NACIÓN

Guerra contra cárteles, en medio del atentado a Omar García Harfuch

En las últimas dos décadas se han documentado las actividades delictivas de organizaciones criminales en las 16 alcaldías de la Ciudad de México

  • MARCOS MUEDANO E IVÁN MEJÍA
  • 26/06/2020
  • 21:21 hrs
  • Escuchar
Guerra contra cárteles, en medio del atentado a Omar García Harfuch
Desde el cártel de Juárez, Los Arellano Félix, Golfo, Sinaloa, Beltrán Leyva, Zetas, Familia Michoacana, hasta llegar al Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), el narcotráfico tiene presencia en la capital. (Cuartoscuro)

Para nadie es un secreto que los cárteles y grupos criminales tienen presencia en la capital del país. En las últimas dos décadas el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información (Ceneapi) el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), las secretarías de Marina (Semar) y Defensa Nacional (Sedena), la Fiscalía General de la República (FGR), así como la extinta Policía Federal han documentado las actividades delictivas de organizaciones criminales en las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

Desde el cártel de Juárez, Los Arellano Félix, Golfo, Sinaloa, Beltrán Leyva, Zetas, Familia Michoacana, hasta llegar al Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), el narcotráfico tiene presencia en la capital a pesar de que autoridades locales y federales se niegan a aceptarlo.

Cuerpos dejados en tambos llenos de cemento, descuartizados en la Avenida de Los Insurgentes, balaceras en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), secuestros de personas, mandos de extinta la Policía Federal asesinados, balaceras en colonias de alta plusvalía, y un atentado fallido contra Luis Rosales Gamboa, exsubsecratario de Seguridad de la Ciudad de México en 2008, son algunas de las huellas de los cárteles en la capital del país

De acuerdo con los informes consultados por La Silla Rota, en la Ciudad de México hay más de 50 organizaciones criminales lideradas por seis grupos principales: CJNG, Sinaloa, Beltrán Leyva, Familia Michoacana y Guerreros Unidos.

Estas organizaciones realizan extorsiones, secuestros, trasiego y venta de drogas y armas, así como trata de personas, robo de hidrocarburos y ejecuciones de grupos antagónicos.

CJNG, desde 2018 en la CDMX

Desde el año 2018 las autoridades identificaron que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tenía ya presencia en dos alcaldías de la Ciudad de México, donde establecieron células para comenzar a comercializar narcóticos y cometer delitos como extorsiones y secuestros, según revela un documento de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México.

Las demarcaciones en donde se habrían asentado inicialmente fueron Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero, en ésta última alcaldía, a principios del 2019 comenzaron a aparecer cuerpos sin vida que junto a ellos había letreros en los que las ejecuciones se las atribuía el CJNG, que es dirigido por Nemesio Oseguera, "El Mencho".

También comenzaron a circular en redes sociales vídeos en los que supuestos miembros de la organización criminal amenazaban con que ya habían llegado al territorio y que harían una limpia en la demarcación que es gobernada por Francisco Chiguil.

El documento de la Fiscalía capitalina que fue elaborado en el primer semestre del año pasado, revela que en la capital hay 16 organizaciones delictivas que se disputan la venta de droga y que son los generadores de violencia, entre ellos el CJNG, cuya agrupación ha logrado tener presencia en Estados Unidos -territorio donde fue extraditado Rubén Oseguera, "El Menchito", hijo de Nemesio.

Las bandas delictivas están perfectamente distribuidas en las 16 alcaldías y, en algunos casos, disputan los territorios, incluso han formado alianzas para competir por las zonas de bandas dominantes, como Unión Tepito, Anti-Unión y el Cártel de Tláhuac.

El análisis revela que la Unión Tepito tiene mayor influencia en las zonas norte, centro, poniente y sur de la Ciudad, mientras que su antagonista, la Anti-Unión, también está en los mismos sectores, lo que se revela en la disputa que se sostiene calle por calle para la venta de drogas al menudeo, así como en el incremento en los homicidios dolosos en esos puntos.

Mientras que en las demarcaciones del sur y el oriente de la capital, las agrupaciones delictivas preponderantes son el Cártel de Tláhuac y Los Rodolfos, al tiempo que algunos otros grupos comenzaron a tomar fuerza durante el último año, tales como Los Molina, acusados de los asesinatos múltiples en la zona conocida como Los Culhuacanes; además, este grupo sostiene una batalla con Los Rodolfos, quienes están asentados en las inmediaciones de Xochimilco.

Evidencia clara

La evidencia más clara es el atentado contra el secretario de Seguridad Pública Ciudad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, quien esta mañana fue atacado por un comando en avenida paseo de la Reforma por sicarios que utilizaron por lo menos tres Barret, calibre 50; armas Scart 7.62; AR-l5, así como lanzagranadas de 37 milímetros. Además, contaban con granadas de fragmentación y gas que no utilizaron.

El ataque, según el secretario de Seguridad, Omar García Harfuch fue realizado por el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

"Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida, tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando", escribió en su cuenta de Twitter el funcionario.

Este grupo hizo su aparición pública durante el primer cuatrimestre de 2018 en la capital a través de tres lonas colgadas en puentes peatonales de las alcaldías Azcapotzalco, Coyoacán y Miguel Hidalgo.

Los mensajes, uno de ellos colocado a unos metros de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Narcomenudeo de la Ciudad de México, fueron dirigidos al entonces jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, hoy senador; a Edmundo Garrido Osorio, exprocurador capitalino, así como a la extinta Policía Federal.

"Ya pon orden en Tepito o vamos a entrar a limpiar este desmadre que dejó Mancera y su cártel de la Unión", se leía en uno de los mensajes.

En los tres casos, los "recados" fueron menospreciados por las autoridades de la Ciudad de México al mencionar que, en la capital del país, sede de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, sólo había grupos menores dedicados al narcomenudeo.

La advertencia se hizo presente una vez más en febrero de 2019 a través de un video en el que el grupo anunciaba su arribó a las colonias Barrio Alto y Bajo, Cuautepec y Zona Escolar de la alcaldía Gustavo A. Madero.

Tres meses después de las imágenes difundidas en redes sociales, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Fiscalía Federal de la República (FGR) detuvo en la colonia Jardín Balbuena, alcaldía Venustiano Carranza al enlace del cártel en la Ciudad de México, Jesús Azcona Cortes, "El Enano" o "El Chucky".

"El Enano" realizaba operaciones delictivas principalmente al oriente de la capital del país y área conurbada del Estado de México y era el enlace del cártel en el AICM para el trasiego de drogas y armas.

Once meses después (abril de 2020), el gobierno de la Ciudad de México detuvo a María del Carmen Albarrán García, identificada como sucesora de "El Enano", en la colonia Moctezuma, contigua a la Jardín Balbuena.

Desde 2011 PF alertó sobre cárteles

En marzo de 2011, la extinta Policía Federal tenía documentada la presencia de siete grupos criminales que incluyen la presencia de la organización de "Los Maras Salva Trucha" en las 16 alcaldías.

De acuerdo con un informe de la extinta Policía Federal, se tenía identificados a: cártel de Juárez, Golfo, Mara Salva Trucha, Familia Michoacana, Beltrán Leyva, Sinaloa, Zetas y Edgar Valdez Villarreal, "la Barbie".

El informe fue menospreciado por el entonces procurador, hoy senador Miguel Ángel Mancera, quien mencionó: "sólo hay presencia de grupos de narcomenudeo".

El entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrad, hoy secretario de Relaciones Exteriores, dijo "ya tenemos mucha información y estamos dándole seguimiento a varias cosas que por razones de seguridad no las podemos dar a conocer".

El secretario de Seguridad Pública de la ciudad, quien después sería el titular de la extinta Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Manuel Mondragón y Kalb, mencionó: "esto tendrían que preguntárselo a quien ve esta parte, y que es precisamente la PFP. Nosotros no tenemos información. Ellos son los que informan al respecto".

Es un mensaje claro del crimen organizado

Especialistas en temas de seguridad comentaron que el ataque contra el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, es un mensaje claro del crimen organizado que no debe ser tomado a la ligera.

"Es un atentado a las instituciones del Estado y de la Ciudad de México. Hay un mensaje del crimen para obtener el control en términos de territorio y drogas. El hecho de que sea en la capital tiene muchos impactos, porque tiene a los poderes de la Unión. Es un mensaje de la capacidad operativa y de fuego que tienen. Es un mensaje claro", comenta Armando Rodríguez Luna, investigador del Colectivo de Análisis para la Seguridad con Democracia (Casede).

"Es el cruce de una línea roja que era impensable. Es una ruptura donde el Estado mexicano se encuentra en predicamento al tener, como obligación, revisar sus políticas sobre seguridad pública y el marco jurídico de la misma", considera Javier Oliva, especialista en seguridad nacional y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Ya no se puede seguir con el discurso de que no hay cárteles en la ciudad. La verdad no sé quién lo dice, porque desde la década pasada se tiene presencia de cárteles como Zetas, Sinaloa, Golfo, Beltrán Leyva, organizaciones que hoy tienen vínculos con la Unión y la Anti Unión. En la Ciudad hemos visto la presencia de grupos que tienen presencia, principalmente por el control del Aeropuerto de la Ciudad", explica Armando Rodríguez.

"No se puede seguir negando la presencia. El propio secretario, Omar, al estar en el hospital mencionó que grupo es el responsable. No se puede seguir negando como en otras administraciones. El gobierno tiene que hacer una revisión de las estrategias que lleva a cabo. Tiene que haber una revisión de la estrategia de seguridad", dijo Javier Oliva.

(María José Pardo)