NACIÓN

Las grietas en el proyecto político de Andrés Manuel López Obrador

El próximo 1 de septiembre, el presidente hará la entrega de su primer informe de gobierno a nueve meses del inicio de su gobierno que denominó como la Cuarta Transformación

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 25/08/2019
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
Las grietas en el proyecto político de Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador (Cuartoscuro)

El proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador llegará este 1 de septiembre a sus primeros 9 meses. Ese mismo día leerá un informe a las 11 de la mañana en el Patio Central de Palacio Nacional, y el informe por escrito será entregado en la tarde por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a la Cámara de Diputados.

Durante estos primeros meses de su gestión la administración ya ha sufrido cuestionamientos de dos ahora exintegrantes de su gabinete: Carlos Urzúa y Germán Martínez, ex secretario de Hacienda y el ex director del IMSS, respectivamente, quienes en sus cartas de renuncia criticaron el estilo de gobierno de la 4T e incluso ventilaron prácticas como conflicto de intereses y neoliberalismo en el manejo de los recursos públicos.

Carlos Urzua, exsecretario de Hacienda

Además, el presidente ha visto que su propuesta de revocación de mandato no ha prosperado como él quería, con su inclusión en la boleta de las elecciones federales de 2021. En sus primeros nueve meses su estilo se ha caracterizado por la descalificación de los organismos autónomos y el desmantelamiento de la burocracia que ha dejado en el desempleo a miles de personas.

En tanto, su partido ha impulsado propuestas para ampliar el mandato de gobierno del próximo gobernador de Baja California, y en las cámaras legislativas busca retener el poder de las mesas directivas, e incluso se disputan el poder entre ellos, como ha mostrado el reciente desencuentro entre los senadores Martí Batres y Ricardo Monreal.

Ricardo Monreal y Martín Batres (Foto: Cuartoscuro)

En nueve meses el gobierno de López Obrador ha comenzado a mostrar grietas y signos de agotamiento, pero al mismo tiempo una búsqueda de la centralización del poder, que se traduce en ataques a organismos autónomos. Así lo consideraron a La Silla Rota los analistas políticos José Fernández Santillán y Víctor Alarcón Olguín.

“López Obrador llega a su primer informe agrietado en el sentido de que hay un declive de su popularidad. No se logró lo que él quería, el refrendo revocatorio, que es una maña porque si él va a las boletas va como candidato y busca ser la locomotora que arrastre y empuje a Morena y es una competencia desleal frente a los otros partidos”, dijo Fernández Santillán.

“Hay dos tipos de cuestiones a distinguir, una es que el proyecto político de López Obrador consiste en centralizar el poder en su persona y eso lo está logrando a partir de la centralización de la fuerza regional. Los superdelegados están moviéndose por encima de los gobernadores y en una república federal los gobernadores son el contrapeso para el poder central”, añadió el académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey.

Por su parte el analista Alarcón Olguín señaló que el gobierno lopezobradorista no ha alcanzado una velocidad crucero, lo que ha causado decepción en algún sector de la población. En su opinión, la relación del presidente con los organismos autónomos es una de las partes más oscuras de su gestión y muestra la falta de concepción de Estado del tabasqueño y su falta de interés en la  transparencia.

10 Meses, un estilo

En 10 meses de gobierno dos integrantes de su gabinete y gabinete ampliado renunciaron, Carlos Urzúa, que inició como secretario de Hacienda renunció en julio pasado, y Germán Martínez, que comenzó el sexenio como director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) lo hizo en mayo pasado. Ambos dejaron sus cargos y dieron a conocer los motivos a través de misivas donde cuestionaron el poco margen para tomar decisiones, el draconiano recorte de recursos e incluso el conflicto de intereses en el gabinete presidencial.

Otro rasgo del gobierno federal son sus críticas a los organismos autónomos. El titular del Poder Ejecutivo fustigó a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a cuyo ex presidente, Guillermo García Alcocer acusó de tener conflictos de interés. Del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), cuestionó su presupuesto y no dar a conocer nombres de personajes beneficiados por la condonación de impuestos durante la anterior administración; y también se lanzó contra el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, cuyo ex secretario general, Gonzalo Hernández Licona, criticó los recortes de personal.

Gonzalo Hernández Licona (Foto: Cuartoscuro)

Su propuesta de que la ciudadanía tenga la opción de revocar su mandato se encontró con pared en el Congreso de la Unión, debido a que se buscaba que dicha votación coincidiera con la elección federal de 2021, lo que fue interpretado por la oposición como una reelección de facto, donde además la presencia de López Obrador en las boletas daría un impulso a los candidatos de Morena.

Pero si la opción de revocación de mandato no se ha concretado y hay voces legislativas que dicen que no pasará, a nivel estatal Morena ha modificado plazos para ampliar un periodo de mandato, como ocurrió en Baja California, donde luego de ser electo el candidato morenista a la gubernatura, Jaime Bonilla, el Congreso local votó fast track la ampliación de mandato de dos a cinco años, lo que ya se conoce como el bonillazo. Dicha ampliación se dio en medio de acusaciones de sobornos a los diputados locales que la aprobaron.

Jaime Bonilla 

A ello se suma que Morena busca repetir al frente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, pese a que la Junta de Coordinación Política, conformada por los coordinadores parlamentarios de los partidos con representación, acordó que se turnaría cada año entre las tres principales fuerzas, por lo que para el segundo debería corresponderle al Partido Acción Nacional (PAN). La vicepresidenta de la Mesa Directiva, Dolores Padierna, ya externó que Morena debe volver a encabezar dicho órgano legislativo, debido a que tienen la mayoría calificada, aunque la alcanzaron con sus aliados, el PT, PES y PVEM.

Pero la búsqueda de poder no es solo contra otras fuerzas políticas, sino también entre integrantes del partido, como denota el reciente choque en el Senado entre el coordinador de la bancada de Morena Ricardo Monreal, y el aún presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, que llamó faccioso y acomplejado a su compañero de partido, por organizar una votación entre morenistas y pesistas para deponerlo.

Una disputa que se podría trasladar a la que se avecina por la dirigencia nacional del partido, donde la actual secretaria general, Yeidckol Polevnsky busca reelegirse, aunque también es cercana al coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, quien también aspira al cargo, mientras que otra fracción apoya a Berta Luján.

La Concentración de poder

En 10 meses, las renuncias de dos integrantes de su gabinete, acompañadas de razones que critican las medidas del gobierno de López Obrador, bastaron para saber que entre los colaboradores del presidente hay diferencias y desencuentros. En opinión de José Fernández Santillán, con esas misivas se exponen debilidades del gobierno encabezado por el tabasqueño.

“Claro que sí, porque van acompañadas de cartas fuertes y valientes donde se dice que no van las cosas bien. Germán Martínez dice que hay desabasto de medicinas y que en el sistema de salud hay cosas que no se resuelven por las luchas internas, burocratismo y va de por medio la salud de mexicanos. Urzúa dice que hay conflicto de intereses y señaló al jefe de la oficina presidencial [Alfonso Romo] y que se nombra a personas sin capacidad. Eso se llama patrimonialismo, confundir los recursos públicos con los bienes privados, nombrar a gente no por capacidad sino por lealtad. ¿Qué capacidad tiene Román Meyer?, pero es hijo de Lorenzo Meyer, ¿o Luisa María Alcalde? Ella no tiene capacidad”, planteó.

El también columnista destaca la concentración de poder que muestra el gobierno de López Obrador. Además de hacerlo en su persona a través de la figura presidencial, lo hace con los superdelegados, que se mueven por encima de los gobernadores, una figura que México replicó de la república federal de los Estados Unidos y cuyos Padres Fundadores la diseñaron para hacer un contrapeso a la figura presidencial.

“Ahora lo que tenemos es una concentración a través de los superdelegados”.

Pero también concentra el poder a través de las mayorías en el Congreso de la Unión donde en la Cámara de Diputados tenían la mayoría simple pero ya tienen la calificada con los votos de sus aliados, los partidos Encuentro Social, Del Trabajo y Verde Ecologista de México.

Además busca doblegar al Poder Judicial y ha influido en la conformación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación [SCJN] con dos ministros, Yasmín Esquivel y Juan Luis González Alcántara Carranca y parece seguirá por el mismo camino, pronosticó.

“Otro contrapeso es la prensa y si bien no han atacado formalmente libertad de expresión sí han apretado, reducido la llave de los anuncios publicitarios que es la fuente fundamental para la prensa y subsistencia económica y se han ido periodistas de manera muy extraña o han sido corridos como Ezra Shabot y han impulsado a otros en medios oficiales”, añadió el académico.

La otra forma de ataque a los contrapesos es que busca debilitar al sistema de partidos con la sugerencia de menos financiamiento.

Respecto a la ampliación del próximo gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, aprobada por el Congreso local, es otra forma de buscar el poder.

“Es una advertencia de que los periodos de gobierno se pueden ampliar. Es un aviso para el 2024, se ha hecho cómplice de un atraco y un acto inconstitucional. Jaime Bonilla en complicidad con el Congreso local se burlaron de bajacalifornianos y ahí sabremos de qué están hechos los ministros”.

Cuestionado sobre si las disputas por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y en el Senado entre los morenistas Ricardo Monreal y Martí Batres y la que se viene por la dirigencia del partido, el autor del libro Populismo, democracia y globalización considera que es otra muestra del agrietamiento del proyecto.

“Vayamos a la competencia por Morena, la que tiene que dirigir es Berta Luján, Mario Delgado no tiene credencial que ostentar ni como militante de izquierda ni hombre de tradición política, él viene de la tecnocracia, es un neófito en la política y Luján es de las militantes que se puede distinguir por su coherencia con la izquierda. A ella le debería corresponder.

“Polevnsky viene del sector empresarial, de Canacintra y no tiene preparación ideológica, ahí está la pelea. Por lo que hace al Senado Monreal es un político avezado y a él mismo le favorece que haya oposición dentro del Senado, porque si recibe o le dan órdenes, puede decir al presidente ‘usted dirá misa pero no tenemos mayoría calificada’ y aunque en el PRI llegó Alito, Amlito [Alejandro Moreno Cárdenas] no tiene ascendencia sobre los avezados senadores priistas que no lo pelan. ¿Cómo va a mandar a Miguel Ángel Osorio Chong?”.

El analista también se refirió a las descalificaciones contra los organismos autónomos.

“Lo muestra como autoritario, autocrático, personal, opuesto a la democracia construida desde 1968 y que se fue afianzando con la reforma política de 1987 que dio pasos firmes cuando se creó el Instituto Federal Electoral (IFE) en 1991 y emparejó el juego en 1996 con Zedillo. Hemos ido construyendo la democracia con pactos parciales y no grandes pactos como el de la Moncloa [de la democracia española, en los 70, luego de la muerte del dictador Francisco Franco]. López Obrador no es de pactos, es de confrontación. Él lo hace en las mañaneras que es la forma de monopolizar la atención pública.

“Los órganos autónomos son producto de nuestra democracia, son un contrapeso pero le molestan porque no puede controlarlos, por eso les ha pegado y una cosa que preocupa es que le ha pegado la educación, a la ciencia, a la cultura”.

Respecto al desempleo, destaca que han sido despedidos tantos burócratas con el argumento de la austeridad, que podría convertírsele en una situación adversa.

“Usted encuentra en la calle gente arrepentida, sobre todo burócratas corridos arbitrariamente que trabajaron 25 o más años en las dependencias. El caso de Alberto Hernández Unzón, quien daba el pronóstico del tiempo en el Servicio Meteorológico Nacional es uno, lo corrieron, pero son miles y miles de familias que se han quedado sin ingreso, a eso se le llama en Italia, sadismo social, ahondar en el liberalismo. Eso de cortarle subsidios a estancias, correr a burócratas, no atender a hospitales, recortarle el presupuesto a salud. Muchos creen que esta resentimiento, revancha es odio, y es falsa la republica amorosa”.

Las primeras dudas

El analista Víctor Alarcón Olguín considera que pese al ánimo aún a favor de López Obrador, quien ganó la elección presidencial el año pasado con 30 millones de votos, ya se comienza a percibir que su gobierno no alcanza una “velocidad crucero”, lo que ha comenzado a detonar escepticismo.

“Hay ánimo importante aún por apoyar a López obrador pero encuestas muestran algunas incertezas al preguntar qué tanto detalle sobre resultados vemos resquebrajamiento. La mitad de personas apoyadoras del presidente muestran dudas sobre si se están haciendo las estrategias correcta”, dice a La Silla Rota el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana.

“Estos desfases muestran que el gobierno no alcanza la velocidad crucero, el avión no termina por estabilizarse y que muestre con claridad un programa, que ya hubiera mayor claridad, tal vez no los próximos cinco años pero si algo más preciso. ¿Esto es todo lo que hay? ¿Es lo que va a alcanzar para la 4T? Eso que es lo que más falta, verlo armado en resultados donde la gente pueda valorar y los impactos se vean en el bolsillo, tener mejor percepción”.

Sobre el tema de ampliación de mandato impulsado por Morena en Baja California, y las intenciones de quedarse con la Mesa Directiva en San Lázaro, lo interpreta como un mensaje no pluralista del partido del presidente.

“Hay convencimiento de ellos que se quedarán más tiempo de los seis años y dicen es proyecto que llegó para quedarse y que le costará trabajo a aquel que quiera modificar lo que hagan. Eso no es un mensaje pluralista o muy democrático. Si tienen respaldo en urnas es evidente que así como ocurrió con el PRI tenemos que lidiar con una situación que será de mucha atención para la oposición y valorar que sea conveniente para el país.

“Aunque él jura y perjura no ser un vil dictador aún se puede jugar a este aspecto de comunicación de los elementos históricos y que tome una decisión distinta de no reelegirse; la revocación de mandato puede ser un formato novedoso pero es más novedoso en un sistema presidencial que parlamentario que se hace más seguido. El problema es que lleva modificaciones”.

En cuanto a la relación del gobierno federal con los organismos autónomos, la califica como “una de las partes más oscuras de su gestión” y muestra su falta de concepción de Estado y denota su falta de interés en la transparencia.

“Esta parte del Estado moderno o no la entiende o no la quiere entender en función de tener un mayor margen de movilidad. Sí es un problema de concepción política y valoración de lo que él considera para cumplir sus objetivos. Es una de las partes más oscuras y los ataques a la sociedad civil y a los cuerpos intermedios revelan que frente a su visión tutelar y paternalista, no tiene forma o mecanismo tolerante de lo que él califica en su conjunto como ‘sociedad fifí’ o mecanismos conservadores, a tener una prensa critica. Lo que ahí sí genera opinión de contraste con su política pública la descalifica y lo lleva a un nivel preocupante de lo que puede ser un mecanismo que lo puede ayudar a él a fortalecer y detectar las áreas que requieren atención puntual, que son los que él quiere impulsar”.

Respecto a su política de recorte a empleados del gobierno federal para aplicar la austeridad, la ve incongruente, pues mientras se despide a miles de empleados, se mantiene a otros con sueldazos, como es el caso de Sergio Samaniego Huerta, asesor de la presidencia para la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, quien de acuerdo con información del diario Reforma recibe 104 mil 471 pesos de sueldo bruto.

Sergio Samaniego

“Es muy desigual, hay quienes se salen por salidas de control, otros que como Sergio Rubén Samaniego cuyo salario bruto rebasa los 104 mil pesos, entonces sí hay estas incongruencias e inconsistencias al estudiar nómina de López Obrador. Ahí hay un punto relevante y hay que hacerlo destacar que está en esta lógica de buscar Estado más eficiente y austero y para tener mayor incidencia en espacios públicos y sociales debemos ser implacables con este tipo de inconsistencias y un potencial tráfico de influencias y muchas situaciones de que sus empresarios son buenos, no son corruptos y sus funcionarios no pueden ser sujetos a cuestionamientos”.

Finalmente, el doctor en Estudios sociales con especialidad en procesos políticos criticó que para el acercamiento con la sociedad solo se apueste a través de apoyos, y ya no haya otra clase de enlaces, y eso quedó demostrado con las recientes marchas de mujeres, donde se notó que no había comunicación con los colectivos.

“Quedó notoriamente rebasado y apenas ha dado tímidas respuestas de cómo enfrentar emergencia en esta clase de situaciones y ya lo vimos también con familiares de desaparecidos. Hay un fuerte llamado de atención a que la administración debería modificar su acercamiento con la sociedad y no hay un apalancamiento con ésta. Es simplemente entregar recursos y hacer mítines controlados, eso habla de una carencia de organizaciones intermedias que el régimen no está construyendo y está reflejado en como Morena o los Servidores de la Nación solo son correas de gestión y de entrega de recursos sin un mayor ingrediente agregado en términos de mejorar la calidad de la ciudadanía”.


bl