NACIÓN

Funerarias advierten crisis por agotamiento laboral, piden vacuna

Este sector solicitó hace un mes a la Secretaría de Salud ser vacunados inmediatamente después de concluir la vacunación en personal médico de primera línea

  • ÉRIKA FLORES
  • 12/01/2021
  • 19:45 hrs
  • Escuchar
Funerarias advierten crisis por agotamiento laboral, piden vacuna
Estadísticamente, antes del 2020, enero solía ser el mes en que el trabajo funerario crecía al dispararse el número de defunciones de adultos mayores. (Cuartoscuro)

Después de poco más de 135 mil defunciones y diez meses de pandemia, el agotamiento laboral (síndrome del burnout) llegó también al sector funerario formal. Sus empleados no han tomado períodos vacacionales, ni días de descanso adicionales; por el contrario, continúan trabajando además con los servicios funerarios diarios por muerte natural y accidental, en un momento en que el número de fallecidos por covid es incluso más alto que el registrado en mayo 2020 durante el primer pico de la pandemia en México. 

Si el sector funerario entrase en crisis por agotamiento laboral, creciera su número de contagios y defunciones por coronavirus, el resultado inmediato sería una crisis sanitaria frente al manejo de cuerpos covid. Fue por eso que este sector solicitó hace un mes a la Secretaría de Salud, al subsecretario Hugo López-Gatell y la Cofepris ser vacunados inmediatamente después de concluir la vacunación del personal médico de primera línea.

Así lo confirmó a La Silla Rota Roberto García vicepresidente de la Asociación Nacional de Directores de Funerarias (ANDF). "Lo preocupante para nosotros ahora es que el personal está comenzando a vivir estragos de cansancio y contagios. No lo podemos documentar de manera numérica, pero en pláticas entre empresas el problema ha salido a relucir. Algunas de estas trabajan 24 por 24, otras 24 por 36; y la gente en este momento no ha descansado ni tenido vacaciones, no hay permisos frente al aumento de la demanda que es tanta que no nos ha permitido medirlo por darle prioridad al trabajo operativo", explicó.

"Por eso hemos pedido al gobierno federal nos consideren personal de riesgo y se nos integre en el plan inmediato de vacunación porque somos una industria esencial después de servicio médico. Somos la siguiente cadena esencial porque sin nosotros los cuerpos estarían acumulándose en los hospitales o en la calle", destacó. Sin embargo, no han recibido respuesta y en la lista oficial de espera de vacunación, después del personal médico continuarán los adultos mayores.

En la misiva de la cual La Silla Rota tiene copia, la ANDF planteó requerir 49 mil 200 vacunas para 5 mil 951 funerarias formales distribuidas en las 32 entidades del país. "Somos los profesionales de la última barrera de contención, atención y contacto directo, así como nuestros empleados y familias; por lo que sería inadmisible una negligencia en la observancia. Durante años hemos convivido entre enfermedades infectocontagiosas desde que iniciamos el oficio, sin embargo; este es el momento de ser prudentes y no jugar a ser héroes, ni mucho menos convertirnos en un foco de contagio", justificó.

¿A QUIÉN VACUNARÁN?

García enlistó quién recibiría la vacuna: primero el personal que recupera los cuerpos covid en hospitales, después choferes y ayudantes que los trasladan en carrozas fúnebres del hospital al crematorio o agencia funeraria. Luego embalsamadores, personal administrativo (llamados consejeros o asesores que atienden a las familias pues algunos de ellos han llegado contagiarles) y operadores de crematorios. "Debido a la carga de trabajo nosotros como directivos estamos entrando a trabajar ya la parte operativa", precisó.

"No podemos cerrar ni dejar de atender a la población, pero están cansados y aun así continúan trabajando porque tienen conciencia de la situación actual... Comenzó a haber un aumento en los contagios entre nuestro personal, en mayo durante el primer pico de la pandemia fueron mínimos, pero en esta segunda ola ya han sido bastantes y también hemos tenido más defunciones desde la última semana de diciembre", dijo. Agregó que por el tamaño de esta industria y la sobrecarga de trabajo ha sido complicado llevar a cabo una medición pues no todas las funerarias reportan sus casos.

Saben que algunos empleados decidieron cursar la enfermedad en sus casas y que quienes lo han requerido, se han atendido en el Seguro Social. En caso de defunción la empresa lo absorbe por considerarlo un servicio interno.

EL BOOM DECEMBRINO

Guanajuato, Tijuana y el Valle de México son ahora los focos rojos por aumento de defunciones covid. De hecho, la ANDF estimó que desde la última semana de diciembre los tiempos de espera de cremación para un cadáver son de 48 a 72 horas, cuando en el primer pico de la pandemia en mayo fue de 24 a 36 horas. Otro parámetro de medición, indicó García, es que mientras en mayo el alza de servicios funerarios fue de aproximadamente un 50%, en este momento es de 60% ya que entre agosto y septiembre los horarios de trabajo "regresaron a una mediana normalidad a jornadas de doce horas", dijo, "pero ahora son nuevamente de 24".

El número de crematorios, precisó, es el mismo pues se requieren permisos específicos para abrir nuevos en términos de operación e instalación; no obstante, hay el rumor de que hay tres nuevos crematorios en el Estado de México; pero desconocen su pertenecen o no, al sector formal. El tiempo de espera de las carrozas funerarias fuera de hospitales también aumentó; el sector ha enfrentado esta creciente demanda con apoyo logístico de otras funerarias.

Estadísticamente, antes del 2020, enero solía ser el mes en que el trabajo funerario crecía al dispararse el número de defunciones de adultos mayores frente a la temporada invernal. Sin embargo, este mes el incremento fue más atípico justamente por el repunte de covid. "No estamos rebasados ¿En qué momento sabríamos que lo estamos? Cuando haya cuerpos en hospitales por más de 24 o 36 horas; o cuerpos en la calle que no se puedan recuperar. Por eso estamos haciendo todos los esfuerzos para atender a quienes nos piden los servicios", precisó.

A diferencia de mayo, dijo, en este momento cuentan con mayor oferta de empresas que venden equipos de protección personal y bolsas selladas para el traslado de cadáveres covid. "Su costo no ha bajado, pero por lo menos ahora el insumo está asegurado. En mayo era muy pocos proveedores, pensamos que nos íbamos a quedar sin insumos; ahora se ofertan más empresas".

Como sector económico, si bien crecieron entre 50% y 60% en términos de ventas, la ANDF refiere que las ganancias es otro tema. "Tal vez salimos a la par o quizás hasta un poco más disminuidos que en una época normal sin pandemia por la inversión en equipos de protección y sanitización de muebles, inmuebles y equipos de operación. Además, en el contexto económico en que nos encontramos, no incrementamos el costo de un servicio funerario".



(djh)