NACIÓN

Los cárteles y grupos del crimen… ¿pueden ser llamados terroristas?

Especialistas dicen que mientras el sicario sólo obedece órdenes a cambio de dinero, un terrorista está convencido de que la agresión va a cambiar un país

  • MARCOS MUEDANO
  • 24/06/2021
  • 18:49 hrs
  • Escuchar
Los cárteles y grupos del crimen… ¿pueden ser llamados terroristas?
Las organizaciones criminales, en México, sólo atacan para llamar la atención y posicionarse, mientras que los grupos terroristas, después de una agresión, reivindican el atentado y exigen algo al gobierno. (Cuartoscuro)

El homicidio de 15 personas en Reynosa, Tamaulipas, no puede ser considerado un ataque de terroristas en el país, ya que los cárteles u organizaciones criminales sólo buscan un beneficio propio, a diferencia de grupos terroristas en el mundo que, al hacerlo, buscan una remuneración o modificación en la política de una nación.

Especialistas en temas de seguridad mencionaron que, mientras el sicario sólo obedece órdenes a cambio de una remuneración económica, un terrorista está convencido de que la agresión contra civiles o instalaciones del Estado van a cambiar la realidad de un país.

Otra de las diferencias, es que las organizaciones criminales, en México, sólo atacan para llamar la atención y posicionarse, mientras que los grupos terroristas, después de una agresión, reivindican el atentado y exigen algo al gobierno.

El pasado fin de semana dos células de los municipios de Río Blanco y Matamoros, pertenecientes al Cártel del Golfo, atacaron a civiles de la ciudad de Reynosa, uno de los bastiones históricos de esa organización criminal.

De acuerdo con las áreas de inteligencia del gobierno federal, los crímenes fueron ordenados por los grupos de “Los Ciclones” y “Escorpiones” contra “Los Metros”, esta última es una organización que lleva años operando en ese municipio.

El poder de “Los Metros” fue, incluso, el origen de la escisión entre “Los Zetas” y del Golfo, en 2011, luego de la ejecución de Samuel Pérez Borrego, “M-3”, jefe de plaza de ese municipio.

Hasta el momento, el ataque en Reynosa del pasado fin de semana, llevó a la muerte de 15 civiles y cuatro sicarios. Según las autoridades estatales y federales, hay tres detenidos relacionados directamente con el caso. Uno de ellos se encuentra hospitalizado.

“En materia nacional (judicial) tenemos que considerados el tema de terroristas. Nunca hemos aplicado ese ámbito legal. Es una medida que, en gran medida, la utiliza Estados Unidos para señalar a cierto tipo de grupos”, menciona José Antonio Newman, especialista en temas de seguridad.

“No pueden ser considerados como terroristas, porque lo que paso en Reynosa fue atípico, en el sentido en que se llevaron ataques de manera discrecional contra la población. Para que sean considerados como terroristas, primero, tendrían que definir una agenda política, así como establecer tipo de ataques como algo sistemático, para lograr un objetivo político”, menciona Armando Rodríguez Luna especialista en temas de seguridad y consultor en Estrategic Affairs.

“Es muy peligroso que le demos la categoría de terrorista, porque a nivel internacional adquieren derechos y los países adquieren facultades respecto al tratamiento de estas personas, a pesar de que no esté en su territorio. Estados Unidos principalmente. De ser considerados terroristas por México, inmediatamente los Estados Unidos los consideran como lo mismo, lo que puede llevar a otro escenario ya que ese país tiene una facultad inmensa, territorialmente para combatirlos”, José Antonio Newman.

“Este tipo de acciones que hacen varios grupos del crimen organizado en México, buscan establecer nuevas formas de control de territorio. Esto lleva más de una década. Hay que recordar que se han efectuado atentados que trataron de ser vistos como terroristas, pero no se lograron. Uno son las granadas contra la población en Morelia, Michoacán, en 2008 y otro más el de coches bomba en Ciudad Juárez en 2010. En ninguno de esos casos se determinó que fueran terroristas, porque no se determinó que buscaran u beneficio político”, indicó Armando Rodríguez.

“Creo que por un tema de policía internacional no conviene catalogarlos así. Son parte de una realidad del crimen organizado que hemos tenido durante muchos años. Ahora, el homicida es el que comete un hecho ilícito, en concreto el de asesinato, previsto en la ley federal. El terrorista es el que lleva actos ilícitos, normalmente tendientes a la destrucción de instalaciones del Estado, así como de los habitantes para obtener un beneficio político. En este caso, después del ataque, ese grupo no han reclamado nada y no ha pedido que se reconozca su existencia. Son personas que comenten delitos, entre ellos, el homicidio, actividades deleznables”, consideró el especialista José Antonio Newman.

“En el caso de los terroristas, son personas que pertenece a una organización o que tienen objetivos políticos y que para conseguirlos buscan el terror como miedo, generar terror. Implica hacerlo entre la población y las autoridades. Por lo general tiene que ver con cambiar a un régimen político o derrocar a un Estado. Tienen objetivos que van más allá de un tema monetario. En cambio, los sicarios comenten los delitos a cambio de una remuneración u orden. El sicario no busca un cambio, según los grupos terroristas. Los sicarios lo hacen a cambio de dinero, los terroristas lo hacen con un contexto de fondo, ellos están convencidos de que generar terror, incluso al inmolarse los va hacer lograr un objetivo político”, expresa Armando Rodríguez.

MJP