NACIÓN

La lujosa casa de Caro Quintero en Jardines del Pedregal

La familia Caro Quintero tenía una casa en una de las zonas más exclusivas de la CDMX; la vendió a un menor precio antes de que la ley se las arrebatara

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 08/07/2020
  • 12:24 hrs
  • Escuchar
La lujosa casa de Caro Quintero en Jardines del Pedregal
La lujosa casa de Caro Quintero en Jardines del Pedregal (Foto Especial)

En una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, Rafael Caro Quintero, el narcotraficante más buscado por las autoridades estadounidenses, poseyó una lujosa casa en 33.7 millones de pesos.

Así lo deja ver una denuncia del Departamento de Justicia de Estados Unidos contra la familia de “El narco de narcos”. 

La lujosa casa se ubica en la calle Faraón número 304 en la colonia Jardines del Pedregal en la alcaldía Álvaro Obregón, en la Ciudad de México

El inmueble cuenta con alberca, cancha de tenis, un gran patio delantero y un patio trasero aún más grande. 

Primero, en manos de la esposa de Caro Quintero

De acuerdo con la denuncia presentada el 7 de julio del 2020 por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, este inmueble perteneció por al menos 11 años a la familia Caro Quintero

Desde 2004, la casa pertenecía a la empresa Scope International, dos años después, Diana Espinoza Aguilar, la hoy esposa de Caro Quintero, fue nombrada como administradora de dicha compañía y por lo tanto dueña de dicho inmueble

Dos años después, en 2008, Diana Espinoza Aguilar fue detenida acusada de narcotráfico y lavado de dinero junto con su entonces esposo Ever Villafaña, un colombiano que también andaba inmerso en el mundo de las drogas.



Como consecuencia de su detención la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) aseguró la lujosa casa en Jardines del Pedregal

Dentro de prisión, en Puente Grande, Jalisco, Diana Espinoza Aguilar conoció a Caro Quintero, comenzando desde entonces una relación.

Transferida al hijastro de Caro Quintero

En 2011, Diana fue liberada, entonces comenzó una disputa legal contra el gobierno de México para recuperar el millonario inmueble que terminó ganando. La casa volvió a ser suya. 

Dos años después, en 2013, Caro Quintero salió de prisión por violaciones al debido proceso. En libertad, Rafael y Diana continuaron su relación, también siguieron delinquiendo, según autoridades estadounidenses. 

El mismo año, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó a Caro Quintero y a varios de sus familiares, principalmente a su primer esposa María Elizabeth Elenes Lerma y a sus hijos, en la lista negra de lavadores de dinero de la organización de “El narco de narcos”. 

 

Con temor a que Diana Espinoza Aguilar, como esposa de Caro Quintero, fuera incluida a esta lista negra y le decomisaran de nuevo la casa, transfirió la propiedad a su hijo, Bryant Espinoza Aguilar.

Para facilitar y agilizar la transferencia, así como para reducir el impuesto adeudado que significaba poseer una casa como tal, el hijastro de Caro Quintero sobornó a autoridades mexicanas, según refiere la denuncia del Departamento de Justicia

En 2016, los temores de Diana Espinoza Aguilar se hicieron realidad cuando el Departamento del Tesoro la incluyó en la lista negra de lavadores de dinero ligados a Caro Quintero.

Sin embargo, para ese entonces, la casa de Jardines del Pedregal ya estaba en manos de Bryant Espinoza Aguilar

El remate de la lujosa casa

El temor, sin embargo, continuaba para los Espinoza Aguilar. Por ello, en 2017, el hijastro de Caro Quintero, vendió el lujoso inmueble.

De acuerdo con autoridades estadounidenses, Bryant Espinoza Aguilar remató la casa en 23 millones de pesos, cuando su valor es de casi 11 millones de pesos más, es decir, 33.7 millones de pesos.

Para el Departamento del Justicia, el hijastro de Caro Quintero vendió a ese precio la lujosa mansión para hacerlo con rapidez, antes de que la ley les prohibiera hacerlo por la inclusión de Diana en la lista negra del Departamento del Tesoro.

Autoridades estadounidenses, señalaron a Bryant Espinoza Aguilar como prestanombres de Caro Quintero, poniendo en su contra una orden de aprehensión. 

“Espinoza está acusado de ayudar a Caro Quintero y su esposa al poner sus activos a su nombre”, señala la denuncia en su contra. 

Por su parte, el fiscal de Nueva York, Richard P. Donoghue, dijo: "Como se alega, el acusado actuó como un prestanombres para proteger la propiedad comprada con las ganancias ilícitas, manchadas de sangre del imperio del narcotráfico de su padrastro, de ser incautadas por el gobierno".

La cacería contra Caro Quintero

Caro Quintero cuenta con una recompensa en su contra por 20 millones de dólares por el asesinato del agente de la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), Enrique Camarena.

Aunque Rafael ha dicho en diversas entrevistas que ya no posee vínculos con el narcotráfico, autoridades estadounidenses lo señalan como líder de una ala criminal del Cártel de Sinaloa

También lo vinculan con el llamado Cártel de lo Soles que, según el gobierno estadounidense, es liderado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro

En enero pasado, Ismael Quintero Arellanes, sobrino de Caro Quintero, fue detenido con fines de extradición señalado por ser el segundo al mando en la organización criminal de su tío.

Recientemente lo vinculan con el Cártel de Caborca, que ha protagonizado hechos violentos en Sonora, provocando el exilio de pobladores, en una supuesta lucha contra los hijos de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”; “Los Chapitos”.