NACIÓN

"Me preocupa la manera de negociar con EU; nos metimos a un proceso interminable": Cossío

En entrevista para La Silla Rota, el Ministro en retiro José Ramón Cossío, externó sus preocupaciones sobre la actual crisis migratoria en el país

  • REDACCIÓN
  • 20/06/2019
  • 15:50 hrs
  • Escuchar
Me preocupa la manera de negociar con EU; nos metimos a un proceso interminable: Cossío
José Ramón Cossío, Ministro en retiro de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación. (Especial)

El reciente acuerdo migratorio entre México y EU respecto a la amenaza de aranceles por parte de Donald Trump a exportaciones mexicanas, es un proceso “interminable” e “incierto, donde el presidente de los Estados Unidos tiene toda la escala para medirnos”, considera el ministro en retiro José Ramón Cossío.

Me preocupa mucho la manera en que estamos negociando con Estados Unidos, creo que no sé si era como dice el refrán ranchero ‘más vale una colorada que varios coloridos’. Creo que nos metimos a un proceso interminable, o si no interminable, sí muy incierto, donde el presidente de los Estados Unidos tiene toda la escala para medirnos y nosotros no tenemos la escala para ser medidos, ¿por qué? porque no se previó”, expuso Cossío en entrevista con La Silla Rota.


En este sentido, en caso de haber entrado a una guerra comercial con el vecino país del norte, habrían existido elementos de ataque y defensa, expuso el saliente Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“¿Hubiera sido grave la guerra de los aranceles? pues yo creo que en la guerra de los aranceles tenía elementos de ataque y tenía elementos de defensa. Muchos republicanos y demócratas no están a favor, hay organismos internacionales, hay tribunales en los Estados Unidos, y yo creo que eso hubiera tenido una condición más ventajosa”, externó.

Al tiempo, se dijo preocupado de que, pese a la negativa de las autoridades, cada vez se hable más de que México se está convirtiendo en un Tercer País Seguro.

“Eso me parece que nos puede exacerbar enormemente la violencia y nos puede llevar a una crisis humanitaria en la frontera sur”, comentó.

Al respecto, consideró que la opinión pública se basa más en la Ley de Migración, en lugar de tomar en cuenta la legislación sobre los refugiados en el país.

Se habla mucho de migración, pero no se habla de la ley de refugiados (...) la ley de refugiados permite que cualquier persona que toque el territorio nacional, con independencia de su calidad migratoria (...) y si las personas demuestran que la condición de la que provienen es una condición de violencia, de inseguridad, de desorden generalizado, el Estado mexicano, en principio, tendría que otorgarles el refugio”.


En adición, manifestó su preocupación sobre la reproducción, por parte de la población de México, del discurso que se tiene en Estados Unidos sobre los migrantes de origen mexicano, trasladado a los centroamericanos que llegan a territorio azteca. “Afortunadamente, todavía de a poco, pero son fenómenos que suelen crecer”, apuntó José Ramón Cossío.

GUARDIA NACIONAL

En relación al despliegue del cuerpo de seguridad pública de reciente creación, la Guardia Nacional, para frenar el flujo migratorio en la frontera sur de México, externó turbado por la implementación del operativo cuando faltan legislaciones regulatorias por aprobar.

En concreto, las referentes al Uso Legítimo de la Fuerza con armas letales y no letales.

La pregunta es ¿bajo qué condiciones operativas están los 6 mil policías desplegados en la frontera sur¿ qué es exactamente lo que están haciendo, qué harían en el caso de que recibieran una agresión directa, cuando sí pueden usar fuerza no letal, cuándo están autorizados a usar fuerza letal? Esa parte de los agujeros que tiene la legislación, sí me parece que pone en riesgo a la Guardia nacional”, consideró.


A lo que agregó: “hay un problema también delicado, los elementos del Ejército y de la Armada van a estar, al menos, hasta cinco años desplegados en la función, pero claramente se dice en la Ley del Uso de la Fuerza que esos miembros de las fuerzas armadas están realizando funciones de seguridad pública (...) ¿conforme qué normatividad están realizando estas funciones?”, ahí es donde entran en juego tanto la Ley y los protocolos que le derivan, que aún no han sido emitidos.

“Las fuerzas armadas son cuerpos que nacieron prácticamente con los seres humanos, y lo que se ha hecho a lo largo de la historia es encontrar un equilibrio muy complejo. ¿Deben existir las fuerzas armadas? Sí; ¿Deben estar preparadas para un ejercicio, en algunos momentos, fuerte de la violencia? Sí, esa es su función; pero al mismo tiempo las ciudades han ido, a lo largo de la historia, encontrando mecanismos para controlar ese ejercicio de la fuerza, uno. Y para mantener separaciones muy importantes, por que también ha quedado muy claro en la historia que las fuerzas armadas, en distintos países, después han lastimado a las sociedades de las cuales partieron”, comentó a La Silla Rota.

 

 

djh