NACIÓN

“Esquivé la contaminación pero acabé en urgencias del IMSS”

Emilia fue a dar al hospital por la mala calidad del aire a pesar de que intentó cuidarse desde el viernes pasado

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 14/05/2019
  • 07:31 hrs
  • Escuchar
“Esquivé la contaminación pero acabé en urgencias del IMSS”
La rinitis de Emilia se agravó y fue a dar al hospital (Foto: Mariluz Roldán)

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- Ardor en los ojos, congestión nasal y estornudos frecuentes son algunos de los síntomas que suele tener Emilia por la rinitis alérgica que padece, pero en esta ocasión la contaminación que cubre la Ciudad de México la llevó a parar al hospital. “Esquivé desde el viernes la contaminación, pero hoy de plano fui a parar a urgencias”, relata molesta.

Incendios forestales, las altas temperaturas y la baja intensidad del viento se convirtieron en la tríada perfecta para que la bruma cubriera la capital del país, que fácilmente podría ser confundida con cualquier ciudad de China o la India.

Debido a su alergia, Emilia huyó de la contaminación desde el viernes pasado y aunque creía haberse salvado, este lunes terminó en el área de urgencias de una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En esta ocasión los síntomas de su rinitis se agravaron a causa de la contaminación y sus bronquios se cerraron, a pesar de que todo el tiempo usó cubrebocas.

Ayer por la mañana, Germán Martínez Cázares, director general del IMSS, dijo que aún no tenían reporte de personas enfermas por la contaminación, pero a lo largo del día la situación cambió.

Llegué poco después del mediodía a la clínica del IMSS y había cinco personas con nebulizaciones. Platicando con la enfermera me dijo que yo era la octava persona que se había presentado con los bronquios congestionados”, relata Emilia.

Pero ella no fue la última, ya que después arribaron al hospital dos personas más con problemas en los bronquios, una de ellas incluso sangrando de la nariz.

“El resultado de hoy fueron dos inyecciones, la más dolorosa el benzonato, y tres nebulizaciones. La advertencia del doctor: ‘no dejes él salbutamol ni por error, tienes que ponerlo tres veces al día y no olvidar el tapabocas’”, narra Emilia.

Un caso similar es el que vivieron Vicente y su esposa, quienes sintieron esta crisis ambiental en carne propia. Ellos acudieron al IMSS debido a una crisis de rinitis alérgica y en la clínica había otras ocho personas recibiendo nebulizaciones.

Este tratamiento ayuda a abrir los bronquios de las personas con los medicamentos, contrarrestando los efectos de la contaminación. En medio de esta crisis, ellos destacan que es fundamental que se haga la declaratoria de contingencia ambiental.

Mientras tanto no parece haber una solución concreta para controlar la polución que afecta la Ciudad de México, así que habrá que esperar, incluso con el riesgo de que los pacientes tengan daños más severos en su salud como producto de la mala calidad del aire.

lrc