NACIÓN

Las esposas del narco: jefas y cómplices en libertad

Larga es la lista de parejas de capos criminales que fueron cómplices y, pese a los señalamientos, continuaron en libertad

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 06/02/2020
  • 18:42 hrs
  • Escuchar
Las esposas del narco: jefas y cómplices en libertad
Las esposas del narco: jefas y cómplices en libertad (Foto Especial)

Si de cómplices se trata, los capos del crimen organizado prefieren confiar en familiares: hermanos, primos, tíos y hasta hijos, pero también en sus esposas.

Larga es la lista de parejas de capos criminales que son señalados por ser cómplices de las artimañas de sus esposos y que disfrutan de las mieles de la libertad, de la impunidad.

Tienen acusaciones en sus contra, pero pocas veces hay cacerías por parte de las autoridades en su contra y, cuando esto sucede, son prontamente liberadas.

En La Silla Rota te presentamos algunas de las mujeres, esposas del narco, jefas de cárteles que operan en libertad.

Karina, la esposa de “El Marro

José Antonio Yépez Ortiz, alias El Marro, es el líder del cártel Santa Rosa de Lima, una organización criminal dedicada principalmente al robo de combustible, pero también, aunque en menor medida, al narcotráfico y al transporte de carga.

Con centro de operaciones en Villagrán, Guanajuato, “El Marro” cuenta con una cómplice femenina muy particular: Karina Mora Villalobos. Es la esposa de “El Marro”, ella y su familia ha ampliamente señalada de formar parte del cártel de Santa Rosa de Lima.

Ante la cacería que el gobierno federal y estatal comenzó contra el “huachicoleo”, “El Marro” se convirtió en uno de los principales enemigos públicos del Estado mexicano.

Por ello, la familia de Mora Villalobos comenzó a ser blanco de operativos de las fuerzas del orden. Por ejemplo, la casa de los papas de Karina, los suegros de “El Marro”, en Celaya fue cateada por elementos de la fiscalía guanajuatense.

Si bien, no está claro el papel de Karina dentro de la organización de “El Marro”, todo indica que es parte de la red de lavado de dinero, pues, de acuerdo con indagatorias en contra de la organización criminal, la familia del capo se encarga de esta tarea delictiva.

Su hermana, identificada como Karen Lizbeth y sus cuñados Angélica y Santiago, son señalados de ser operaciones financieros del cártel de Santa Rosa de Lima.

A finales de enero, Karina Mora Villalobos fue detenida, junto con otros tres sujetos, en Celaya, durante un operativo encabezado realizado por el Ejército, la fiscalía estatal, policía de Guanajuato, la Marina y la Guardia Nacional. Armas, drogas y vehículos, les fueron asegurados.  

Sin embargo, poco más de una semana después de su detención, un juez ordenó la liberación de la esposa de “El Marro, argumentando que no había pruebas suficientes en su contra y que la detención fue ilegal.

Rosalinda, “La Jefa” y esposa de “El Mencho

Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho, es el líder máximo del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y uno de los capos más buscados del país, carga en sus hombros una recompensa de 30 millones de pesos y 10 millones de dólares.

Todo el dinero que este cártel, el que tiene mayor presciencia en México y segundo en Estados Unidos, es controlado por Rosalinda González Valencia, “La Jefa, esposa de “El Mencho”. Rosalinda forma parte de una familia criminal, “Los Cuinis”, una suerte de 17 hermanos –varios de ellos detenidos– identificados como el cerebro financiero del CJNG.

Su hermano, Abigael González Valencia, “El Cuini”, era considerado el segundo detrás de “El Mencho”, hasta su captura en 2015. Desde entonces, la importancia de Rosalinda ha aumentado en el CJNG.

No sólo eso, ambos –Nemesio y Rosalinda– procrearon dos hijos quienes formaron para ser herederos de la organización criminal: Rubén Oseguera González, “El Menchito”, y Jessica Oseguera González.   

Sin embargo, en Mayo del 2018, Rosalinda González Valencia fue detenida en Zapopan, Jalisco. Solo pasó seis meses en prisión, pues fue liberada por un juez.

Rosario, la “narcoempresaria” y esposa de “El Mayo

Ismael Zambada García, “El Mayo, líder del cártel de Sinaloa, lleva más de 50 años operando en total impunidad, en su contra hay recompensas por 30 millones de pesos y 5 millones de dólares.

Varias son las mujeres con las que “El Mayo” ha sido vinculado, pero de todas ellas destaca Rosario Niebla Cardoza, la primera esposa y el eterno amor de Zambada García.

Ambos tuvieron cinco hijos, cuatro mujeres y un varón: María Teresa, Midiam, Mónica, Modesta y Vicente. Este último se convirtió en “El Vicentillo”, quien se convertiría en una pieza importante del cártel de Sinaloa e incluso en su hijo favorito.

Niebla Cardoza ha sido señalada por ser la encargada de las empresas “legales” de “El Mayo” para lavar dinero proveniente del narcotráfico.

Entre las empresas del emporio criminal Zambada vinculadas con "Chayito" están: Lechería Santa Mónica, Establo Puerto Rico, Jamaro Construcciones, Multiservicio Jeviz y Gasolinera Rosario.

Dichas compañías fueron incluidas en la lista negra del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos desde mayo del 2007.

Cuando "El Mayo" fue entrevistado por Julio Scherer en 2010, aseguró que vivía con "Chayito" y sus cuatro hijas en la sierra.

Mientras Zambada García es uno de los capos criminales más buscados en México y Estados Unidos, se desconoce si Niebla Cardoza tiene una orden de aprehensión en su contra.

María Elizabeth, la red empresarial de la esposa de Caro Quintero

Rafael Caro Quintero, “El Narco de Narcos”, exlíder del extinto cártel de Guadalajara y cabecilla del cártel de Sinaloa, es el objetivo principal del gobierno de Estados Unidos, quien pide 20 millones de dólares en su contra, está en la lista de los más buscados del FBI y la DEA.

De acuerdo con autoridades estadounidenses, una mujer es clave en la red de lavado de dinero de Caro Quintero: María Elizabeth Elenes Lerma, primera esposa del capo criminal.

Ambos tuvieron cuatro hijos: Héctor Rafael, Roxana Elizabeth, Henoch Emilio y Mario Yibran.

Elenes Lerma, sus cuatro hijos y demás socios son acusados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de poseer empresas con las que Caro Quintero presuntamente lava dinero.

Con esta red empresarial, la familia Caro Elenes llegó a acumular una fortuna de casi 500 millones de dólares.

Todos y cada una de las empresas están abiertas operando en Guadalajara, Jalisco, municipio que fuera el centro de operaciones del extinto cártel de Guadalajara.

Estas empresas están dentro de los sectores inmobiliario, de distribución de combustible, explotación minera, concesionaria de autos nuevos y usados, servicio en casetas telefónicas, restaurantes, moda y calzado, hasta productos de belleza y spa.

Mientras todo el poder del Estado estadounidense está detrás de Caro Quintero, Elenes Lerma goza de libertad, pues no se tiene registros de alguna orden de aprehensión en su contra.