NACIÓN

Las Fuerzas Armadas, las "mil-usos" de AMLO, alertan

La “nueva normalidad” de las Fuerzas Armadas en la 4T implica que se encarguen de construir obras y cuidar los programas sociales de AMLO, entre muchas más

  • REDACCIÓN
  • 16/10/2020
  • 10:23 hrs
  • Escuchar
Las Fuerzas Armadas, las mil-usos de AMLO, alertan

En el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, las Fuerzas Armadas viven su propia “nueva normalidad”, ya que se les han asignado al menos 13 tareas nuevas que, en principio, corresponden a ramos administrativos del gobierno federal y que representan cantidades de dinero importantes.

Así se señala la organización Signos Vitales en su reporte “México enfermo”, donde refiere que las Fuerzas Armadas mexicanas han sido utilizadas para realizar tareas de seguridad pública desde inicios del sexenio de Felipe Calderón. Esta decisión fue mantenida por Enrique Peña Nieto y reforzada por el actual presidente López Obrador.

López Obrador se encargó de dar certeza jurídica al actuar de las Fuerza Armadas en las calles y legitimarlas hasta 2024 en el trabajo de la seguridad pública.

En el actual sexenio, se ha agudizado el proceso de militarización de todo el país, al asignarle a las Fuerzas Armadas tareas como la de construir el Aeropuerto de Santa Lucía.

Ahora viene un golpe fuerte, uno más contra estas renombradas instituciones del país, ya que el exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, ha sido capturado en Estados Unidos por cinco cargos por presuntos vínculos con el narcotráfico.


EL MARCO LEGAL


A pesar de que López Obrador había prometido que el Ejército y la Marina debían ser retirados gradualmente de las actividades de seguridad pública, en noviembre de 2018, ya como presidente electo, incluyó en su Plan Nacional de Paz y Seguridad tanto la participación de la Fuerza Armada Permanente en tareas complementarias de seguridad pública, como la creación de la Guardia Nacional, principalmente constituida por militares.

El presidente no tardó mucho en dar revés a sus palabras y echar mano de las Fuerzas Armadas para combatir, o al menos retener, la conquista que ciertos grupos criminales hacen del territorio nacional. Mientras tanto, el titular del Ejecutivo Federal decidió dar una serie de prerrogativas tanto al Ejército como a la Marina.

Estas prerrogativas se otorgaron a través de la transferencia de responsabilidades que le dan poder operativo a las Fuerzas Armadas y que a su vez implican la desaparición de instituciones civiles como la Policía Federal. Todo esto en conjunto parece conformar un proyecto de militarización ampliado de largo aliento que si bien no inició en este gobierno y constituye un proceso cíclico, se ha pronunciado recientemente, se explica en el estudio.


NUEVAS OBLIGACIONES


El presidente López Obrador ha depositado toda su confianza en las Fuerzas Armadas, a pesar de estar al borde de violar la ley, por lo que les agregó obligaciones con las que deben cumplir para el Estado mexicano en materia de infraestructura, apoyo en política social y combate al crimen organizado.

Entre las tareas que entran en la ampliación del catálogo de responsabilidades de la Semar y de la Sedena están, al menos, las siguientes: en materia de infraestructura pública, la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles en la base militar de Santa Lucía, la construcción de 2,700 sucursales del Banco del Bienestar, la construcción de cuarteles para la Guardia Nacional, la remodelación de 32 hospitales abandonados, y la realización de 2 tramos del Tren Maya.

En temas de seguridad nacional, el combate al huachicol, la implementación del plan de vigilancia en fronteras norte y sur y el control de puertos y aduanas.

En materia de política social, la distribución de fertilizantes y la vigilancia en la entrega de recursos de los programas sociales.

AQUÍ EL REPORTE COMPLETO

 


(Luis Ramos)