NACIÓN

"Se debió actuar más temprano y más agresivamente ante covid-19"

Si no se hicieron más pruebas sobre covid-19, es muy posible que tengamos un subregistro de los contagios, afirma exsubsecretario de salud, Jaime Sepúlveda Amor

  • IRMA ROSA MARTÍNEZ A.
  • 25/03/2020
  • 19:44 hrs
  • Escuchar
"Se debió actuar más temprano y más agresivamente ante covid-19"

Ante el hecho de que no se hayan realizado más pruebas de diagnóstico, es muy posible que tengamos un subregistro de los casos de contagio de covid-19 en México, advierte el experto epidemiólogo y exsubsecretario de Salud, el doctor Jaime Sepúlveda Amor, quien asegura que frente a cualquier epidemia siempre hay que actuar temprano y agresivamente para evitar en la medida de lo posible el crecimiento exponencial. 

"Mi opinión es que debió actuarse lo más pronto posible" (en cuanto a las medidas de aislamiento físico y pruebas de diagnóstico), subrayó el actual director ejecutivo del Instituto de Ciencias de la Salud Global de la  Universidad de California San Francisco, al señalar que en este aspecto el liderazgo sobre cómo nos debemos comportar como sociedad debe venir desde arriba.

"El ejemplo debe venir desde arriba, como ha ocurrido con los líderes de otros países en donde su conducta ha sido ejemplar".

Y en cuanto a los pronósticos sobre contagios que han hecho autoridades de diversos países (en México se dijo que habrá 250 mil personas enfermas), aseguró que es "un poquito irresponsable hacerlo pues si se aplican las medidas de prevención se puede modificar la pendiente de la curva de la epidemia".

En entrevista con La Silla Rota, el doctor Sepúlveda Amor, quien también fue coordinador general de los Institutos Nacionales de Salud, director del Instituto Nacional de Salud Pública y titular del Programa de Vacunación Universal, entre otros cargos, asegura que el surgimiento del covid-19 en Wuhan nos ofreció dos meses de alerta para poder anticiparnos sobre cómo se comportaba la epidemia y debió haberse actuado lo más pronto posible. 

En su opinión, en el país hay toda una escuela de epidemiólogos que tienen la experiencia para el manejo de situaciones como la actual, pues se hizo en el caso del sarampión, el cólera y la influenza en años anteriores, por citar algunos casos. 

"El dilema que se ha enfrentado es si las medidas de distanciamiento físico o aislamiento eran necesarias antes o más adelante. En mi opinión hay que actuar temprano y agresivamente ante cualquier epidemia".

Explicó que la lógica en este tipo de casos es que cuando una epidemia tiene un crecimiento exponencial, es decir que se duplica cada dos o tres días, ese crecimiento va a hacer que crezca la epidemia hasta que sea mucho más difícil su control. De ahí la lógica de actuar temprano y agresivamente para impedir ese crecimiento exponencial.

En México el número de casos confirmados pasó de 118 el 19 de marzo, a 367 el día 23. Es decir, en cuatro días creció 211%. 

- ¿Nos tardamos en esa parte del aislamiento?-, se le preguntó.

- Cualquier situación como la que hemos visto a partir del brote en Wuhan, nos dio ya dos meses de alerta, de anticipación de cómo se comporta esta epidemia. Lo vimos después en Europa, en los casos de Italia, España y otros países europeos que nos llevan unas dos semanas de delantera en cuanto al desarrollo de la epidemia. Entonces ha habido suficiente anticipación y alerta en México con las experiencias en otros países. Mi opinión, no soy funcionario del gobierno federal, soy académico, mi opinión es que se debió haber actuado lo más tempranamente posible.

Deseable que se aplicaran más pruebas

Indicó que distintas medidas necesitan aplicarse en distintos momentos. Afirma que se hizo bien el rastreo de todos los contactos de los casos importados "pero me gustaría haber visto más pruebas realizadas a un mayor número de personas; entiendo, como también sucedió aquí en Estados Unidos, que no ha habido suficiente número de pruebas  para hacer un muestreo más amplio en población, de tal manera que es posible que se esté dando un subregistro del número real de casos con covid-19". 

El doctor Sepúlveda Amor señala que más que buscar culpables o intentar tener diferendos con las políticas sanitarias de México, debe ser muy respetuoso porque es académico y vive fuera del país. "Pero sí debemos sumar y aportar ideas con el mejor ánimo de ayudar a México. Basarse en la evidencia científica y tomar el ejemplo de otros países que antecedieron a México en la epidemia es muy útil y una ventana de oportunidad que ojalá no se pierda en el país", dijo. 

Dada su experiencia en la estadística de la epidemiología se le pregunta si es correcto el pronóstico que han expresado autoridades mexicanas en el sentido de que habrá 250 mil contagios. 

- ¿Tienen lógica esos pronósticos o hablar de ese tipo de números cuando en China hubo 81 mil contagios y tiene 10 veces más población que México?

- Es difícil hacer proyecciones a largo plazo. La canciller Angela Merkel en Alemania estimó que el 70% de la población alemana se contagiaría; el gobernador de California calcula que el 56% de la población (como 25 millones) se contagiarán. Creo un poquito irresponsable hacer afirmaciones de esa naturaleza porque aunque es un virus muy contagioso, si se toman las medidas de precaución que se han tomado en el caso de China –muy draconianas-, en el caso de Corea del Sur –muy ingeniosas-, en los casos de Singapur, Hong Kong o en Japón, países asiáticos que han tenido una respuesta agresiva y temprana, han logrado cambiar la pendiente en la curva epidémica. Entonces es posible que incluso en una región o en un país, esto pueda controlarse con medidas no farmacéuticas, es decir, con distanciamiento físico, con aislamiento, con seguimiento de casos, con pruebas a nivel masivo y otras estrategias que se están desarrollando.

Entonces esta estimación que apunta usted que hace la Secretaría de Salud, es una estimación con modelos matemáticos, pero todo modelo depende de las variables que uno incorpore. Ignoro cuáles son las variables que ellos incorporaron en su modelo, de modo que no podría comentar si esa cifra es acertada.

- ¿Sería el mismo caso para el pronóstico de los muertos? Porque aunque no se ha dicho oficialmente, se ha filtrado en los medios que en una reunión con el presidente se le dijo que podría haber entre 2 mil y 4 mil muertos.

- ¿En cuánto tiempo? Todo debe tener un referente temporal. ¿estamos hablando de los próximos dos meses o de lo que resta del año? Por eso cualquier número que proporcionemos debe ser con una base temporal. Lo que sí se puede hacer es estimar cuantos casos de contagio va a haber en una semana o dos semanas. Eso es razonablemente válido hacer. Hacer predicciones para lo que resta del año con un virus que puede mutar, que puede ser combatido con medidas de distanciamiento físico y aislamiento, yo no me atrevería a hacer una proyección epidemiológica del número de casos más allá de dos semanas, máximo un mes. 

Precisó que cuando ya se tienen los casos de enfermedad, predecir qué proporción serían defunciones eso sí es relativamente fácil pues se puede estimar que entre 5 y 7% de los casos de enfermedad van a fallecer. Eso sí es posible predecirlo con base en las estadísticas surgidas en China y ahora en Europa y Estados Unidos.

El doctor Sepúlveda hace una reflexión sobre el uso del término "distanciamiento social". En su opinión hay que hablar de acercamiento social en el sentido de empatía, de solidaridad. Lo otro es distanciamiento físico. "No es lo mismo. Quisiera reflexionar que nunca como ahora en México y en el resto del mundo debemos estar muy unidos porque tenemos un enemigo común que es un virus. No es momento de divisiones políticas o ideológicas".

Por último se le pregunta sobre el hecho de que el presidente mexicano sigue organizando eventos masivos como parte del ejercicio de su gobierno. 

- ¿Ahí tendríamos que extender la recomendación a nuestras altas autoridades?

- Creo que ya usted lo dijo claramente, sí el ejemplo debe venir desde arriba y eso lo hemos visto ya en algunos países, no en todos. Algunos líderes mundiales han tenido una actitud ejemplar con sus propias conductas. El primer ministro de Canadá es uno de ellos. El liderazgo, el ejemplo debe venir desde arriba.