NACIÓN

Las claves del riesgo de desabasto de medicinas en México

El almacenaje de las piezas que adquiera la Secretaría de Salud representa un riesgo, ya que solo cuenta con siete almacenes para recibir más de 200 millones de medicamentos al mes

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 14/06/2019
  • 11:22 hrs
  • Escuchar
Las claves del riesgo de desabasto de medicinas en México
México se enfrentará a problema para distribuir medicinas (Especial/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- La falta de claridad en la distribución y almacenaje de los medicamentos que se van a adquirir en la compra consolidada eleva el riesgo de que haya desabasto, alertan representantes de la industria y legisladores, ya que podrían tardar mucho tiempo en llegar a las zonas más alejadas del país.

La licitación LA-012000991-E82-2019, que será por 17 mil millones de pesos, salió un mes después de lo previsto y la junta de aclaraciones que estaba prevista para el martes se pospuso para hoy, lo que pone contrarreloj a quienes van a participar en el proceso, ya que la presentación y apertura de propuestas es el próximo martes 18 y el fallo debe darse a conocer el jueves 20 de junio, de acuerdo con el calendario de la convocatoria.

Lee más en La Silla Rota: "Tengo 23 años con VIH y ahora pido prestado para medicinas"

En esta ocasión sólo participan los fabricantes, por lo que el tema de la distribución y el riesgo de desabasto de medicamentos o que los productos lleguen en mal estado preocupa a la industria y a legisladores de las comisiones de Salud del Senado y de la Cámara de Diputados.

Para Rafael Gual Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica, “la distribución, después la dispersión de estos almacenes a todo el país también implica una complicación importante, puesto que no hay la certeza de que se pueda llevar a cabo en condiciones adecuadas para el manejo de los medicamentos, que son muy sensibles a temperaturas, en algunos casos cadena fría, tienes que tener también una estiba adecuada para que no se maltraten, en fin, hay muchas complicaciones que la industria desconoce cómo se va a hacer”.

Al ser cuestionado sobre si hay riesgo de desabasto, respondió: “Pues con todo lo que estoy diciendo, no se ve claro cómo puede funcionar”, al señalar que en esta licitación no se está tomando en cuenta la distribución con empresas privadas, como se hacía anteriormente.

Por lo menos la mayor parte del almacenaje recaerá en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el cual Gual Cosío aseguró que no tiene la capacidad para recibir todos los medicamentos que el gobierno planea adquirir.

Mientras que Patrick Devlyn, presidente de la Comisión de Salud del Consejo Coordinador Empresarial, alertó que ya existen dos tipos de desabasto: uno es el que hay en el Instituto Mexicano del Seguro Social, en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y en los estados, que tienen contratos vigentes de la compra que se hizo en noviembre del año pasado, pero que están consumiendo el mínimo de 40% que indican los contratos, es decir, menos de lo que requieren.

El segundo tipo es el de Institutos Nacionales de Salud y hospitales federales que no participaron en la compra anterior y que todos sus recursos fueron concentrados en esta licitación.

“Debo mencionar un tercer punto que empeora esto en ambos casos, se está originando tanto nivel de atraso en el pago a los proveedores que hoy suministran estos medicamentos, que esto está ya arriesgando que estos continúen surtiendo. Entonces, con tal nivel de atraso, las empresas ya están cayendo en circunstancias de riesgo de sus flujos operativos para poder continuar surtiendo porque no se les está pagando”, añade Devlyn, quien comenta que, por ejemplo, el ISSSTE tiene un adeudo de 19 mil millones de pesos de pagos atrasados.

Entre los legisladores también existe preocupación por la falta de claridad en la distribución de medicamentos y el peligro de que no lleguen a tiempo a los estados, causando desabasto.

Éctor Ramírez Barba, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, alertó que “parece una tragedia de falta de experiencia y de capacidad absoluta, a mi juicio, que va a traer desabasto de medicamentos, lo cual nos tiene muy preocupado a todos los mexicanos”.

El diputado del Partido Acción Nacional comentó que los casos de desabasto en la Ciudad de México son los más fáciles de ver, pero “imagínate los hospitales que están en Chihuahua, ¿cómo van a distribuir a esos hospitales?”.

Señaló la dificultad de distribuir los medicamentos a los 25 estados que participan en la licitación, esto aunado a la falta de tiempo, ya que la entrega inicia en julio y a partir de ahí tendrían que enviarse a todo el país.

Aseguró que el IMSS no tiene la capacidad para almacenar ni para distribuir los volúmenes de medicamentos e insumos que planea adquirir el gobierno, por lo que advirtió que podría haber desabasto en varias zonas de la República si no se resuelve con claridad esta situación.

Coincide Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, integrante de la Comisión de Salud del Senado, quien destaca que “sí está el riesgo del desabasto, porque ahorita sólo es la compra, entonces yo digo ¿cómo la van a distribuir?

“Decían que el IMSS tiene la infraestructura, el IMSS puede tener la infraestructura para sus clínica en cada entidad, pero no para llegar al último rincón del estado”, enfatizó la legisladora panista.

Mientras que Martha Cecilia Márquez Alvarado, secretaria de la Comisión de Salud del Senado, dijo que siempre ha habido desabasto, pero que se aumenta el peligro de que se agudice esa situación debido al atraso qué hay en la licitación.

La senadora panista declaró que “es totalmente una mentira que digan que no hay desabasto, porque la gente lo está viviendo y les podemos poner ejemplos claros, testimonios en todos los estados de la República donde el problema persiste.

“Es algo que ellos mismos criticaron y quién les va a creer que no hay desabasto, cuando era un problema que ya existía y ahora está peor, pues el tema está claro, están dando mal las indicaciones, hay una ineficiencia”, expresó.

La diputada del Partido Revolucionario Institucional, Frinné Azuara Yarzábal, integrante de la Comisión de Salud, recordó que actualmente ya existe desabasto de medicamentos en los estados del sur del país que no pudieron realizar las compras a finales del año pasado, porque se atuvieron a que se realizara esta licitación.

Sin embargo, alertó que los problemas de falta de medicamentos e insumos en esas entidades podrían aumentar si no se lleva a cabo la compra consolidada y se resuelve el tema de la distribución, ya que dejárselo al IMSS “es una gran responsabilidad.

El diario Reforma publicó hoy también que el gobierno federal no tiene la capacidad para almacenar ni distribuir los 200 millones de medicamentos que recibirá cada mes.

Detalló que un estudio de la industria farmacéutica señala que simplemente para almacenaje requeriría al menos 10 almacenes de 25 mil metros cuadrados.


Las claves


                1.            El atraso en la licitación, ya que debió realizarse a inicios de año, pero salió hasta el 5 de junio y un mes después de lo que había dicho la Secretaría de Hacienda. Esta situación provoca que ya falten medicamentos e insumos en varias partes del país, principalmente en los estados del sur.

                2.            El almacenaje de las piezas que adquiera la Secretaría de Salud representa un riesgo, ya que solo cuenta con siete almacenes para recibir más de 200 millones de medicamentos al mes. Tampoco queda claro si estos almacenes cuentan con los requerimientos para mantener la calidad de los productos.

                3.            La distribución es el principal peligro para que falten medicamentos en el país, porque el gobierno no ha aclarado cómo llevará a cabo este proceso. En esta ocasión no participan distribuidores en la licitación y los productos se entregarán en la Ciudad de México, por lo que es una incógnita cómo serán llevados hasta las zonas más alejadas del país. El tiempo en que se hará la distribución también es un factor importante, porque entre más tarden en llegar a donde se necesitan, aumenta el riesgo de desabasto.




lrc