NACIÓN

La misteriosa relación entre “El Mayo” y “El Chapo”

Se especula que Zambada entregó en dos ocasiones a Guzmán y en realidad era su patrón, no su socio

  • JOSÉ GUADERRAMA
  • 13/11/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
La misteriosa relación entre “El Mayo” y “El Chapo”
"El Chapo" Guzmán y "El Mayo" Zambada. (Especial)

El 8 de enero de 2016, cuando elementos de élite de la Marina de México entraron a una casa de Los Mochis, Sinaloa, para atrapar a Joaquín “El Chapo” Guzmán tras su segunda fuga, el capo acababa de colgar con Ismael “El Mayo” Zambada, cofundador de la organización criminal.

Y el 22 de febrero de 2014, cuando fue recapturado en Mazatlán, Sinaloa, en un complejo de condominios llamado “Miramar”, se dice que “El Chapo” tenía agendada una cita con “El Mayo” Zambada en algún hotel de esa ciudad.

Junto a “El Chapo” fue capturado un guardaespaldas del cártel quien aseguró que había estado presente en una reunión entre su jefe y “El Mayo”, quien le había hablado fuerte a “El Chapo” y le había dicho que dejara a un lado su vida de gigoló y se encerrara en la sierra o se entregara porque sus enemigos iban a acabar con Sinaloa y no quería terminar sus últimos años de vida defendiéndolo.

En una entrevista el escritor y periodista italiano Roberto Saviano dijo que tuvo acceso a una conversación entre ambos personajes, en la que “El Mayo” se habría comportado inusualmente duro con “El Chapo”.

“El Mayo” Zambada le pidió a “El Chapo” Guzmán apartarse, lo que él mismo haría, para dejar paso a las nuevas generaciones. “Si no lo hacemos, si no les cedemos el control, ellos lo tomarán por su cuenta y riesgo”.

Y agregó: “Si no te vas habrá una guerra civil dentro de nuestra organización”.

En una entrevista con el periodista Julio Scherer en 2010, Zambada le insistió varias veces que si deseaba ver a “El Chapo”: “Si lo necesitas lo mando a traer”.

De ahí que dos tipos de especie surgieron a lo largo de los años, el primero que “El Mayo” entregó a “El Chapo” y el segundo que Zambada García era en realidad el patrón en el cártel de Sinaloa.

En el primer día de declaraciones de apertura en el juicio que se le sigue en Nueva York a “El Chapo”, la defensa aseguró que el cártel de Sinaloa pagó millonarios sobornos al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, y a su antecesor Felipe Calderón.

El abogado Jeffrey Lichtman le aseguró al jurado que el verdadero jefe del cártel de Sinaloa es su co-acusado Ismael “El Mayo” Zambada, que nunca pasó un día en prisión y sigue prófugo, y que ha pagado "al actual y al anterior presidente de México (..) millones de dólares en sobornos".

Lichtman agregó que hubiera sido imposible que Joaquín Guzmán estuviera a cargo de la vasta organización de traficantes de drogas ya que estaba en la cárcel o escondido todo el tiempo.

EL HISTORIAL DE “EL MAYO”

Ismael Zambada García entró a la plantilla titular de los narcos mexicanos diez años antes que el propio Joaquín Guzmán Loera. De hecho, Zambada tiene 70 años mientras que Guzmán 64.

En los años setenta “El Mayo” ya recibía y despachaba cocaína colombiana en sociedad con los hermanos Félix Gallardo hacía los Estados Unidos.

De voz gruesa, bigote espeso, 1.80 de estatura, corpulento como un muro de concreto y siempre vestido de botas texanas, jeans gastados, camisas abiertas hasta el pecho y sombreros de ala ancha, fue el primero en hacer amigos en los niveles más bajos de la policía y el ejército de Culiacán hasta llegar a los generalatos.

Dueño y señor de un pueblo llamado El Álamo ubicado en el centro de Sinaloa, comenzó a repartir parte de las utilidades con la gente de la sierra de tal manera que se ganó el cariño de la zona. Desde aquella época de bonanzas “El Mayo” decidió una cosa que quizá ha sido el éxito de su supervivencia: jamás salir de lo que hoy se conoce como el ‘Triángulo Dorado’, un territorio que comprende los extensos territorios de Sinaloa, Durango y Chihuahua. Pero en específico, jamás volver a bajar de la sierra a las grandes ciudades.

En los años ochenta apareció en el camino de “El Mayo” un hombre de baja estatura pero de inteligencia infinita para trasportar droga desde Sinaloa hasta la frontera de Estados Unidos; se trataba de “El Chapo” Guzmán. Trabaron buena amistad y se convirtieron en socios.

Fue Zambada quien presentó a “El Chapo” ante Amado Carrillo, “El Señor de Los Cielos”. “El Mayo”, “El Señor de los Cielos”, “El Chapo” y Rafael Caro Quintero crearon lo que se llamaría el cártel del Golfo.

El Chapo”, sin embargo, de un momento a otro apareció con encargos directos de gente colombiana y se empezó a saltar a Amado Carrillo quien le puso la queja a “El Mayo”.

A finales del año 1991 la orden del Señor de los Cielos fue mandar matar “El Chapo”. La celada se pactó en casa de “El Mayo” en su vereda cerca de Culiacán. Los hombres encargados de hacer el trabajo eran los hermanos Arellano Félix. Muy poco se sabe de cuánto sucedió esa noche, pero “El Mayo” Zambada dijo que si mataban a su socio y trabajador tenían que matarlo a él también.

Prometió respeto entre las familias, así que los Arellano se quedaron con las armas listas y Amado Carrillo respetó la decisión del hombre que sabía cómo manejar una empresa sin peleas.

En la entrevista de 2010 con Julio Scherer, “El Mayo” dijo que no sabría si tendría la fuerza suficiente para pegarse un tiro si lo agarraban, pero lo que sí sabía era el pánico que le tiene a una cárcel, precisamente en la que ahora vive Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.