NACIÓN

"Entre escombros de un carro de la Línea 12 se asomaba el ramo de rosas"

Doroteo, quien apoyó en la logística para remover los carros de la Línea 12 dijo que al ver las rosas sintió "un vacío"; ya no fue entregado, quedó en el vagón

  • REDACCIÓN
  • 08/05/2021
  • 15:10 hrs
  • Escuchar
Entre escombros de un carro de la Línea 12 se asomaba el ramo de rosas
Doroteo, quien apoyó en la logística para remover los carros de la Línea 12 dijo que al ver las rosas sintió "un vacío"; ya no fue entregado, se fue en el vagón. Foto Especial

En medio de un vagón del Metro, revuelto entre escombros, se asoma un ramo de rosas. Mantiene sus hojas verdes y el papel celofán que las envolvió desde que las arreglaron para una novia, una hermana, una madre, una hija. El hermano de "Doroteo" lo ve y le dice "¿ya viste lo que hay ahí?".

"Doroteo" no ha dormido en más de 30 horas, en la espera para que remuevan la línea de vagones que quedó partida un lunes por la noche. Se da cuenta que las rosas han sobrevivido al desastre. Toma su celular, presiona el botón de la cámara y congela el momento en una fotografía.

En entrevista con La Silla Rota, "Doroteo" –quien prefiere guardar su nombre– asegura que al ver las rosas sintió "un vacío", que se mezcló con el cansancio y la somnolencia, mientras esperaba que se removieran los escombros del colapso de un tren de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

"Llegamos al lugar poco después de la media noche. Nosotros no ayudamos a la remoción de escombros, sino que estuvimos apoyando en la logística para bajar los carros accidentados a las plataformas.

"Estábamos ya muy cansados. Yo había entrado a las siete de la mañana del lunes a trabajar al Metro y, cuando tomé la fotografía, eran las 14 horas del martes. Eran 31 horas seguidas y nadie de nosotros había dormido".

"Doroteo" y su hermano trabajan como personal técnico del Sistema de Transporte Colectivo Metro, su turno había terminado el lunes, pero ante la tragedia fue imposible negarse a ayudar. Ellos y sus compañeros de trabajo fueron a ayudar para que la estructura no colapsara, mientras se rescataba a personas vivas y cuerpos.

La imagen que tomó "Doroteo" con su teléfono móvil se volvió viral, luego de que la compartiera con un mensaje que conmovió a miles de usuarios en redes sociales. Tiene más de 51 mil reacciones y se ha compartido más de 100 veces en distintas páginas informativas.

Pero la imagen que él compartió está recortada, la original capturó también los hilos de sangre que aún chorreaban del vagón partido por la mitad. "De por sí la imagen ya es fuerte, completa se veía mucho más impactante, por respeto a las víctimas, decidí recortarla", afirma.

La maniobra técnica para retirar los trenes de la zona de desastre debe ser muy precisa, además, toma tiempo. "Los movimientos y el avance de las grúas es muy exacto, estás levantando un peso de 29 toneladas a más de 30 metros de altura", relata el técnico a este medio.

Por protocolo ministerial, ninguno de los trabajadores ni rescatistas pueden tocar lo que se quedó dentro de los vagones, todo debe llegar intacto a los talleres del Metro para que los peritos de la Fiscalía capitalina lo analicen.

"Cuando el personal de la plataforma se llevó el carro, el ramo se fue ahí, justo en el lugar en el que estaba cuando tomé la fotografía. Nosotros nos fuimos a casa a descansar y ya no supimos que pasó después".

esc