NACIÓN

''Hoy me doy cuenta que siempre sufrí acoso y violencia, y lloro por eso''

Rosa Magdalena denunció por acoso a su jefe, Cuauhtémoc Sánchez Osio, director general del Consejo Nacional de Fomento Educativo, pues dentro de la institución hay "terrrorismo laboral"

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 24/11/2019
  • 19:07 hrs
  • Escuchar
Hoy me doy cuenta que siempre sufrí acoso y violencia, y lloro por eso
Denuncia de acoso de Rosa Magdalena Aguilar (Especial)

“Dentro del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) se sufre terrorismo laboral, y lo que es peor, es cometido por el propio director general de la institución, Cuauhtémoc Sánchez Osio”, afirma Rosa Magdalena Aguilar Ramos, quien renunció a su empleo y denunció ante las autoridades que fue víctima de violencia, acoso y hostigamiento de quien era su jefe.

El 25 de noviembre se implementó como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que es uno de los problemas de violaciones a los derechos humanos más persistentes en el mundo.

Consiste en “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

La violencia contra las mujeres se manifiesta de diversas formas: física, sexual y psicológica. Puede ser ejercida por un compañero sentimental; casos de violencia sexual y acoso, que incluyen violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero y  acoso cibernético; trata de  personas; mutilación genital, y matrimonio infantil.

En este caso, la violencia que vivió Rosa Magdalena fue laboral.  Sánchez Osio asumió la titularidad del Conafe, órgano desconcentrado de la  Secretaría de Educación Pública, el 14 de diciembre del año pasado y desde entonces se ha visto involucrado en presunción de licitaciones amañadas y señalamientos por despidos de trabajadores.

Rosa Magdalena narra el infierno que vivió en Conafe desde que entró Sánchez Osio. Ella ocupaba el cargo de subdirectora de Comunicación y Difusión, y explica que en 14 años de trayectoria en la administración pública federal, nunca había sido víctima de este tipo de agresiones.

“Sufrí una serie de episodios de violencia y acoso laboral, así como hostigamiento, consistentes en agresiones psicológicas y verbales, maltrato, intimidación, insultos, humillación, descalificación, burlas y faltas de respeto por parte de Sánchez Osio”, relata con coraje.

Las agresiones llegaron a su punto máximo en el periodo entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre, cuando ella y su equipo trabajaron en el proyecto “Conafe: retos y avances”. Recuerda que en las reuniones que se hicieron para revisar el borrador, el director general se enfureció y golpeó con fuerza la mesa, después tachó las hojas mientras decía: “¿Este tipo de pendejadas qué son?”, “¿quién pidió esas chingaderas?”, “¿qué no pueden hacer nada bien?”.

En una de las reuniones, cuando Sánchez Osio se enojó arrojó con fuerza  un plumón  hacia la mesa y cuando fue a recogerlo pasó detrás de donde estaba sentada Rosa Magdalena, en ese momento golpeó con el puño cerrado el respaldo de la silla, impactándola a ella.

En otra ocasión, el director general de Conafe se enojó porque Rosa Magdalena lo miró directamente a los ojos durante otra de las revisiones del documento. “Él lo interpretó como un desafío, por lo que golpeó la mesa con fuerza, se levantó de su lugar, se dirigió hacia la puerta de su oficina y me gritó: ‘¡Ven para acá!”.

Recuerda que Sánchez Osio tenía la mandíbula apretada y los puños cerrados a la altura de su pecho cuando le gritó: “¡No me hables así enfrente de la gente!”, aunque ella no le había hecho ningún comentario irrespetuoso. “En ese momento sentí como nunca que él estaba a punto de golpearme”, destaca Rosa Magdalena.

Otro de los episodios de violencia fue cuando la amenazó con regañarla frente a otros directivos de Conafe y le pidió que aguantara y se quedara callada para que escucharan todos y lo respetaran.

Al no aguantar más la situación, Rosa Magdalena presentó su renuncia el 8 de octubre, pero entró en vigor al terminar esa quincena. Explica que su caso es reconocido al interior del Conafe como uno de los más violentos en los que se ha visto involucrado el director general.

Por eso decidió presentar de denuncias y quejas formales contra Sánchez Osio en la Secretaría de la Función Pública, en el örgano Interno de Control del Conafe, en el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Educación Pública, en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en la Comisión Nacional para Prevenir y erradicar la Violencia contra las Mujeres y ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

Resalta que ella no era la única funcionaria violentada por el director general del Conafe, ya que en las reuniones semanales era común escuchar que regañaba y ofendía a los directores de área, aunque ninguno habla por temor a que haya represalias.

Otro de los aspectos importantes es que desde que él asumió la titularidad del Conafe, hace casi un año, han renunciado cinco funcionarios encargados de áreas, aunque en su dimisión han alegado cuestiones personales y familiares.

En mayo pasado, un grupo de manifestantes irrumpió en las oficinas centrales del Conafe para protestar y exigir la reinstalación de 525 empleados que fueron despedidos injustificadamente, luego de que se ordenó un recorte de 33% de la plantilla. Además, en la carta titulada “El Conafe más triste de todos los tiempos”, Juan Pedro Rosete Valencia, ex colaborador de este órgano de la SEP, narra también la violencia que ejerce Sánchez Osio sobre los funcionarios.

Incluso menciona que para entrar a las reuniones les exigía dejar los teléfonos celulares afuera, ya que expresamente les dijo que no quería que hubiera grabaciones de lo que hacía o decía en estos encuentros. 

Rosa Magdalena enfatiza que “hoy que estoy fuera me doy cuenta que todo este tiempo sufrí hostigamiento, maltrato, acoso laboral y violencia verbal, psicológica y emocional por parte del director general del Conafe, Cuauhtémoc Sánchez Osio.

“Aún hoy, vuelvo a llorar al recordar y relatar todo lo que enfrenté. Tengo pesadillas y me siento en un mar de sentimientos que van de la frustración a la tristeza y del enojo al miedo. Aún hoy se me cae el cabello y se marcan profundas las ojeras en mi rostro. Mil veces me he cuestionado por qué permití que esto me ocurriera, pero puedo asegurar que cuando te encuentras dentro de estos ambientes laborales violentos, no te das cuenta de lo que está pasando”, dice esta mujer que trabajó 14 años en la administración pública y que actualmente trata de retomar su vida.

En respuesta, la Secretaría de Educación Pública (SEP) informó que estará atenta a la resolución que los órganos competentes hagan sobre la denuncia en contra del director general del CONAFE por motivo de violencia, acoso y hostigamiento, y que actuará en consecuencia.

En el marco del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, enfatizó que “rechaza cualquier comportamiento que atente contra la dignidad de las personas y cualquier manifestación de violencia, discriminación de género o de cualquier tipo” e indicó que está comprometida para erradicar estos hechos.

La violencia contra las mujeres no disminuye en México

El jueves de la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el Acuerdo Nacional por la Igualdad entre Hombres y Mujeres, a través del cual busca erradicar el machismo, brindar mejores condiciones en materia de seguridad, trabajo, educación y salud.

Ese mismo día la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum decretó la Alerta por Violencia en contra de las Mujeres, que incluye acciones como la creación del Registro Público de Agresores Sexuales, el exhorto para que se apruebe la Ley Olimpia que sanciona el acoso y la violencia digital, la construcción de Senderos Camina Libre, Camina Segura, así como cámaras y botones de auxilio en la calle y en el transporte público. 

A pesar de que las mexicanas han alzado la voz contra la violencia y de las acciones implementadas, los delitos no cesan. De enero a septiembre de este año se han cometido al menos 726 feminicidios, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). El estado más peligroso es Veracruz, donde se cometieron 140 de estos crímenes, seguido del Estado de México con 81 y de Nuevo león con 53.

El SESNSP indica que en el mismo periodo se denunciaron 50 mil 923 casos lesiones dolosas en las que la víctima fue una mujer, y 13 mil 231 de lesiones culposas. Asimismo, se han registrado 322 secuestros.

Otro dato alarmante es que hasta septiembre se habían realizado 140 mil 503 llamadas a la línea 911 relacionadas con incidentes de violencia contra mujeres, 4 mil 75 por abuso sexual, 5 mil 704 por hostigamiento sexual y 2 mil 943 por violaciones.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 26.6% de las mujeres ha sido víctima de violencia en su trabajo, 22.1% dijo que fue discriminada; una de cada 10 sufrió violencia emocional, 11.2% fue víctima de agresiones sexuales y 1.6% vivió violencia física.

Los principales agresores son los compañeros de trabajo (31.8%), el patrón o jefe (23.8%) y el supervisor o coordinador (10.5%). Un dato sorprendente es que la mayoría de las veces la violencia sucede en el centro de trabajo, a la vista de otras personas, como en el caso de Rosa Magdalena en el Conafe. De hecho, ocho de cada 10 de las mujeres dijeron que las agresiones fueron en este lugar, mientras que 11.5% son en la calle o en un parque cercano a la oficina.

La violencia laboral contra las mujeres es diferente en el país, ya que los estados con mayor incidencia son Chihuahua, Coahuila, Querétaro, Baja California y Quintana Roo. En tanto que Baja California Sur, Guerrero, Nayarit, Campeche y Chiapas.

Responde la SEP

En respuesta, la Secretaría de Educación Pública (SEP) informó que estará atenta a la resolución que los órganos competentes hagan sobre la denuncia en contra del director general del CONAFE por motivo de violencia, acoso y hostigamiento, y que actuará en consecuencia.

En el marco del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, enfatizó que “rechaza cualquier comportamiento que atente contra la dignidad de las personas y cualquier manifestación de violencia, discriminación de género o de cualquier tipo” e indicó que está comprometida para erradicar estos hechos.

fmma