NACIÓN

Indaga SFP corrupción en SCT; implican a 15 empresas

Contratos por más de 2 mil mdp bajo la lupa; implican a cercanos a Ruíz Esparza

  • ÉRIKA FLORES
  • 20/10/2019
  • 19:35 hrs
  • Escuchar
Indaga SFP corrupción en SCT; implican a 15 empresas
Ruiz Esparza (Foto: Cuartoscuro / Archivo)

Quince empresas relacionadas con el ramo de la construcción son investigadas por la Secretaría de la Función Pública (SFP), por contratos asignados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), lo que se presume puede haber derivado en un desvío de recursos cuyo monto se estimaría en más de dos mil millones de pesos. Fuentes gubernamentales de primer nivel confirmaron a La Silla Rota que entre las empresas indagadas se investiga su vínculo con altos ex funcionarios de la SCT, entre ellos el ex Subsecretario de Infraestructura, Oscar Callejo; y Erwin Lino, ex secretario particular del ex presidente Peña Nieto.

El 20 de septiembre la SFP solicitó a la SCT información relacionada con los contratos o convenios celebrados con dichas empresas, de 2017 a la fecha. El documento del cual LSR tiene copia, está firmado por el ingeniero Hugo Efraín Vidal Mejía, titular del área de Auditoria Interna del Órgano Interno de Control de SCT. El número de oficio es 09/500/0499/2019 y está dirigido a la dirección de carreteras, conservación de carreteras, desarrollo carretero, Instituto Mexicano del Transporte; directores generales de los centros SCT, de desarrollo ferroviario y multimodal; así como la agencia reguladora del transporte ferroviario.

Los nombres de las quince constructoras bajo investigación son: Obrascon Huarte LAI (OHL) (hoy Aleatica), Demovial SA de CV, Acciona Infraestructra de México SA de CV, Gami Ingeniería e Instalaciones SA de CV, Infraestuctura y Desarrollo Integral Diccsa SA de CV, Imagen Corporativa Atlanta SA de CV, La Cima Terraceros, XA Servicios Integrales SA de CV, Constructora y Servicios de Ingeniería DEM SA de CV, Grupo Construcciones Aldesem SA de CV, COCONAL SAPI de CV, Desarrollo de Ingeniería y Construcciones Carreteras SA de CV, STRATEGA P y S SC, Ingeniería Control y Administración SA de CV y Desarrolladora de Infraestructuras Hispano-Mexicanas SA de CV.

LSR realizó una investigación sobre éstas y encontró que todas recibieron contratos de obra pública en los ramos de construcción, supervisión y/o conservación de carreteras en municipios del Estado por México, además de otros estados. Destaca que al menos seis de ellas son mexiquenses, cinco de las cuales son de reciente creación (específicamente de 2013 a la fecha) y recibieron contratos para obra local. Mientras que las empresas más grandes (de mayor antigüedad y renombre internacional) recibieron contratos más grandes dentro del proyecto de la ex terminal del aeropuerto en Texcoco, lo que les significó pagos de miles de millones de pesos por su cancelación

Parte importante de esta información estaría relacionada con la investigación que la ex PGR (hoy Fiscalía) mantiene abierta desde 2017 y que incluye documentos de la Auditoría Superior de la Federación que señala que varios de estos contratos, se realizaron sin supervisión interna ni externa, por lo que la oficina mexiquense de la SCT estaría involucrada en probable cohecho al pactar un sobreprecio de obras carreteras terminadas o inconclusas.

Funcionarios cercanos al sector comunicaciones, consultados para este caso, explicaron el peso que el Estado de México tiene dentro del sector carretero. Es una de las principales entidades en el país que por su tamaño requiere continuamente de realizar trabajos en caminos de mediano y pequeño rango para conectar poblados y comunidades. Es por eso que anualmente, de 2013 a 2018, el Edomex recibió anualmente -a través del centro SCT mexiquense- entre 3 mil y 3 mil 250 mdp promedio. Esto sin contar la inversión del gobierno del estado en carreteras cantidad que, regularmente, asciende a un monto similar al del centro SCT lo que sumaría un estimado de 6 mil mdp.

También explicaron que el camino natural para que una constructora mediana o pequeña, se convierta en contratista de la SCT es largo. Si bien pasar de contratista nivel A a contratista nivel B requiere entre un lapso de entre seis y diez años -como mínimo-, los datos obtenidos en esta investigación -al ser cotejados con la información pública de la SCT- indica que las jóvenes constructoras mexiquenses recibieron contratos a menos de cinco años de su creación lo que implicaría que recibieron apoyos de terceros (políticos y ex políticos locales y/o federales relacionados con el sector) para recibir "un empujón" que les permitiera ingresar al sector. Los contratos serían de dos tipos: los provenientes de la SCT y su oficina en el Edomex; y aquellos otorgados por el gobierno estatal.

Destaca también que la mayoría de dichos contratos si bien ascienden a cantidades pequeñas, son varios en términos cuantitativos lo que significaría al final una importante suma de dinero. Los funcionarios del sector consultados argumentaron que en esto se debe a que, regularmente, la clave está en los contratos pequeños: cada contrato pequeño significa mayor margen de utilidad para la constructora que corre un menor riesgo al realizar trabajos sencillos, lo que les significa permanecer de manera segura en una zona de confort.

Finalmente, dijeron, sería imposible probar que estas empresas cobraron dinero de la SCT por carreteras "fantasma" y consideraron más viable que la SFP o Fiscalía General de la República documente y pruebe casos vinculados a sobreprecio y cohecho. Aunque no descartaron la posibilidad de encontrar "carreteras fantasma" en contratos otorgados por el gobierno estatal.

¿Quiénes son los peces grandes?

Según la investigación de LSR, de mayor a menor rango, la primera empresa beneficiada sería Acciona Infraestructra de México SA de CV -filial de la española Acciona- que en territorio mexiquense construyó el distribuidor vial Ixtapaluca y el entronque libramiento Acambay. Mientras que a nivel nacional realizó el tramo 1 y 2 de la carretera Jala, Puerto Vallarta; la universidad politécnica de San Luis Potosí; el hospital de alta especialidad del Bajío en León, Guanajuato; los astilleros de Veracruz; un mercado público en ciudad del Carmen, Campeche; una planta de generación eléctrica en Baja California; y una central hidroeléctrica en Nayarit.

La empresa participó en las obras del ex aeropuerto de Texcoco; e incluso presentó una propuesta para ganar la licitación del Tren Maya y otra más para la recién anunciada ampliación de la terminal 2 del AICM.

La SCT publicó en 2018, tras una solicitud de transparencia, el listado de empresas a las que otorgó contratos en el sexenio anterior, entre 2013 y 2018. Si bien el documento no especifica el nombre de los proyectos ni las entidades en que estos se realizaron, sí precisa el monto de dinero pagado en ese lapso de tiempo a cada empresa. En este caso Acciona Infraestructura México recibió un promedio de 15 mil mdp por diez contratos.

Pese a ello, por ejemplo, la empresa registra un importante retraso en la construcción de la nueva sede de la Suprema Corte de Justicia. Una investigación de Reporte Índigo señaló en julio de 2018 que si bien en 2016 ganó dicha licitación, por un proyecto con un monto de 250.5 mdp, éste a la fecha no ha concluido.

La española OHL México ocupa el segundo lugar aunque, desde hace 14 meses, cambió de nombre a Aleatica tras su venta a un fondo de pensiones australiano. OHL fue conocida públicamente como una empresa que presuntamente sobornó a funcionarios mexiquenses para ganar contratos de obra en el Estado de México, como por ejemplo el circuito exterior mexiquense o el viaducto bicentenario, entre otras. El listado de SCT precisa que a OHL México se le pagaron 14 mil 744 mdp por cuatro contratos.

La tercera empresa es Grupo Construcciones Aldesem SA de CV, que a su vez es parte de otra firma española, Aldesa. Aldesem recibió diez contratos de la SCT, y uno más en conjunto con Jaguar Ingenieros Constructores (empresa mexiquense hoy inhabilitada por el gobierno federal, del ingeniero Moisés Zecua). Según la SCT recibió por todos, poco más de tres mil mdp.

Aldesem es conocida públicamente por su responsabilidad en el socavón del Paso Express en la carretera Cuernavaca, que dejó dos muertos en 2017. Cabe mencionar que era también una de las participantes en el ex aeropuerto de Texcoco donde construiría la torre de control por un costo de casi mil 500 mdp.

Gami Ingeniería e Instalaciones SA de CV sería la cuarta empresa investigada. Según la información recabada pertenece a Grupo Indi; la empresa mexiquense tiene su sede en Naucalpan y opera desde 1977. De la SCT recibió 50 contratos por un monto total de mil 571 mdp.

Paradójicamente el historial de irregularidades de Gami es amplio. Entre sus obras en el Edomex se encuentra el Mexibus, cuatro secciones del inconcluso ferrocarril interurbano México-Toluca en el que participó en alianza con Jaguar Ingenieros; además del ex aeropuerto en Texcoco donde habría construido una parte de la terminal y del centro de transporte intermodal; aunque también se le relacionó con pagos duplicados en la construcción de pilotes.

En Guerrero realizó el Acabus. En la CDMX se le conoció por la construcción de los segundos pisos del periférico y el actual edificio del Senado; éste último presentó un sobreprecio del 50 por ciento, un retraso de cuatro años en su conclusión además de varias inundaciones tras haberlo terminado; además del deprimido de Mixcoac con sus inundaciones al término del mismo, entre otros.

Pese a ello, recién ganó la licitación de la línea 2 del cablebús en Iztapalapa y un contrato para la próxima refinería de Dos Bocas, donde terceras empresas cuestionan su inexperiencia en materia de dragados.

Demovial SA de CV es la quinta empresa beneficiada por SCT con nueve contratos que ascienden a un promedio de mil mdp. Empresa hidalguense de Bernardo Ortega, ingeniero y ex funcionario público en la administración del ex gobernador Murillo Karam. Ha realizado obras en Puebla (segunda y tercera etapa del distribuidor vial) además del Estado de México donde la ASF documentó irregularidades en pagos de obras.

La sexta empresa más beneficiada por SCT es Infraestuctura y Desarrollo Integral Diccsa SA de CV. Según su página web se fundó en 2006 en Chihuahua y destaca entre sus clientes a CFE, Sedesol y el ayuntamiento de Chihuahua. Sin embargo, funcionarios cercanos al sector comunicaciones que fueron consultados para este reportaje señalan que la empresa es mexiquense y que surgió alrededor del año 2010.

No obstante, LSR consultó algunos de los contratos firmados con la SCT donde esta constructora acredita su existencia legal con una escritura pública de fecha 4 de abril de 2013 que le fue otorgada en una notaría pública de Metepec, Estado de México. Dicha escritura está inscrita en el Instituto de la Función Registral en Toluca; en los contratos consultados no se precisa el nombre del propietario, pero sí el de su representante legal Claudia Elena Monrroy Cuevas.

La SCT informó haberle otorgado 14 contratos por un monto de 392.1 mdp. No obstante, en alianza con otras constructoras (Copausa, Erlival, Jacquenavy y Texcocana de Calidad), obtuvo siete contratos más por un monto total de 700 mdp. Fuentes gubernamentales de primer nivel aseguraron a LSR que esta empresa estaría vinculada con Erwin Lino, entonces secretario particular de Peña Nieto. No obstante, otras fuentes consultadas descartaron su presencia en el sector carretero mexiquense.

Cima Terraceros SA de CV sería la séptima empresa bajo investigación. Recibió diez contratos de la SCT por un monto de 392.8 mdp. La empresa, cuya acta constitutiva se realizó en 2004 en Atlacomulco, Edomex, indica en su página web que sus principales clientes son precisamente la SCT y el gobierno mexiquense; principalmente en autopistas y uso de concretos.

Contratos consultados por LSR señalan que, por ejemplo, pavimentó calles en el municipio San José del Rincón, por 2.2 mdp. En junio de 2017 realizó trabajos locales en el municipio de El Oro, para la rehabilitación y construcción del camino Buenavista-Endotejiare; construcción del camino Venta del Aire-La Soledad; y construcción y modernización del camino Barrio del Gigante-Laguna Seca. Los tres contratos fueron solicitados por la Dirección General de Vialidad y pagados con recursos federales a través de cheques, por un promedio de 25 mdp.

También están documentadas obras que realizó en Hidalgo. En este momento realiza obras en Baja California Sur para modernizar una carretera local por un monto de 62 mdp.

La octava empresa, Imagen Corporativa Atlanta SA de CV (con sede en Toluca), recibió diez contratos por un monto de 131.5 mdp para rehabilitar o conservar caminos en el estado de México. Por ejemplo, el contrato 2016-15-CF-A-014-W-01-2016 solicita la conservación de caminos en San Felipe del Progreso, mientras que dos más son para Temascaltepec y Tejupilco.

¿Y los peces chicos?

Son aquellos con contratos menores que oscilan entre los 14 y cien millones de pesos. En este rango se encuentran siete empresas.

Constructora y Servicios de Ingeniería DEM SA de CV, creada en 2013, que recibió de la SCT 12 contratos por 70.9 mdp . Ingeniería Control y Administración SA de CV, creada en 1984, obtuvo cinco contratos por 51.11 mdp. XA Servicios Integrales SA de CV, empresa ubicada en Toluca, que recibió nueve contratos por 38.8 mdp más otro por otros 38.8 mdp en alianza con Construcciones Lerma. Después la SCT le asigna en 2016 otro contrato para mejoras de tramos carreteros en Aguascalientes.

COCONAL SAPI de CV, que dirige Héctor Ovalle ex miembro de ICA Construcciones. Aunque ésta es una constructora grande, esta investigación arroja que los contratos que SCT le otorgó fueron poco, 21 específicamente, por un monto de 14.7 mdp. No obstante, en 2016, en entrevista con la revista Expansión, se señaló que la empresa era una de las seleccionadas para el ex aeropuerto de Texcoco donde "realiza la limpieza y nivelación con tezontle de 1,200 hectáreas donde estaba el antiguo lago".

La cancelación del mismo, le trajo consigo la liquidación de contratos para realizar pistas. En cuanto a obras carreteras, en 2016 realizó trabajos carreteros en Durango, SLP, Estado de México y la carretera Oaxaca-Puerto Escondido.

Desarrollo de Ingeniería y Construcciones Carreteras SA de CV, con sede en Tenancingo, recibió seis contratos por 24.14 mdp, entre los cuales está la rehabilitación de caminos de terracería, un tramo carretero en Coatzacoalcos-Villa Hermosa así como arreglos en el aeropuerto de Tabasco.

STRATEGA P y S SC, constructora con sede en Baja California, recibió de la SCT 15 contratos por un monto de 35.84 mdp y en este momento supervisa la construcción de la carretera Reynosa-Monterrey por un monto de 3.3 mdp

En el caso de Desarrolladora de Infraestructuras Hispano-Mexicanas SA de CV, la empresa número 15 bajo investigación, no aparece en el listado de contratos otorgados por SCT; pero, de haberlos recibido, estos podrían encontrarse dentro del paquete de contratos asignados a Acciona Infraestructra de México SA de CV por ser parte de la misma.

fmma