NACIÓN

La codiciada casa de los Arellano Félix que será subastada por AMLO

Con acceso directo a la playa, alberca y acabados de lujo, esta residencia se encuentra en una de las zonas más exclusivas de Los Cabos; su precio base en la subasta será de 15.3 mdp

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 21/06/2019
  • 18:30 hrs
  • Escuchar
La codiciada casa de los Arellano Félix que será subastada por AMLO
La codiciada casa de los Arellano Félix que será subastada por AMLO (Foto Especial)

El próximo domingo 23 de junio, el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) subastará 27 inmuebles, varios de ellos de lujo y decomisados a grandes capos de la droga, en el Complejo Cultural Los Pinos.

Entre los inmuebles se encuentran la residencia donde Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, líder del cártel de los Beltrán Leyva, fue abatido, en Cuernavaca, Morelos; también hay una finca propiedad de Carlos Montemayor, “El Charro”, suegro de Édgar Valdez, "La Barbie", ubicada en Naucalpan, Estado de México.

Sin embargo, destaca una residencia en particular decomisada al cártel de Tijuana, también conocido como el cártel de los Arellano Félix.

El propietario de dicho inmueble era Francisco Javier Arellano Félix, “El Trigrillo”. Se encuentra en el Lote 1, Manzana 4, del Fraccionamiento Campestre, Rancho Leonero, en Santiago, Los Cabos, Baja California Sur.

Es una de las residencias más codiciadas en la subasta del domingo próximo, pues se encuentra en una de las zonas más exclusivas de Los Cabos.

LEE ADEMÁS: Así es la vida de un chofer de los Arellano Félix

La casa tiene acceso directo a la playa, cuenta con alberca, presume acabados de lujo y pese al abandono del inmueble, este no cuenta con daños.

El superficie del terreno es de 859.04 metros cuadrados, mientras que la superficie de la construcción suma los 575.03 metros cuadrados.

TAMBIÉN LEE: El otro apodo de El Mencho, líder del CJNG

Sin mencionar que no tienen problemática jurídica alguna, es decir, son regulares, cuentan con escritura y con posesión.

La subasta de esta casa de lujo comenzará con un precio base de venta en 15 millones 303 mil pesos, sin embargo, en la zona las residencias llegan a costar alrededor de 30 millones de pesos, prácticamente el doble.

PUEDES LEER: El día que Los Zetas intentaron un ataque terrorista en EU

El Trigrillo” fue parte fundamental de los hermanos Arellano Félix, unos de los narcotraficantes más peligrosos en la década de los ochenta y noventa.

Su auge criminal se dio de la mano Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes”, líder del extinto cártel de Guadalajara. Se presume eran familiares, al parecer los Arellano Félix eran sobrinos de “El Padrino”, como también lo apodaban.

Sin embargo, tras la detención de “El Jefe de Jefes” en 1989 y la guerra que estos comenzaron contra el Cártel de Sinaloa, liderados por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”; Ismael Zambada García, “El Mayo”, y Juan José Esparragoza, “El Azul”, comenzó el declive de los hermanos y la organización criminal.

Primero, Ramón Arellano Félix fue asesinado en Mazatlán, Sinaloa, en febrero del 2002; luego, un mes después, Benjamín Arellano Félix fue detenido en Puebla.

Finalmente, Francisco Javier Arellano Félix fue aprehendido en agosto de 2006, en Estados Unidos, cuando vacacionaba en uno de sus yates.

Se declaró culpable en tierras norteamericanas por los delitos de crimen organizado, lavado de dinero y tráfico de drogas. 

Luego, fue sentenciado a cadena perpetua, sin embargo, su condena fue reducida a 23 años y seis meses de prisión.

Desde entonces, el cártel de Tijuana se ha visto desdibujado en el mapa del narcotráfico.

Se habla de una fractura criminal dentro de la organización, por un lado una banda que continúa leal a los Arellano Félix, por otra, una célula que se unió con el cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), para desplazar al Cártel de Sinaloa de Baja California, punto importante para el tráfico de drogas a Estados Unidos.

Esta célula unida con los de Jalisco es llamado cártel de Tijuana Nueva Generación (CTNG).