NACIÓN

Linchamientos, saqueos y muerte: lo que deja la psicosis provocada por Whatsapp

Estos tres casos de psicosis colectiva muestran la otra cara del uso de Whatsapp

  • MAURICIO OBLEA
  • 25/02/2019
  • 14:17 hrs
  • Escuchar
Linchamientos, saqueos y muerte: lo que deja la psicosis provocada por Whatsapp
Mensajes falsos y rumores alentaron a los pobladores en ciertos casos (Especial)

Linchamientos por noticias falsas, saqueos por rumores y muertos por mensajes que anunciaban que se regalaba la gasolina: son algunos de los casos donde se ha promovido la histeria colectiva por medio de Whatsapp.

A continuación, te explicamos tres momentos donde esta herramienta tecnológica se ha utilizado para difundir noticias falsas y rumores.

Linchamientos por presuntos “roba chicos”

El 29 de agosto del año pasado, en Acatlán, Puebla, dos hombres fueron linchados y quemados vivos por un crimen que no cometieron: una muchedumbre los acusó de ser secuestradores de niños y traficantes de órganos.

Todo comenzó con un mensaje que se esparció por medio de WhatsApp y que decía: "Por favor, todos estén alerta porque una plaga de secuestradores de niños entró en el país".

"Al parecer, estos criminales están involucrados en el tráfico de órganos... En los últimos días, desaparecieron niños de 4, 8 y 14 años, y algunos fueron encontrados muertos y con signos de que se les habían extirpado órganos. Sus abdómenes habían sido abiertos y estaban vacíos".

Ricardo Flores, de 21 años, y su tío Alberto Flores, de 43, fueron vistos cerca de una escuela primaria, lo que bastó para incendiar a la población que pidió a las autoridades su detención.

Movidos por la idea de que las autoridades los dejarían en libertad sin “justicia”, los pobladores los sacaron de la comisaría a rastras y fueron colocados afuera en la base de una escalera donde fueron salvajemente golpeados. Luego vino la gasolina y el fuego.

Ahí permanecieron los cuerpos carbonizados hasta que llegaron los fiscales del estado, que se trasladaban desde Puebla, dos horas después.

Crisis por supuestos saqueos

Los primeros días de 2017, estuvieron marcados por las protestas y los saqueos en el Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Michoacán y la Ciudad de México que, por lo menos en la capital del país dejaron a un policía muerto, 21 detenidos, 38 movilizaciones y 25 robos a comercios.

En total 79 establecimientos registraron saqueos y 170 se mantuvieron cerrados en el centro del país durante esos días, de acuerdo con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales.

En redes sociales y en grupos de WhatsApp la gente se pasaba videos, mensajes y grabaciones sobre falsos robos masivos a comercios y otros hechos de violencia, derivados del alza en el precio de combustibles.

En Twitter se registraba el trending topic #SaqueaUnWalmart, que invitaba a los usuarios a saquear las tiendas.

En WhatsApp se difundieron 11 mensajes de voz de supuestos policías que alertaban a la población a no salir a la calle.

“Esto se está poniendo muy feo, y a la hora que nos digan se activa la emergencia, vamos a disparar a fuego abierto”, decía uno de ellos.

También se difundían mensajes donde alertaban a capitalinos a no salir de sus casas para no ser víctima de la robos.

“El día de hoy saquearon muchas tiendas, incendiaron casas y gasolineras, hubo muchos heridos y algunos muertos”, era el mensaje falso que circuló a través de WhatsApp.

“Están regalando gasolina”

El 21 de enero de 2019, LA SILLA ROTA publicó que por Whatsapp se avisaba por medio de un audio o texto a la población de que estaban regalando gasolina, debido a la ruptura de una toma clandestina en un ducto de Pemex de Tlahuelilpan, Hidalgo.

“Gato, gato, dale pal Cobaeh. Ahí para Teltipan se desmadró una toma, no sé que pedo y están regalando gasolina wey. Me mandaron una foto. Ale se trajo 50 litros. Chécale. Avisa”, fue uno de los mensajes con el que fue invitado un joven que vivía en las colonias cercanas.

El pasado 18 de enero, pobladores del municipio sustrajeron gasolina de una toma clandestina de un ducto.

A pesar de la presencia del ejército, la muchedumbre no pudo ser disuadida y tras unas horas se registró una fuerte explosión que hasta el momento causó decenas de muertos y heridos.

Hasta el momento, el incendio en la toma clandestina dejó 133 muertos.

cmo