NACIÓN

La salud de AMLO: entre estampitas, fuerza moral y la inmunidad del pueblo

Desde el mismo AMLO hasta la Secretaría de Salud se han tomado a la ligera la salud del presidente en torno a la covid y han dicho polémicas frases al respecto

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 07/04/2021
  • 11:23 hrs
  • Escuchar
La salud de AMLO: entre estampitas, fuerza moral y la inmunidad del pueblo
La salud de AMLO: entre estampitas, fuerza moral y la inmunidad del pueblo (Foto Cuartoscuro)

Desde que comenzó la pandemia de covid-19 en México, la salud del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido un tema de interés nacional, pues el mandatario es parte del grupo de riesgo del virus, no solo por su edad y la hipertensión que padece, sino también por el antecedente de un infarto al corazón.

Sin embargo, tanto el presidente como la Secretaría de Salud se han tomado a la ligera esta situación y han realizado polémicas declaración entorno a la vulnerabilidad de López Obrador ante el virus. 

LA INMUNIDAD SE LA REGALÓ EL PUEBLO

La frase polémica más reciente ocurrió el pasado 6 de abril y vino del secretario de Salud, Jorge Alcocer, cuando se abordó la aplicación de la vacuna al presidente -que en un inicio dijo no se iba a aplicar y luego rectificó-.

Durante la conferencia mañanera, el secretario aseguró que López Obrador se había hecho de una mayor respuesta inmunológica ante el covid-19 gracias a las giras y al contacto con la gente, dijo que fue un "regalo" del pueblo

"Su capacidad (del presidente) de respuesta inmunológica positiva, rápida y buena, que no fue gratuita, no la compró, se la regaló la población cuando los visitó durante no sé cuántas veces ha recorrido el país y ahí ha tenido contacto con la gente, con los alimentos y reforzó su inmunidad, producto del desarrollo que le dieron sus padres, eso es así de sencillo", dijo Alcocer.

Las palabras de Jorge Alcocer podrían ser tomadas por la gente como una justificación para salir, no quedarse en casa y buscar la "inmunidad" del pueblo

LAS ESTAMPITAS 

Otra de las frases polémicas vino del propio López Obrador el 18 de marzo del año pasado, el mismo día que la Secretaría de Salud informó el primer deceso oficial por covid-19 en México.

En esa ocasión el presidente sacó una imagen religiosa de su cartera, el famoso "detente", que dijo lo protegería del virus. 

"Vamos a estar más tranquilos porque ya tenemos hecho todo lo que se va a aplicar en el caso del agravamiento de la crisis (de la pandemia); pero les digo, el escudo protector es como el detente", dijo López Obrador en la conferencia mañanera mientras sacaba la imagen religiosa de su cartera.

Al asegurar que las imágenes religiosas que le regala la gente son sus "guardaespaldas", leyó lo que éstas decían: "Detente enemigo que el corazón de Jesús está conmigo".

López Obrador fue criticado por estas declaraciones, pues podría alentar a la gente a utilizar métodos científicamente no comprobados para prevenir el contagio de covid-19

LA FUERZA MORAL

La tercera frase polémica en torno a la salud del presidente vino del zar de la pandemia, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción, el 16 de marzo del 2020, cuando iniciaban los contagios de covid-19 en el país.

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de López Obrador de contagiarse de covid-19, ser asintomático y esparcir el virus en sus giras por el país, López-Gatell respondió que el presidente es "fuerza moral" y no de contagio.

"La fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio [...] El presidente tiene la misma probabilidad de contagiar que tiene usted o que tengo yo, y usted también hace recorridos, giras y está en la sociedad. El presidente no es una fuerza de contagio", dijo el subsecretario.

Las desafortunadas declaraciones del zar de la pandemia al inicio de la emergencia sanitaria fueron un presagio de lo que se venía para el país.

 

...Y DE TODOS MODOS SE CONTAGIÓ

Pese a todos los dichos alrededor de su salud, Andrés Manuel López Obrador se contagió de covid-19.

El 24 de enero de 2021, el mandatario mexicano informó de su contagio a través de su cuenta de Twitter. 

López Obrador pasó dos semanas aislado en Palacio Nacional y presentó síntomas leves de la enfermedad. 

Luego, el presidente regresó a las conferencias matutinas el 8 de febrero del 2021.