NACIÓN

Fin de fideicomisos, el peor golpe de la 4T a la ciencia

Científicos ven requisa en la eliminación de fideicomisos; advierten problemas legales pues no todo el dinero pertenece al Estado y no hay pruebas de corrupción

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 01/10/2020
  • 22:00 hrs
  • Escuchar
Fin de fideicomisos, el peor golpe de la 4T a la ciencia
Fin de fideicomisos, el peor golpe de la 4T a la ciencia (Foto Cuartoscuro)

La eliminación de fideicomisos es el peor golpe a la ciencia mexicana desde los años de Gustavo Díaz Ordaz, su fin significa una expropiación del Estado que traerá problemas legales pues no todo el dinero es gubernamental y no hay prueba de alta corrupción en su manejo.

Así lo aseguraron María de la Luz Jimena de Teresa, integrante de la junta de gobierno de la UNAM; Alma Maldonado, investigadora del Cinvestav; y Antonio Lazcano, investigador y miembro del Colegio Nacional durante su participación en la mesa de análisis de El Heraldo de México y La Silla Rota.

FIDEICOMISOS, A PRUEBA DE CORRUPCIÓN

Los tres científicos coincidieron que las acusaciones de corrupción señalada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para llevar a cabo la desaparición de los fideicomisos no existen, pues esa es su función, evitar un uso discrecional o incorrecto, además, son constantemente auditadas.  

Lazcano aseguró que que los fideicomisos son sujetos a revisiones periódicas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y de la Secretaría de la Función Pública (SFP), en el mismo sentido De Teresa dijo que el dinero de los fideicomisos es el más fiscalizado, por lo menos en ciencia, pues lo ven con lupa dos veces al año.

“Los fideicomisos son para evitar el uso de recursos en temas políticos, que se gaste de manera discrecional y se dedique solo a los objetivos para los que está creado [...] Si hubiera corrupción importante en estos fideicomisos no habría 740 mil millones de pesos, no existiría ese dinero”, dijo por su parte la integrante de la junta de gobierno de la UNAM.

La también representante del Instituto de Matemáticas de la UNAM ejemplificó: “Alguien puede hacer un fideicomiso para la educación de sus hijos y no se lo pueden gastar en cervezas, nada más lo pueden usar para pagar la escuela, es lo mismo a nivel estado, se crea un fideicomiso con un propósito determinado”.

Alma Maldonado, por su parte, criticó al presidente pues sí él sabe que había o hubo corrupción en estos fideicomisos, se debería presentar las denuncias correspondientes y evidenciar a los responsables, “es fácil señalar y generalizar, lo difícil es presentar pruebas y elementos para demostrar la corrupción”. 

ELIMINACIÓN, UNA EXPROPIACIÓN QUE TENDRÁ PROBLEMAS LEGALES

Los científicos también coinciden en que la eliminación de los fideicomisos es una requisa, una expropiación, pues no todo el dinero de estos pertenece al Estado, varios recursos provienen de organizaciones internacionales. 

“Se trata de una requisa, de una expropiación, no es dinero del Estado, del gobierno, es dinero que resulta de la autogestión, de convenios internacionales que han hecho donaciones”, aseguró Antonio Lazcano

Por su parte Maldonado señaló: “Parte de estos fondos no vienen del gobierno federal, comenzarán una serie de controversias para retomar ese dinero, cuando se termina el fideicomiso, el dinero tiene que regresar a las personas que lo pusieron y en muchísimos de los casos no viene del gobierno federal [...] será un gran conflicto para el gobierno, para las instituciones”.

La también académica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM señaló que el dinero de los fideicomisos no será correctamente fiscalizado e insinuó se podría utilizar de forma irregular para las elecciones del año próximo.

UN DURO GOLPE

“Con los golpes que (Gustavo) Díaz Ordaz dio al mundo académico, este es el segundo mayor golpe en la historia reciente del país, la vida científica se ve gravemente amenazada”, lamentó el investigador del Colegio Nacional

De Teresa secundó: “el golpe es enorme a la ciencia en México, que no habíamos visto desde 1968”. 

Los científicos coincidieron en que el presidente desconoce el funcionamiento de los fideicomisos y por eso busca eliminarlos. 

Maldonado explicó que los fideicomisos sirven para financiar proyectos trasexenales que no tienen que estar sujetos a toda la complicación que significa el presupuesto. 

“Con los fideicomisos permites flexibilidad, de pronto hay urgencia, se necesita infraestructura, material, la pandemia es un excelente ejemplo de esta situación, nadie esperaba la pandemia, no estaban etiquetados los recursos para cubrir esta pandemia, por lo tanto en estos fideicomisos era donde se podía echar mano de recursos para este tipo de situaciones”, explicó la investigadora del Cinvestav.

NO HAY PRIVILEGIOS

Mientras el López Obrador ve en los científicos a un sector privilegiado, éstos han vivido en la precariedad presupuestal, amarrando el cinturón de la austeridad. 

“El presidente generaliza cuando habla de corrupción, cuando habla de pseudocientíficos, cuando se refiere a los investigadores en una especie de casta llena de privilegios, la verdad es que nosotros somos los más preocupados que ese dinero, que es indispensable”, dijo Lazcano

“Llevamos sexenios trabajando en la precariedad, la ciencia ha sido muy apoyada en este país [...] En el Cinvestav venimos de dos años de una serie de medidas de austeridad que solo han minado las condiciones de trabajo”, mencionó Maldonado.

Por su parte, De Teresa explica que los científicos se han sumado al combate de la pandemia de covid-19, uno de los argumentos del Gobierno Federal para eliminar los fideicomisos.

“Dicen que ellos fideicomisos van para el covid-19, pero parte de este dinero se usan en el IMSS para investigaciones sobre el covid o en la UNAM para hacer estudios sobre el impacto de las pandemias en la población [...] Los investigadores han dejado de hacer lo que estaban haciendo para hacer un respirador, para atender la emergencia sanitaria”. 

Lazcano coincide: “Que se deje de invertir en obras faraónicas cuya validez y significado económico está siendo cuestionado por muchos como el aeropuerto, el tren maya, la refinería de dos bocas, estamos en emergencia y los científicos lo reconocemos, hay innumerables instituciones académicas y científicas a lo largo del país que están trabajando de una manera muy intensa para colaborar en la lucha contra el covid-19”. 

LA 4T QUIERE UN SISTEMA SOVIÉTICO

Desde el Conacyt y a través de su directora, María Elena Álvarez-Buylla, la 4T busca imponer un sistema soviético de la academia, la ciencia y la tecnología en el país, dijeron los científicos, quienes ven un intento de sacar a la comunidad de las decisiones importantes en materia. 

Esto, luego que el Conacyt no entregara recursos que por ley le toca al Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), una entidad regulatoria. 

Con el golpe al FCCyT se busca imponer “la toma de decisiones verticales, sin tomar en cuenta a la comunidad, las discusiones entre científicos y etiquetando a todos como científicos neoliberales”, dijo De Teresa

Por su parte Maldonado señaló que la directora del Conacyt quiere concentrar las decisiones dentro de la academia, la ciencia y la tecnología. 

“Hay empeño formal del Estado para contraer el aparato científico: da menos recursos, requisa los fideicomisos, disminuye las becas posdoctorales y para el extranjero, delimitar la participación del mundo académico del mundo científico en la toma de decisiones”, señaló Lazcano

El investigador, además, aseguró que Álvarez-Buylla, busca implementar un centralismo absoluto en Conacyt, imponiendo un modelo soviético.