La familia petrolera del director de Pemex

La familia petrolera del director de Pemex

No solo son los familiares de Octavio Romero, también una hija del secretario particular de AMLO, quienes aparecen en la nómina de la petrolera

NACIÓN
  • ALEJANDRA CANCHOLA
  • 04/11/2020
  • 09:00 p.m. hrs
  • Escuchar

Octavio Romero Oropeza es uno de los hombres de mayor confianza del presidente Andrés Manuel López Obrador. En semanas recientes le llovieron en redes sociales datos que acusaban un presunto nepotismo del funcionario en la empresa productiva del Estado, de las cuales salió avante cuando explicó que muchos de los señalados tenían casi tres décadas en la petrolera, mientras él apenas lleva casi dos años como director general.

Así fue que deslindó a familiares cercanos, entre ellos su esposa, hermanos y hasta sobrinas de los señalamientos. Algunos de ellos no laboran en la petrolera.

La Silla Rota revisó las bases de datos de nómina transparente y de declaración patrimonial de la Secretaría de la Función Pública, así como de la Plataforma Nacional de Transparencia de las instituciones relacionadas a supuestos actos de nepotismo.

Se encontró que al menos dos sobrinas de Romero Oropeza acreditan en sus expedientes haber ingresado a la institución para la cual laboran, hasta seis años antes de que éste fuera nombrado director de Pemex, pero han negado conflicto de interés.

Además, la revisión de estas declaraciones reveló que una sobrina del director de Pemex, Aura Luz Flota Oropeza, y su esposa, María Eugenia Lozano Torres, tienen un sueldo muy cercano al de Romero Oropeza, pero cumplen con estudios acreditados en su sector.

La dirección general de Pemex emitió una nota aclaratoria dirigida al diario Campeche Hoy, donde la dependencia rechazó “terminantemente las falsas aseveraciones contenidas en la nota publicada el pasado 19 de octubre”.

La nota titulada “Nepotismo y abuso de poder: el clan Romero Oropeza”, apareció en la primera plana del diario campechano, pero en redes sociales y en su portal de Internet ya no es consultable la información. 

“Las personas a quienes se refiere el citado medio de comunicación como producto de nepotismo, llegaron a sus cargos ejerciendo su derecho constitucional al trabajo y desarrollan sus responsabilidades como resultado de sus propias capacidades y trayectoria, sin que exista impedimento legal para hacerlo”, respondió la empresa.

SU ESPOSA, DIRECTORA

Este medio comprobó que María Eugenia Lozano Torres, esposa de Romero Oropeza, aparece en el directorio de la Secretaría de Salud como titular del Secretariado Técnico del Consejo Nacional de Salud, con un salario bruto mensual de 136 mil 745 pesos

Lozano Torres sí ingresó a la dependencia en la actual administración federal, pero antes se había desempeñado como diputada local en la Asamblea Legislativa del entonces Distrito Federal, como parte del grupo parlamentario de Morena

Además, de 2012 a 2015 fungió como secretaria de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena en la Ciudad de México y se tituló como médico general en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, en 1987. 

En marzo de 2017, el ex diputado local del PRD Iván Texta Solís, entonces presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Ciudad de México, acusó a Lozano Torres de supuestamente enriquecer su patrimonio de manera irregular. 

En su declaración patrimonial de 2020, revisada por La Silla Rota, Lozano Torres detalló tener una casa con valor de 530 mil pesos, una bodega de tres millones de pesos, y cinco ranchos, el de más valor equivalente a 10 millones de pesos. 

SUS HERMANOS, SUBDIRECTORES

En febrero pasado, La Silla Rota evidenció que María del Carmen Romero Oropeza, hermana del titular de Pemex, ingresó a trabajar como subdirectora de Estancias Infantiles en el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) apenas el año pasado. 

En esa fecha, este medio documentó que, pese a ostentar dos licenciaturas, una en educación preescolar y otra en ciencias de la educación, María del Carmen sólo posee cédula profesional de la primera, concluida en 1976, en el Centro de Estudios Culturales.

María del Carmen gana un sueldo bruto mensual de 37 mil 732 pesos, de acuerdo con el portal de nómina transparente de la Función Pública, con una experiencia laboral que duró sólo 12 años, de 1974 a 1986, según su currícula de funcionario. 

Además, su hermano Julián Enrique Romero Oropeza se desempeña como subsecretario de ingresos de la Secretaría de Finanzas de Tabasco, con un ingreso mensual de siete mil 692 pesos, según declaró ante la Función Pública estatal, este año. 

Julián Enrique, quien ingresó a la dependencia en enero de 2019, detalló que su trabajo consiste en dirigir, controlar y evaluar los ingresos del Estado, coordinar y dirigir al personal a su cargo y trabajar en coordinación con algunas dependencias federales”.

SUS SOBRINAS, JEFAS DE DEPARTAMENTO

Este medio también pudo comprobar que dos de las sobrinas de Octavio Romero Oropeza trabajan en un encargo público, pero a diferencia de sus hermanos, éstas ingresaron al cargo que hoy ocupan varios años antes de la llegada de su tío a la dirección de Pemex.

La Silla Rota revisó las declaraciones patrimoniales de Aura Luz Flota Oropeza y Rosa Luz Oropeza Falcón, y comprobó que la primera ingresó al servicio público en 2013, en Pemex; mientras que la segunda lo hizo en 2010, en la Universidad Politécnica del Centro. 

Flota Oropeza inició su carrera en el servicio público en Pemex Gas y Química Básica, se ostenta como ingeniera en química petrolera e industrial, así como maestra en administración de negocios, y este medio comprobó que de todos esos estudios cuenta con cédula profesional.

Aura Luz tiene un sueldo bruto mensual de 139 mil 176 pesos como superintendente B de área en Pemex Transformación Industrial. Como bienes, sólo declaró tener una casa con un valor de dos millones 60 mil pesos, y un terreno con valor de 100 mil pesos.

Por su parte, Rosa Luz Oropeza Falcón ingresó en 2010 a la Dirección de la Universidad Politécnica del Centro de Tabasco, como jefa del departamento de Recursos Humanos, cargo que ocupa hasta la fecha, pues su declaración patrimonial es vigente. 

Sus tareas consisten en la contratación de personal, realizar un reporte de incidencias y elaborar la nómina de la institución educativa. Obtiene un sueldo mensual de 17 mil pesos y está titulada en derecho por la Universidad del Valle de México, con cédula profesional

COMUNICADO DE PEMEX

El pasado 19 de octubre, el Diario Campeche Hoy publicó la nota “El Clan Oropeza” donde se refería a supuestos actos de nepotismo por parte del Director General señalando a 8 trabajadores contratados por PEMEX.

Se aclaró mediante el comunicado No. 261 que las personas mencionadas tenían una antigüedad superior a la del propio director general que al día de hoy no cumple los 2 años en el encargo: 

Tabla comunicado 269.PNG
Con esto, queda claro que se trata de un infundio por parte de este medio de comunicación.

El día de hoy, un grupo de diputados del Partido Acción Nacional (PAN) integrado por Marcela Torres Peimbert, Juan Carlos Romero Hicks, Éctor Jaime Ramírez Barba, entre otros, en la misma línea de difamación vuelven a señalar actos de nepotismo por parte del director general en la que relacionan a 7 nuevos nombres. Estas personas, al igual que el caso anterior, tienen antigüedades superiores al director general de PEMEX:

tabla 2comunciado 269.PNG

De nueva cuenta, queda de manifiesto que dadas sus fechas de ingreso, éstas fueron con mucha antelación a la actual administración; es imposible configurar un caso de nepotismo.

Cabe recordar que ya en 2002, un asambleísta del PAN buscó denostar al ingeniero Octavio Romero Oropeza, entonces Oficial Mayor de Gobierno de la Ciudad de México y en un debate no logró sostener su acusación de los supuestos 37 parientes que según él, formaban parte de aquella administración.

Vale la pena señalar que en la base de datos de Pemex hay por lo menos 2,006 trabajadores que se apellidan Romero y 173 que se apellidan Oropeza.

En esta administración no existe ningún pariente contratado por su Director General o que haya ingresado a Pemex por sus órdenes; no se destinan recursos públicos para propaganda y/o publicidad, fuera de las campañas institucionales autorizadas por el Gobierno de México; y, el ejercicio de sus funciones es motivado favoreciendo en todo momento, como criterio orientador, el bienestar de todos los mexicanos.

La libertad de expresión no debe interpretarse como libertad para la difamación por parte de políticos, legisladores y medios de comunicación.

 

(djh)