NACIÓN

"Los Chapitos" mataron al periodista Javier Valdez: "El Licenciado"

Insistió en publicar una entrevista con Dámaso López Núñez sin su autorización

  • REDACCIÓN
  • 23/01/2019
  • 16:08 hrs
  • Escuchar
Los Chapitos mataron al periodista Javier Valdez: El Licenciado
Dámaso López Núñez, "El Licenciado". (Especial)

Los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán mataron al periodista mexicano Javier Valdez porque éste insistió en publicar una entrevista con el narcotraficante Dámaso López Núñez, conocido como “Licenciado” o “Lic”, contra su voluntad, contó este miércoles el propio “Lic” en el juicio del Chapo en Nueva York.

Valdez "desobedeció las órdenes amenazantes de los hijos de mi compadre y por eso lo mataron", dijo Licenciado en la corte, a pocos metros del Chapo. Valdez, especialista en narcotráfico, cofundador del semanario de Riodoce de Sinaloa (noroeste) y colaborador de la AFP, fue asesinado a balazos en Culiacán, Sinaloa, el 15 de mayo de 2017.

López Núñez es el ex jefe de una cárcel mexicana que luego trabajó para el Chapo y ahora colabora con la fiscalía.

Eduardo Balarezo, abogado de Joaquín Guzmán, preguntó a “El Licenciado” por la muerte de un jefe de policía en Baja California Sur, Luis Alejandro Osorio y por un pistolero, David López que había mandado a hacer uniformes para el ejército personal del testigo con la leyenda de “Fuerzas Especiales de Dámaso”.

“De eso se encargó la marina”, respondió sobre López. Cuando le preguntó dónde está ahora, respondió “en su tumba”.

Dámaso López Núñez negó ordenar esos asesinatos, pero admitió ordenar el de Manuel Aponte Gómez “Bravo”, un exmilitar de las fuerzas especiales y teniente del cártel de Sinaloa que fue torturado y ejecutado en 2014.

Balarezo le preguntó si en una de las reuniones que tuvo con el gobierno estadounidense después de su arresto, le preguntaron si estuvo involucrado en el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas.

López Núñez: Sí, era un prestigioso y reconocido periodista sinoaloense.

Balarezo: Y era fundador de un periódico llamado Riodoce, ¿cierto?

López Núñez: No sé si fundador, pero escribía para ese periódico.

Balarezo le mostró la portada de Ríodoce con la foto de Javier y le pregunta qué es.

López Núñez: Una revista con la portada de la foto de un periodista

Balarezo: ¿No reconoce la portada de Riodoce?

López Núñez: Sí, señor

Balarezo: ¿Y no reconocer al señor Valdez?

López Núñez: Puede que sea, nunca lo conocí en persona.

Balarezo: ¿Y no tuvo nada que ver con el asesinato?

López Núñez: Sí, está en lo correcto.

Balarezo: ¿No es verdad que este periódico publicó una gran crítica de su hijo?

López Núñez: Por órdenes de los hijos de mi compadre, Iván, Alfredo.

Balarezo: ¿El periódico publicó un artículo crítico de su hijo por órdenes de los hijos de “El Chapo”?

López Núñez: Tiene toda la razón.

Balarezo: ¿Y una de las cosas que el periódico publicó de su hijo es que era un bueno para nada y un narcotraficante patético?

López Núñez: Yo estaba preso, señor. No vi el periódico.

Balarezo: ¿Y asumo que su hijo tampoco tuvo nada que ver con el asesinato?

López Núñez: Asume usted bien.

López Núñez: Resulta que los hijos de mi compadre se enteraron de que di una entrevista por teléfono donde explicaba los motivos por los que me señalaba Ciro Gómez Leyva –un periodista muy conocido en México— en un noticiero de ese periodista, decía que yo había emboscado a los hijos de mi compadre y que uno de sus hijos y el Mayo estaban graves. Como era falso, cuando se me acercó el periodista, lo vi como una buena oportunidad, pero los hijos de mi compadre no les pareció bien lo que a mí sí. Si no, pregunte a cualquiera en Culiacán. Que ellos amenazaron a todos en la casa editorial para sacar una nota a modo y obligaron a que no sacara la entrevista. Pero como el periodista era íntegro, la publicó, desobedeciendo las órdenes de los hijos de mi compadre y la publicó. Y como los hijos de mi compadre están coludidos con el gobierno no encontraron a un culpable y culparon a mi hijo.

Balarezo: ¿Usted vio a los hijos de “El Chapo” matarlo, sí o no?

López Núñez: No eso no lo vi yo.

Balarezo: ¿Oyó que dieran la orden de matarlo?

López Núñez: No

Balarezo: ¿Estuvo presente?

López Núñez: Estaba preso.

Balarezo: ¿Y no ha hablado con su hijo?

López Núñez: No, señor. La verdad es la verdad. Tal vez no la sabía mi compadre, pero ahora la sabe.

JGM