NACIÓN

García Luna: de pandillero y secuestrador a superpolicía de Calderón

Apodado como “el Maldito”, García Luna fue un violento adolescente que se alió con policías corruptos para llegar al poder, asegura el periodista Francisco Cruz

  • REDACCIÓN
  • 06/10/2020
  • 13:49 hrs
  • Escuchar
García Luna: de pandillero y secuestrador a superpolicía de Calderón
García Luna: de pandillero y secuestrador a superpolicía de Calderón (Foto Cuartoscuro)

Antes de ser el todo poderoso funcionario de seguridad pública, Genaro García Luna -actualmente detenido en Estados Unidos por sus nexos con el narcotráfico- fue un pandillero a las órdenes de una banda de secuestradores.

Así lo asegura el periodista Francisco Cruz en entrevista con EFE sobre su libro "García Luna, el Señor de la Muerte". 

"García Luna es un hombre clave para entender decenas de miles de muertos y desaparecidos. Para entender cómo este país se bañó en sangre y se convirtió en un panteón".

Cruz se adentra en los inicios de García Luna, etapa en la que califica al exsecretario de Seguridad Pública como un fantasma

"Me impresiona que era un fantasma hacia atrás. Este es el primer testimonio que hay de él. Nadie se había preguntado dónde había nacido ni quiénes eran sus padres. Ningún presidente lo quiso investigar".

SUS INICIOS COMO PANDILLERO

El periodista asegura a EFE que, aunque oficialmente fue registrado en la Ciudad de México, García Luna nació en Michoacán, de donde huyó por razones desconocidas a la capital del país.

En su adolescencia, Genaro fue reclutado por una banda de secuestradores y asaltantes con charola, es decir, policías

“Entre los 12 y 13 años, García Luna fue reclutado por un grupo de agentes de policía secretos, que eran delincuentes y que lo reclutaron como informante para poder secuestrar y robar", narró.

Francisco Cruz retrata en su libro la juventud violenta de Genaro, como las peleas que tenia en la escuela o la violencia contra las mujeres cuando agredió a una mujer que dejó embarazada.

Su violencia adolescente era tal, señala el periodista, que en su barrio era conocido como “el Maldito”.

Tras disolverse la banda de policías corruptos, García Luna formó una "pandilla juvenil" en su barrio, la humilde colonia Romero Rubio al oriente de la capital.

En 1987 robó 250 millones de pesos (actualmente 11,6 millones de dólares) del domicilio de un comerciante, según contó la víctima a Cruz.

Los contactos que García Luna hizo con policías le permitieron entrar a trabajar en el entonces Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), creado en 1989 por Carlos Salinas de Gortari.

"No es casualidad que llegara al Cisen gracias a agentes pillos".

EL METEÓRICO ASCENSO 

En el Cisen, García Luna conoció a su esposa Linda Cristina Pereyra, para luego contruir una carrera meteórica.

Se hizo de un leal círculo cercano que lo acompañaron cuando fue jefe de la Agencia Federal de Investigación (AFI) con Vicente Fox y luego como secretario de Seguridad Pública de Calderón.



"Con todo el bagaje que tenía como pandillero, aprendió a armar expedientes. Eso es clave para entender cómo recabó tanto poder. Él tenía todos los secretos de los políticos mexicanos: de Calderón, de su esposa Margarita Zavala, de Fox, de su esposa Marta Sahagún", mencionó el autor.

Según contaron exagentes de inteligencia al periodista, García Luna quería ser el "símil" en México de John Edgar Hoover, el director del FBI entre 1935 y 1972 que chantajeó a los presidentes estadounidenses para permanecer en el cargo.

"Los políticos le tienen miedo porque tiene archivos de más de medio millón de policías, con sus perfiles psicológicos", expresó Cruz sobre García Luna.

"Siempre jugaba a dos bandos. Negociaba con los capos del narcotráfico y luego los traicionaba. Los gringos sabían de sus nexos y lo seguían al menos desde 2006", aseguró.

Según Cruz, García Luna tenía la esperanza de regresar a primera línea de la política con México Libre, el nuevo partido que intentó impulsar Calderón, pero ahora "su destino está a manos de Estados Unidos".

LAS ACUSACIONES CONTRA GENARO

La Fiscalía de Nueva York acusa a García Luna de conspiración por tráfico de cocaína y de hacer declaraciones falsas.

Genaro habría recibido sobornos multimillonarios del Cártel de Sinaloa para que éste operara con impunidad en México.

"García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa, mientras controlaba la Policía Federal y era responsable de garantizar la seguridad pública en México", dice la acusación en su contra.

A cambio del pago de sobornos, continúan los señalamientos, el Cártel de Sinaloa obtuvo "un pasaje seguro" para sus envíos de drogas, información confidencial de las fuerzas del orden mexicanas e incluso información sobre cárteles rivales.

En dos ocasiones, el Cártel de Sinaloa entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines que contenían entre 3 y 5 millones de dólares, especifican los señalamientos.

Según los registros financieros obtenidos por el gobierno estadounidense, cuando García Luna se mudó a los Estados Unidos en 2012, había acumulado una fortuna personal de millones de dólares.

"El arresto (de García Luna) demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los cárteles a infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de los cargos que mantuvieron mientras cometían sus crímenes", sentenció el propio Richard P. Donoghue.

Durante el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", surgieron varias de las acusaciones contra García Luna.

Uno de los testigos de las autoridades estadounidenses, Jesús "El Rey" Zambada, hermano de Ismael "El Mayo" Zambada, acusó a García Luna de recibir primero 50 millones de dólares de los hermanos Beltrán Leyva, cuando estos eran aliados del Cártel de Sinaloa.

Luego, detalló el propio Zambada García, le dieron 6.5 millones de dólares más Genaro.

Esto sucedió durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, refieren las palabras de Zambada García.A Zambada García se han sumado testigos como Sergio Villareal, "El Grande", excabecilla del cártel de los Beltrán Leyva, liberado en Estados Unidos tras acogerse en el programa de testigos protegidos.

Así como Iván Reyes Arzate, "La Reyna", exenlace de la Policía Federal con la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), detenido en 2017 en Estados Unidos acusado de recibir sobornos del narcotráfico a cambio de información y protección.

En la última acusación contra García Luna, la fiscalía de Nueva York incluyó a sus dos hombres de mayor confianza: Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García.

En esta nueva acusación detalla que Genaro tráfico más de 50 mil kilos de cocaína del Cártel de Sinaloa de mayo del 2002 a septiembre del 2008, cuando era jefe de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en el sexenio de Vicente Fox y luego secretario de Seguridad Pública Federal durante el gobierno de Felipe Calderón.


rgg