NACIÓN

Han muerto 165 militares por ataques armados de 2012 a septiembre de 2019

De los 267 militares muertos de 2012 al último día de septiembre, 104 fallecieron por causas como ahogamiento, atropellamiento, electrocución, accidentes con armas y choques automovilísticos

  • JORGE ALEJANDRO MEDELLÍN
  • 09/10/2019
  • 20:45 hrs
  • Escuchar
Han muerto 165 militares por ataques armados de 2012 a septiembre de 2019
Documento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fue actualizado hasta el último día del mes de septiembre. (Especial)

La guerra contra el narco –y ahora contra todas las formas de delincuencia, organizada o no– sigue cobrando la vida de soldados, oficiales y algunos jefes del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, pero no siempre como resultado de enfrentamientos armados, de emboscadas o bien por agresiones de civiles armados no pertenecientes a grupos delictivos.

No todos los militares fallecidos en los últimos meses –ya en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador– han caído en ataques armados; de los 15 elementos de tropa, oficiales y un jefe muertos en este 2019, 9 fallecieron en “ataques con arma de fuego”, 4 en “accidentes automovilísticos” y 2 más murieron “ahogados”, señala un documento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) actualizado hasta el último día del mes de septiembre.

El documento fue elaborado antes de que murieran dos elementos más del Ejército Mexicano: el capitán Juventino Quintero Meza, piloto del helicóptero Bell 206 (matrícula 1679) de la Fuerza Aérea Mexicana caído el pasado 3 de octubre en el municipio de Tamazula, Durango, mientras fumigaba cultivos de mariguana y amapola, y el teniente de caballería Fernando Ocampo Fuentes, muerto el pasado viernes 4 de octubre en un enfrentamiento durante una operación de rescate de civiles secuestrados por los Zetas en Tamaulipas.

Estos casos no aparecen aún en el listado de personal fallecido durante la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico y la ley federal de explosivos y armas de fuego que cada mes actualiza la Sedena. De acuerdo con sus datos, desde el 1° de diciembre de 2006 hasta el 1° de octubre de este año han fallecido 555 elementos de las fuerzas armadas (sin contar las bajas de la Marina).

Tampoco figura el cabo de Policía Militar Miguel Téllez Nicolás, perteneciente a la Guardia Nacional y quien falleció luego de haber sido herido en la cabeza (el 26 de septiembre y falleció el 29) durante una protesta de comuneros en San Vicente, municipio de Bochil, Chiapas. Esa baja fue contabilizada por la comandancia de la GN.

En el listado aparecen ya los tres militares del 15° Regimiento de Caballería Motorizado (15° RCM) asesinados en Guerrero, en el municipio de Leonardo Bravo.

El documento incluye a los elementos del 15° Regimiento de Caballería Motorizado (15° RCM) asesinados en una emboscada en el municipio de Leonardo Bravo, Guerrero, el pasado 26 de septiembre, evento que fue grabado por los propios militares durante la refriega y cuando escapaban a bordo de una Hummvee en la que un cabo de Sanidad intentó, sin éxito, salvar la vida de uno de los heridos.

El listado de fallecimientos del personal militar de 2012 al último día de septiembre es de 267 decesos, de los cuales 163 han sido producidos por ataques armados contra el personal de tropa, suboficiales, oficiales y algunos jefes.

De los 267 militares muertos de 2012 al último día de septiembre, 104 fallecieron por diversas causas como ahogamiento, atropellamiento, electrocución, accidentes con armas de fuego y choques automovilísticos. De hecho, de los 14 fallecimiento registrados en septiembre, 4 fueron en accidentes automovilísticos y 2 por ahogamiento, señalan datos mensuales recabados y difundidos por la Sedena.

Las cifras reveladas por la Defensa Nacional indican que los decesos por ataque con arma de fuego van a la baja y, contrario a lo impresión que han causado los videos recientes en los que se ve soldados ser agredidos en Guerrero y en Michoacán –en donde el Cabo de la Guardia Nacional, Miguel Téllez Nicolás fue herido de un tiro en la cabeza y falleció tres días después–, lo cierto es que el número de muertos va en descenso, indican mandos militares cuestionados sobre esto.

De acuerdo con la información obtenida, en 2012, el último año del gobierno del presidente Felipe Calderón, fallecieron 72 militares, de los cuales 49 murieron por ataque con arma de fuego. Los 23 restantes, murieron por diversas causas, destacando los accidentes automovilísticos.

En 2013, ya en el gobierno de Enrique Peña Nieto, el número de decesos bajó a 44 elementos, de los cuales 24 cayeron por ataques armados, mientras que 20 perdieron la vida en diversas circunstancias accidentales.

En el año siguiente, 2014, murieron 31 elementos. De estos, 19 fallecieron por ataques armados y 12 por otras causas. La cifra de decesos totales se repitió en 2015, con 31 militares muertos, pero creció ligeramente en cuanto al personal asesinado por disparos de arma de fuego, con 22 casos.

En 2016 murieron 24 militares y de estos 14 fallecieron por ataques armados en tanto que 10 perdieron la vida en otras circunstancias. Para el 2017, el penúltimo año de gobierno de Peña Nieto, la cifra de militares fallecidos creció significativamente, registrando 39 decesos, de los cuales 17 fueron por agresiones con armas de fuego. Los 22 restantes cayeron por otras causas.

El documento continúa, señalando que en 2018, de cara a la entrada del nuevo gobierno, fallecieron 11 elementos y de estos solo 9 murieron por ataques con arma de fuego. Finalmente, en lo que va de este año, la Sedena reporta la muerte de 14 de sus integrantes, de los cuales 8 fallecieron por ataques armados.

El portal de la Sedena, en su sección de Transparencia Focalizada, muestra una base de datos denominada Relación de Personal Fallecido en la Aplicación de la Campaña Permanente Contra el Narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, con información del 1° de diciembre de 2006 a la fecha, mes por mes.

En la parte final, la que corresponde a 2019, aparecen 11 registros con los detalles sobre el fallecimiento de los militares, pero sin mencionar sus nombres. En ese listado se contabilizan 553 decesos desde diciembre de 2006. No aparecen aún los tres de tropa caídos en Guerrero.

El caso 543, del 19 de enero de 2019, es el de un Cabo de Sanidad de un Regimiento de Caballería Motorizado (RCM), muerto por ataque con arma de fuego en Nueva Ciudad Guerrero, Tamaulipas.

El caso 544, del 12 de febrero de 2019, es el de un Soldado de Infantería fallecido en un accidente automovilístico en el municipio de Gustavo Díaz Ordaz, en Tamaulipas.

El 545 ocurrió el 16 de febrero de 2019 en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en donde un Teniente de Caballería de un Regimiento Motorizado murió por ataque con arma de fuego.

El caso 546 fue el de un Teniente Coronel de un Batallón de Infantería que murió en un enfrentamiento ocurrido en Buenavista Tomatlán, Michoacán, el 21 de febrero de este año.

El 547 fue ocurrió el 24 de febrero, en Huetamo, Michoacán, en donde un Cabo de Infantería murió ahogado. El 548 sucedió el 25 de mayo en Mazatlán, Sinaloa, en donde un Cabo Conductor de la Policía Militar falleció en un accidente automovilístico.

El caso 549 fue el de la muerte de otro soldado de la Policía Militar en un accidente automovilístico ocurrido el 28 de mayo también en Mazatlán, Sinaloa.

El caso 550 fue el de un soldado de un Regimiento de Caballería Motorizado quien murió ahogado en la Presa Falcón, en el estado de Tamaulipas, el 28 de junio de este año.

El 551 ocurrió en Monte Morelos, Nuevo León, en donde un Cabo de Artillería del Grupo de Cañones, falleció en un accidente automovilístico. El caso 552, el último contabilizado hasta el 29 de septiembre, fue el asesinato del Coronel del Cuerpo de Defensas Rurales, Víctor Manuel Maldonado Célis, ocurrido el 1° de septiembre.

Ese día también fue asesinado en el mismo ataque el soldado Rosendo Pérez Santiago, sin embargo la Sedena no lo incluye en listado de militares caídos en el mismo hecho.

Hay otro caso, el de un Teniente de Infantería asesinado en un ataque armado el 10 de junio, en Yuriria, Guanajuato, y que aparecía en la relación de militares fallecidos en agosto de 2019 con el número 552. Este deceso por agresión por arma de fuego ya no apareció en la relación de septiembre ni en la más reciente de octubre.

En el nuevo listado los casos 553, 554 y 555 son los ya citados de los elementos de Caballería muertos en la emboscada ocurrida en el municipio guerrerense de Leonardo Bravo.

Los asesinatos de militares han causado gran impacto y se hicieron virales, porque fueron grabados y difundidos en las redes sociales, insisten los mandos al señalar también que la percepción de que están muriendo más militares es falsa.

Y los casos 556 y 557 deberán ser los de del piloto de la Fuerza Aérea, Juventino Quintero Meza, y el del teniente Fernando Ocampo Fuentes.

MJP