NACIÓN

La vida de lujos de “El Chapo” antes de su primera captura

Mansiones en la playa, yates, un zoológico privado y hasta viajes trasatlánticos para sólo para apostar, así la vida de Guzmán Loera en los noventa

  • REDACCIÓN
  • 27/11/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
La vida de lujos de “El Chapo” antes de su primera captura
"El Chapo" (Foto Especial)

La vida de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, durante la década de los noventa representaba todo un despilfarro no sólo para pagar protección, sino para vivir como nunca lo había hecho.

Así lo relató, en su segundo día de declaraciones, Miguel Ángel Martínez, “El Tololoche”, expiloto del Cártel de Sinaloa.  

LEE ADEMÁS: Armas, lujos y corridos: el narco invade Instagram

El testigo protegido calificó a Guzmán Loera como un “Narco-emprendedor” y narró los excéntricos lujos de “El Chapo” antes de su primera captura el 9 de junio de 1993.

Según “El Tololoche”, el líder del Cártel de Sinaloa poseía una casa en la playa, en Acapulco, Guerrero, con un valor de 10 millones de dólares.

Además, tenía un rancho en Guadalajara, Jalisco, que incluía una casa enorme con piscina, cancha de tenis, un tren miniatura y hasta un zoológico.

TAMBIÉN LEE: González Calderoni, el poderoso policía que protegió y traicionó al narco

De acuerdo con Martínez, en aquel zoológico privado, Guzmán Loera resguardaba ciervos, leones, panteras, cocodrilos y osos.

“[Joaquín Guzmán] tenía casas en cada una de las playas. Tenía un rancho en cada Estado”

El Chapo”, continúa “El Tololoche”, hacía excéntricos viajes a Europa y a Asia. Por ejemplo, iba a Macao, al sur de China, sólo para apostar; mientras que volaba a Suiza para realizarse un tratamiento de regeneración celular.

PUEDES LEER: Claves del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo

Los trabajadores del cártel eran “apapachados” por el capo de la droga. Miguel Ángel Martínez aseguró a la corte que Guzmán Loera le regaló un Rolex de diamantes y además a empleados les obsequió automóviles una Navidad, y podían escoger tres tipos de modelos: Thunderbird, Cougar y Buick.

Joaquín Guzmán Loera ganaba tanto dinero en ese momento que utilizaba una flota de aviones exclusivamente para traer dinero en efectivo de Estados Unidos a México.

El Chapo” bebía demasiado, según relató “El Tololoche”, le gustaba tomar coñac, cerveza y whisky.

Dijo también, que Guzmán Loera tenía entre 4 y 5 amantes, a quienes espiaba sus llamadas telefónicas.

Esta vida acabó cuando fue detenido el 9 de junio de 1993 en Guatemala, luego de ser acusado del asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

Con información de The New York Times

rgg