NACIÓN

La estrategia del cuñado del "Mencho" para intentar salir de prisión

Después de ser capturado, el cuñado del Mencho empezó a mover sus cartas; el 6 de diciembre de 2019 fue condenado a una absurda pena de cinco años de prisión

  • MARCOS MUEDANO
  • 29/10/2020
  • 22:00 hrs
  • Escuchar
La estrategia del cuñado del Mencho para intentar salir de prisión
Arnulfo González Valencia, líder de Los Cuinis y cuñado de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”. (Especial/Archivo)

Catorce días después de ser capturado en el municipio de Zapopan, Jalisco, Arnulfo González Valencia, líder de Los Cuinis y cuñado de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, comenzó a mover sus cartas en los juzgados federales para obtener su libertad.

La estrategia incluía presentar amparos argumentando supuestas violaciones al debido proceso, así como la falta de pruebas en su contra durante las audiencias. Sin embargo, los recursos legales no dieron frutos.

El 6 de diciembre de 2019 fue condenado a una absurda pena de cinco años de prisión por delitos contra la salud, en la modalidad de posesión con fines de comercio (venta) de clorhidrato de cocaína y clorhidrato de metanfetamina, así como a pagar una multa de ocho mil 60 pesos.

La sentencia no le permitía salir de la cárcel al ser un delito grave que no contempla beneficios para el sentenciado. Sin embargo, jurídicamente fue un triunfo para el capo y para su defensa. El 20 de diciembre de 2019 presentaron una apelación a la sentencia. La respuesta llegó el 4 de junio de 2020, cuando un Tribunal Unitario le concedió la reposición parcial de dos audiencias y ordenó emitir una nueva condena.

Con un pie fuera de prisión, Arnulfo mostró el “As” que ocultaba en el Penal de Puente Grande, Jalisco. El 28 de junio de 2020, al cumplirse dos años de su captura, solicitó una audiencia de revisión de las medidas cautelares para poder continuar el juicio fuera de prisión.

Los documentos judiciales consultados por La Silla Rota, indican que la defensa argumentó que habían transcurrido dos años desde el momento en que fue capturado y no había recibido sentencia, lo que transgredía sus derechos.

La revisión fue atraída por un Juez de Distrito Especializado, quien echó abajo el juego de cartas de Arnulfo: el capo debía seguir en prisión. Los motivos: la mala argumentación de sus abogados y el desconocimiento del Código Nacional de Procedimientos Penales, errores que originaron que se extendiera el juicio.

Esta es la historia en los juzgados federales de Arnulfo González Valencia, hermano de Rosalinda Valencia, esposa de “El Mencho”, el narcotraficante que fue vigilado por jardineros y detenido sin un solo disparo.

LA CAÍDA

La mañana del 4 de julio de 2018, el entonces comisionado General de la extinta Policía Federal (PF), Manelich Castilla Craviotto, dio a conocer la detención de Arnulfo González Valencia y de su hermano Ulises en dos operativos distintos efectuados el 28 de junio en el estado de Jalisco.

En el despliegue conjunto de la extinta Policía Federal y la entonces Procuraduría General de la República (PGR), hoy, Fiscalía General de la República (FGR), se llevó a cabo el aseguramiento de Arnulfo en el municipio de Zapopan, sin efectuar un solo disparo.

Castilla Craviotto narró que, desde el año 2016, Arnulfo estableció un centro de operaciones en Bolivia para el lavado de dinero a través de la compra, venta y renta de bienes inmuebles. Sus actividades incluían ser el enlace del cártel con proveedores de cocaína en Sudamérica, droga que era enviada a México para su distribución y venta en algunos estados, así como para los Estados Unidos.

Al darse a conocer la detención de ambas personas, las autoridades informaron que Arnulfo ya había sido vinculado a proceso por el delito contra la salud en la modalidad de comercio de cocaína y metanfetamina.

Lo que no se dijo esa mañana, fue que, días antes de su captura, se asignaron dos agentes vestidos de jardineros, quienes se apoyaron en cámaras de vigilancia instaladas en los alrededores del Residencial donde fue detenido.

Las grabaciones incluyen 14 videos tomados entre el 19 y el 25 de junio de 2018, en los que, según los agentes, se observa la llegada de personas armadas, de una camioneta Tacoma en la que se transportaban costales con droga, de un vehículo oficial sin balizar, así como de uno tipo Sentra con personas armadas.

Con los elementos de prueba presentados por los agentes federales, Arnulfo fue vinculado a proceso el 3 de julio dando inicio al juego de las cartas en los juzgados federales de Jalisco.

EL JUEGO DE CARTAS QUE ECHÓ ABAJO LA SENTENCIA

Al no prosperar los amparos que tramitó para obtener su libertad antes de ser sentenciado el 6 de diciembre de 2018, Arnulfo González, comenzó una nueva estrategia el 20 de diciembre de 2019 a través de la apelación a la sentencia.

El recurso fue presentado en el sexto Tribunal Unitario de Jalisco, quien después de analizar los argumentos presentados por la defensa, emitió una sentencia a favor del capo.

La defensa de Arnulfo argumentó que el Juez de Distrito aplicó un trato desigual al momento de desahogar las pruebas que fueron presentadas a favor de su cliente, lo que motivó un daño en su contra al no tomar en cuenta los videos como pruebas y no permitirles su reproducción completa en la audiencia.

 

Según sus abogados, en las grabaciones que sirvieron de evidencia a la Fiscalía para obtener la sentencia, no se observa a personas vestidas de jardinero (agentes encubiertos) en las inmediaciones donde fue detenido Arnulfo. Además, en ningún momento se registra la presencia de personas armadas y trasladando droga en costales a bordo de vehículos, como lo aseguraron los elementos que lo vigilaron.

Al analizar las pruebas el Sexto Tribunal le dio la razón a Ranulfo, al reconocer que no le permitieron la reproducción total de los videos que su defensa presentó el 3 y 4 de diciembre de 2019, ya que el juez sólo autorizó observar 60 segundos de cada video, cuando algunos duraban más de 30 minutos.

Con esos elementos de prueba, ordenó celebrar una nueva audiencia en las que se le permita observar las grabaciones en su totalidad, ya que forman parte de las evidencias que ofrece la defensa de Arnulfo para que obtenga su libertad.

“Deberá señalarse nueva fecha para su desahogo, la cual tendrá que notificarse con la debida anticipación a todas las partes que deban intervenir en la misma; debiendo tener especial cuidado, en que ambas diligencias deberán celebrarse en estricto apego al principio de contradicción establecido en las Normas Constitucionales y Procesales”, mencionó el Tribunal en la sentencia que consultó La Silla Rota.

Además, determinó, que una vez que se analicen las pruebas, se debe de emitir una nueva sentencia, tomando en cuenta los elementos aportados por la persona que es imputada por la Fiscalía, en este caso Arnulfo González Valencia.

El Resolutor Especial deberá valorar en su totalidad, las pruebas tanto de cargo, como de descargo, que fueron desahogadas en la audiencia de juicio oral, procediendo con plenitud de jurisdicción a pronunciar la sentencia definitiva conforme a derecho

SE CAE LA ESTRATEGIA

La reposición parcial de ambas audiencias, las cuales siguen en espera, fue un triunfo para González Valencia y sus abogados. Su inminente salida del Penal de Puente Grande, Jalisco de Arnulfo a mitad de año, trató de ser coronada con un nuevo recurso, el cual buscaba que se hiciera una revisión a la medida cautelar de la prisión preventiva oficiosa que se le impuso desde el día en que fue detenido.

El 28 de junio de 2020 los abogados de Arnulfo solicitaron a un Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal en Jalisco la revisión de la prisión oficiosa impuesta a su cliente. Los argumentos presentados por la defensa, justo en el día en el que cumplían dos años de su captura, mencionaron que habían transcurrido más de dos años de la detención y que aún no recibía sentencia, por lo que se transgredían sus derechos, según los establecido en el Código Nacional de Procedimientos Penales.

“La prisión preventiva no podrá exceder del tiempo que como máximo de pena fije la ley al delito que motivará el proceso, y en ningún caso será superior a dos años”, mencionaron los abogados del capo.

Al analizar los argumentos de la defensa de Arnulfo, el Juez de Distrito Especializado fue echando abajo cada uno de ellos. Pero antes de hacerlo, el juzgador le aclaró que el hecho de que no haya recibido una nueva sentencia, se debe a los diferentes recursos que han presentado sus abogados, situación que ha llevado al retraso del juicio. Además, le mencionó que aún no se han llevado las dos audiencias que ordenó el Sexto Tribunal Colegiado.

El que no se haya emitido resolución de responsabilidad penal obedece a la estrategia de defensa del quejoso y al otorgamiento de la suspensión en este medio de control constitucional por lo que no puede ser un motivo para declarar la irracionalidad del plazo transcurrido en el juicio y de la prolongación de la prisión preventiva

Entre los recursos que ha promovido el supuesto integrante de Los Cuinis desde el momento en que fue detenido, se encuentran el del 11 de julio de 2018, cuando se interpuso recurso de apelación en contra del auto de vinculación, así como un amparo el 27 de septiembre del mismo año. Además, se solicitaron tres prórrogas de investigación complementaria antes de que se emitiera sentencia.

En los últimos dos meses Arnulfo ha presentado un recurso de revisión, así como queja ante un Tribunal Unitario en Jalisco, para tratar de revertir la medida cautelar de la prisión preventiva oficiosa que le fue impuesta desde el 28 de junio de 2018, cuando fue detenido.

Hasta el momento sigue en prisión, a la espera de que se lleven a cabo las dos audiencias de reposición, las cuales, en caso de salir a su favor, pueden llevarlo a obtener su libertad, por violaciones al debido a proceso y falta de argumentos en su contra. Hasta ese momento uno de los máximos líderes de Los Cuinis, seguirá en prisión.