurrió de forma virtual este lunes y martes con la participación de la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, Tai, y Mary Ng, ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá.

El encuentro ocurrió en medio de críticas de empresas estadounidenses a recientes reformas a la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Hidrocarburos impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien busca "rescatar" a las empresas del Estado del "saqueo" de los extranjeros.

La semana pasada tres compañías estadounidenses solicitaron un arbitraje internacional en contra de Petróleos Mexicanos (Pemex), la estatal mexicana.

Clouthier argumentó que Estados Unidos solo "mencionó concretamente una empresa", sin identificarla, por lo que ella pidió más información para canalizar la queja a la Secretaría de Energía (Sener) o a Pemex.

"No es una preocupación per se del Estado estadounidense versus el Estado mexicano, simplemente compartieron la preocupación de la empresa y nosotros comentamos que, con mucho gusto, podríamos acercar con preguntas muy puntuales", matizó.

La secretaria zanjó que "las modificaciones energéticas se hicieron y a quien le corresponde ahora hacer las modificaciones, en caso de que ese fuese un tema a discusión, sería al Legislativo".

Clouthier añadió que las preocupaciones laborales de Canadá y Estados Unidos "también se hablaron de forma muy general y de una manera muy importante", enfocadas en la implementación de la reforma laboral de México que busca la justicia y libertad sindical.

México recibió la semana pasada la primera queja laboral del T-MEC de sindicatos de Estados Unidos que denunciaron una planta automotriz en Tamaulipas, además de una solicitud para revisar conflictos laborales en la planta de General Motors en el estado de Guanajuato.

"Con respecto al tema de General Motors, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social tiene no solamente el mandato, sino el compromiso, y en esa dirección ha venido actuando, de garantizar los derechos de los trabajadores", manifestó Clouthier.

Con la ministra canadiense Ng, la funcionaria mexicana resaltó "coincidencias" y la conformación de un grupo de alto nivel.

"Quiero destacar que en ambas reuniones bilaterales el tono de los encuentros fue cordial y con el principal objetivo de mantener un diálogo franco y constructivo", sostuvo.

Tras el desplome histórico del 8.2 % del PIB en 2020, el gobierno de México ha fiado su pronóstico de crecimiento del 5.3 % para 2021, al avance de la vacunación y al T-MEC, que agrupa más del 80 % de sus exportaciones.

LOS ACUERDOS

“Si bien este Acuerdo renovado tiene menos de un año, nuestros países son vecinos y amigos, y tienen una larga historia compartida basada en el respeto mutuo y la cooperación. El USMCA nos compromete con una economía norteamericana sólida e inclusiva que sirva como modelo a nivel mundial para la competitividad, al mismo tiempo que prioriza los intereses de los trabajadores y las comunidades desatendidas. Las Partes reconocen que las políticas comerciales deben fomentar un crecimiento equitativo y de base amplia, estimular la innovación, proteger nuestro medio ambiente compartido y tener un impacto positivo en personas de todos los ámbitos de la vida. Para lograr esto, Estados Unidos, México y Canadá vuelven a comprometerse a implementar, hacer cumplir y cumplir plenamente los términos y los altos estándares del Acuerdo durante la vigencia del T-MEC", reconocieron las representantes en un comunicado conjunto tras la primera reunión de la Comisión de Libre Comercio (FTC) del Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá.

LOS COMPROMISOS

En el tema laboral, las Partes afirmaron su deseo de defender las políticas comerciales que apoyan los buenos empleos que están protegidos por leyes laborales sólidas y plenamente aplicadas. 

Manifestaron que el T-MEC busca elevar los estándares para los trabajadores en América del Norte, incluidos los relacionados con la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva

“Hoy, Estados Unidos, México y Canadá discutieron nuestra obligación compartida de garantizar la prohibición del Acuerdo de la importación de bienes producidos mediante trabajo forzoso y volvieron a comprometerse a trabajar en estrecha colaboración para promover un sistema de comercio internacional justo y basado en reglas donde los productos elaborados con trabajo forzoso no ingrese al sistema comercial”.

Se comprometieron a utilizar los procesos establecidos por el Acuerdo y a continuar su diálogo productivo sobre estos y otros asuntos laborales a través de una próxima reunión del Consejo Laboral.

AMBIENTE

Reconocieron que las políticas comerciales y ambientales se apoyan mutuamente y que el comercio puede brindar oportunidades legítimas e innovadoras para abordar preocupaciones ambientales como el tráfico de vida silvestre, la tala y pesca ilegales y la basura marina. 

Se comprometieron a incrementar la cooperación policial, en particular en las áreas de tráfico de vida silvestre y tala ilegal y comercio asociado. 

“Hoy, afirmamos nuestro objetivo compartido de la plena implementación de los compromisos ambientales del T-MEC y el compromiso continuo para abordar los desafíos ambientales más urgentes, reconociendo que un medio ambiente saludable es un elemento integral del desarrollo sostenible”.

PRÓXIMOS PASOS

Aseguraron que a medida que los tres países continúan combatiendo la pandemia de COVID-19 y continúan con la recuperación compartida de una recesión económica que ha impactado de manera desproporcionada a las pymes y las comunidades subrepresentadas, se reconoció el papel importante que el T-MEC tiene que desempeñar en la revitalización de la región. 


(djh)