NACIÓN

La vez que llovió ceniza en la CDMX por “El Popo”

Luego de la explosión en 1997, se retiraron 400 toneladas de ceniza de la delegación Cuauhtémoc

  • MAURICIO OBLEA
  • 28/03/2019
  • 14:34 hrs
  • Escuchar
La vez que llovió ceniza en la CDMX por “El Popo”
A pesar de la magnitud del fenómeno, no se registraron daños o víctimas (Especial)

La Ciudad de México se cubría de ceniza hace 22 años, en una ocasión que el volcán Popocatépetl hizo erupción.

Fue el 30 de junio de 1997 cuando se registró una de las más grandes erupciones del volcán, que además estuvo precedida de una serie de sismos con magnitud de 2 y 2.7 grados.

La erupción generó una enorme torre de ceniza que en poco tiempo alcanzó los 8 kilómetros por encima del volcán, lo que en las horas siguientes provocó la caída de ceniza en muchos poblados de alrededor del volcán, incluyendo a la Ciudad de México.

La intensidad de la erupción alcanzó el índice de explosividad (VEI) de 2 a 3 y condujo a que el color del semáforo de alerta volcánica estuviera por varias horas en color rojo, el máximo nivel de alertamiento, sin embargo, no se inició ninguna evacuación.

A pesar de la magnitud del fenómeno, no se registraron daños o víctimas.

La Ciudad de México bajo las cenizas

La Ciudad de México se encuentra a 60 kilómetros del volcán, conocido también como “Don Goyo”, por lo que el enorme hongo gris de ceniza, grava y arena alcanzó a cubrir con su manto a la urbe.

El aeropuerto de la capital del país fue uno de los más afectados por este fenómeno, pues pasó cerca de 12 horas para que pudiera ser lavada la ceniza que se depositó sobre las pistas.

Tan sólo en la entonces llamada delegación Cuauhtémoc, tuvieron que ser utilizados mil 600 empleados de limpieza y 45 camiones de volteo para retirar de las principales calles y avenidas de la zona 400 toneladas de polvo volcánico.

Las autoridades recomendaron calma a la población, mientras que los capitalinos se volcaron a las farmacias del oriente y sur de la ciudad para comprar cubrebocas y medicamentos para primeros auxilios.

Los alrededores de la metrópoli no se salvaron

Pedazos de pómez de casi 10 centímetros de diámetros cayeron en Pasó de Cortés y varios kilómetros de la carretera entre Santiago Xalitzintla y San Pedro Nexapa, Estado de México.

Días después de la erupción, las intensas lluvias generaron la movilización de las cenizas, que al mismo tiempo provocaron flujos de lodo que alcanzaron al poblado de Xalitzintla, ubicado a 12 kilómetros del volcán.

cmo