NACIÓN

Las claves de contagios de covid en niños en México, según datos de la UNAM

La covid-19 está infectando a niños y adolescentes con más frecuencia en la tercer ola, con respecto a la segunda ola de contagios de covid-19, señaló la UNAM

  • REDACCIÓN
  • 19/08/2021
  • 08:15 hrs
  • Escuchar
Las claves de contagios de covid en niños en México, según datos de la UNAM
Desde el inicio de la pandemia hasta el 17 de agosto pasado, en México se han contagiado de covid-19 138 mil bebés, niños y adolescentes, de los cuales 7 mil han sido hospitalizados y 725 han perdido la vida (Foto: Cuartoscuro)

La covid-19 está infectando a niños y adolescentes con más frecuencia en la tercer ola, con respecto a la segunda ola de contagios, también ambos grupos, junto con el que conforman los bebés, están viviendo su peor momento en cuanto a hospitalizaciones, advirtió la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo con lo publicado en la Gaceta UNAM, en la tercera ola se han cuadriplicado el número de casos positivos de menores de 6 años y se han duplicado los contagios en adolescentes de 12 a 17 años.

Desde el inicio de la pandemia hasta el 17 de agosto pasado, en México se han contagiado de covid-19 138 mil bebés, niños y adolescentes, de los cuales 7 mil han sido hospitalizados y 725 han perdido la vida.

Ante esto, la UNAM recuerda que la sintomatología de los niños puede ser tan simple como un catarro común, es decir, pueden tener escurrimiento nasal, estornudos, tos y malestar general. Los más grandes también presentan dolor de cabeza; sin embargo, en general los síntomas tienen una duración que va de entre tres y cinco días.

Son pocos los niños que desarrollan una enfermedad más grave, como los adultos, aunque también pueden presentar neumonía y requerir hospitalización e incluso una asistencia respiratoria, oxígeno suplementario y hasta ventilación mecánica. Es decir, ser intubados.

No obstante, enfatizó que la mortalidad de niños es baja, pues está calculada entre el 1.5 y 3 por ciento.

Guadalupe Miranda, pediatra e infectóloga del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS), alertó que hay otro evento que si bien no es frecuente, se presenta solo en niños: el síndrome inflamatorio multisistémico, el cual se manifiesta de dos a tres semanas después de haber adquirido la infección. “El niño incluso puede haber resuelto ya los síntomas iniciales; sin embargo, esta enfermedad, que sí es grave, cursará con una afección a todos los órganos y sistemas, principalmente cardiovascular, gastrointestinal e, inclusive, nervioso central, y los menores requerirán un tratamiento intensivo en una terapia con un monitoreo estrecho. En estos casos, la mortalidad asociada a este síndrome sí se eleva a alrededor de cinco por ciento”, alertó.

Sobre el regreso a clases, la académica opinó que es importante hablar con los niños sobre el uso correcto del cubrebocas, y también atender la parte emocional, preguntarles qué sienten, cuáles son sus miedos, y resolver todas sus dudas, porque ellos escuchan los comentarios de los adultos en casa al respecto o ven la situación de la pandemia en las noticias, y no tener la información adecuada puede ocasionar que se sientan temerosos de regresar a la escuela, concluyó.

Aunque el escenario que vivimos con la actual pandemia no cambiará mucho en las próximas semanas, es urgente que los niños regresen a las escuelas bajo una estrategia en la cual quienes integran la comunidad escolar sean corresponsables para asegurar un retorno y estancia seguros, señalaron académicos de la UNAM.

Otros integrantes del PUIS indicaron que si se establecen medidas estrictas de protección contra el virus SARS-CoV-2, tanto al interior de los planteles como en los entornos sociales donde se mueven alumnos, padres de familia o los cuidadores de los menores, así como el personal administrativo y docente, podrían obtenerse resultados positivos. Entornos seguros.

Mauricio Rodríguez, profesor de la Facultad de Medicina y colaborador del PUIS en el Plan universitario para la resistencia antimicrobiana, señaló que las comunidades escolares deben asumir el compromiso de sólo acudir a las escuelas si se está sano y no hay algún contagio cerca.

Mencionó que además de usar cubrebocas en todas las actividades que se realicen, se tiene que procurar mantener la sana distancia en la medida de lo posible, utilizar los patios, limitar los aforos en los salones y modificar los tiempos de las actividades que ocurren dentro de los mismos.

Además, aclaró, no se debe generalizar, tenemos que entender que la pandemia no es igual en todo el país y por ello es importante que cada comunidad escolar determine las circunstancias propias de su escuela y las condiciones epidemiológicas de su localidad, y con base en ello determinar cómo y cuándo es el regreso.

También recomendó no olvidar que los factores de riesgo en general para la complicación de la covid son: retraso en la atención, automedicación, fallas para el diagnóstico y tratamiento inicial, descompensación de otras afecciones y no identificar cuando la evolución no es favorable, es decir, que la fiebre es persistente, no se controla fácilmente, cuando hay enfermedad respiratoria o algún otro fenómeno se agrega, como la deshidratación.

cmo