NACIÓN

Luis Echeverría: 99 años del polémico expresidente

En silla de ruedas y con enfermera, pero con buena salud, el priista será recordado por dos de los pasajes más violentos contra estudiantes en México

  • REDACCIÓN
  • 17/01/2021
  • 15:47 hrs
  • Escuchar
Luis Echeverría: 99 años del polémico expresidente
Luis Echeverría: 99 años del polémico expresidente (Foto Cuartoscuro)

Luis Echeverría Álvarez, el expresidente de México y exsecretario de Gobernación, cumple 99 años. En silla de ruedas y con enfermera, pero con buena salud -según reportan medios- el priista será recordado por dos de los pasajes más violentos contra estudiantes: La matanza de Tlatelolco y el "halconazo".

Nacido el 17 de enero de 1922 en la Ciudad de México, creció en las colonias Del Valle y Roma Sur, donde comenzó a formar amistades con quienes también serían políticos en puestos importantes del país, como José López Portillo, su sucesor. 

Según relata Irma Rosa Martínez en una serie de entrevistas y reportajes publicados por El Universal en 1998. 

Irónicamente, Echeverría no fue ajeno a los conflictos estudiantiles de su juventud. Estuvo involucrado en la “guerra de ladrillazos” entre las Juventudes Socialistas Unificadas de México y la Escuela de Leyes.

Desde muy joven se en causó al PRI, razón por la que era objeto de abucheos de la comunidad estudiantil de Derecho, en su mayor parte identificada con el PAN. 

Echeverría se casó con María Esther, la hija del ex gobernador de Jalisco, José Guadalupe Zuno, luego de prácticamente un año de cortejo, según lo investigado por Martínez. Sin noviazgo de por medio, le pidió casarse o sino, no se volverían a ver. Ella aceptó y tuvieron ocho hijos. 

Su primer trabajo en la política fue dentro del PRI del Distrito Federal, como asistente. Luego, ya en el PRI nacional, fue secretario de Prensa y oficial mayor. Hasta que el presidente Adolfo Ruiz Cortines lo nombró oficial mayor y entró en el gobierno federal. 

Luis Echeverría comenzó a ascender. Fue nombrado subsecretario de Gobernación, cuando el titular de la dependencia era Gustavo Díaz Ordaz, quien a la postre y tras su llegada al Presidencia lo nombraría secretario de Gobernación. 

Fue entonces cuando sucedió la matanza de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, tragedia de la que no se tiene una cifra real de muertos y de la que Echeverría Álvarez siempre negó su participación. 

Echeverría no se cansa de repetir, cuenta relata Irma Rosa Martínez, que sólo el presidente en turno es el facultado para dar instrucciones a las Fuerzas Armadas pero el propio José

López Portillo apunta que no es remoto que un secretario de Gobernación transmita órdenes al Ejército.

La sospecha es mayo cuando López Portillo dice que aquel día, Díaz Ordaz no estaba en la capital y Echeverría sí. 

Luis Echeverría también acusó que los líderes del movimiento estudiantil de 1968 llevaron armas a Tlatelolco, aunque los únicos civiles que las llevaban eran los del “Batallón Olimpia”, un grupo especial formado por miembros del Estado Mayor Presidencial (EMP), quienes comenzaron la masacre. 

El hecho distanció a Díaz Ordaz y a Echeverría, pero no lo suficientemente pronto para que el presidente pusiera a su secretario de Gobernación como su sucesor a La Silla. Siempre se arrepintió de su decisión.

Durante su gobierno acabó con el desarrollo estabilizador, modelo económico implementado durante dos décadas anteriores, para establecer lo que llamó el "desarrollo compartido"; esto trajo como resultado el aumento al gasto público, papel moneda sin valor e incremento de la deuda externa hasta límites inconcebibles lo que sujetó a la economía mexicana a constantes devaluaciones, pese a que había prometido lo contrario.

Echeverría sería señalado por otro pasaje oscuro en México: “el halconazo”, cuando el 10 de junio de 1971 un grupo de estudiantes que protestaban en la Ciudad de México fueron atacados por un grupo presuntamente paramilitar llamado “los halcones”. 

Al igual que en el caso de Tlatelolco, se desconocen la cifra real de muertos, pues la oficial fue cero. Echeverría Álvarez también negó participación alguna en este incidente.

Por ambos casos, el expresidente fue enjuiciado y luego exonerado porque no había “ni una sola prueba” que señalara a Echeverría como responsable de las matanzas.

El magistrado que lo exonero del caso Tlatelolco, José Guadalupe Luna Altamirano, quien a la postre sería retirado de su cargo tras una serie de transferencias irregulares que se encontraron en sus cuentas bancarias y de sus familiares.

También fue acusado de comenzar la llamada “Guerra Sucia”, cuando el Estado a través de instituciones de seguridad, comenzó una ofensiva letal e incompasiva contra los detractores políticos de su régimen.

Las acusaciones también las libro por su edad y su estado de salud, que se ha visto mermado desde los dos miles, en 2018 incluso fue hospitalizado por neumonía, pero se recupero. 

En mayo del 2020, uno de sus hijos, Álvaro Echeverría Zuno, se suicidó en su casa de Cuernavaca, Morelos. 

Es el expresidente mexicano con vida más longevo y en plena pandemia de covid-19, con salud estable.