NACIÓN

"El PRI, el mismo de 1970, pero con nuevas mañas"

El aspirante independiente a la Presidencia critica la omisión de las autoridades electorales en los comicios del 4 de junio, en los que afirma hubo una “elección de mega Estado"

  • REDACCIÓN
  • 05/07/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El PRI, el mismo de 1970, pero con nuevas mañas
“Vivimos en el México de 1970, pero con internet, que realiza viejas y nuevas trampas”. (Especial)

Las trampas y delitos electorales, más que erradicarse con la más reciente reforma político-electoral, se adaptan a los nuevos tiempos, lo que significa un retroceso en el avance democrático del país, advierte Emilio Álvarez Icaza, aspirante independiente a la Presidencia de la República.

En entrevista con La Silla Rota, acusa al PRIgobierno de presentar la imagen de un nuevo PRI que choca con la generación de la transa, los gobernadores estatales que han acompañado a Enrique Peña Nieto en parte de su sexenio, pero que ahora están encarcelados o prófugos de la justicia.

Adelanta que en septiembre definirá, junto con su movimiento ¡AHORA! y la participación ciudadana, el tipo de candidatura que construirá con miras a la elección presidencial del próximo año.

Has hecho un ejercicio muy interesante para entender lo que pasó en las elecciones del 4 junio pasado. ¿Cuál es su diagnóstico inicial?

Las elecciones del 4 de junio tienen varias enseñanzas, varios mensajes y que es muy pertinente analizarlos a detalle para ver el 2018, y me parece que inclusive no podemos llegar a la discusión sustantiva del 18 (candidatos, propuestas y toda esta discusión) sin antes ver las precondiciones bajo las cuales se va a desarrollar.

¿A qué me refiero? Un aprendizaje es que tenemos un gobierno federal que está dispuesto a violar todo tipo de regla o, dicho de otra manera, a no respetar reglas. Regresamos al fenómeno que antes conocíamos como PRIgobierno, donde un presidente en campaña, un gabinete en campaña, uso recursos públicos de manera descarada en el proceso electoral, la utilización de los programas sociales. Un ejemplo es el secretario de Hacienda repartiendo Afores, nunca habíamos visto a un secretario de hacienda en campaña.

Fenómenos, como el uso multimillonario de los recursos en campaña, lo documentamos en los comicios pasados.

…con los que se habló de una elección de Estado

Una elección de mega Estado. Una especie de transformer, un gobierno que se desdobla en gobierno federal y en gobierno estatal. Llegó al extremo de falsificar la papelería, el papel membretado de la Procuraduría General de la República (PGR) y la firma del fiscal de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade). Falsifican al que investiga los delitos. El saldo, entonces, es este fenómeno de un México de los (años) setenta, pero con internet, que realiza viejas y nuevas prácticas.

¿Estas prácticas podrían magnificarse en el 2018?

El slogan, utilizado por Alfredo del Mazo en el Estado de México es una confesión: “Fuerte y con todo”, no importa si se viola la ley, no importa si se rebasan los límites de recursos en campaña, árbitros estatales esencialmente sumisos, una autoridad federal sumisa. Eso es lo que me parece la segunda lectura, la primera es la inmersión del gobierno federal e inclusive de algunos otros gobiernos que se metieron de fondo.

Además, el problema del debate mismo en que se metieron las autoridades electorales, regresamos a temas como: se cayó el conteo en Coahuila, fenómenos como los que vimos en 1988, fenómenos que dispararon una nueva generación de reformas e instituciones electorales. Se cae el conteo en Coahuila y se genera, por su puesto, un problema mayúsculo; en el Estado de México no se ven los miles de millones de pesos, un Instituto Nacional Electoral (INE) que tiene un consejo general que no acaba de entender que ya no es IFE, sino que es un instituto nacional, por ejemplo, tuvieron que ser obligados a sesionar el día de la jornada electoral.

O fenómenos donde toda esta condición, que está trastocando severamente las condiciones de equidad en la campaña, que es el uso de recursos de procedencia ilícita.

El slogan, utilizado por Alfredo del Mazo en el Estado de México es una confesión: “Fuerte y con todo”, no importa si se viola la ley, no importa si se rebasan los límites de recursos en campaña, árbitros estatales esencialmente sumisos, una autoridad federal sumisa"


¿Las autoridades electorales estatales están totalmente rebasadas, aplastadas, por la autoridad del estado?

Absolutamente.

Tu detectaste y denunciaste ante las oficinas del INE la utilización de una tarjeta que habría sido fondeada directamente por el gobierno del Estado de México. ¿Nos puedes dar detalles al respecto?

Decidimos intervenir desde la iniciativa ¡AHORA! como parte de tratar de generar condiciones de limpieza y equidad en la elección. Denunciamos un proceso de generar este ciclo perverso de corrupción a elecciones, poder y dinero e hicimos una investigación que denominamos justamente “El Ciclo”.

A partir de entender que con concesiones carreteras obtenían dineros para las elecciones; eso ha venido pasando en el Estado de México los últimos 15 años, y advertíamos de la generación de un nuevo ciclo. Este fenómeno hizo que nos pudiéramos colocar en el centro del debate con un llamado al fenómeno de la equidad y eso llamo la atención de varios actores, por eso nos llegó esta tarjeta de débito. Es una tarjeta de débito de Banorte. La entregamos al INE pidiendo justamente que investigaran porque ya tienen facultades después de la reforma del 14, después donde el 14 le dicen: “usted tiene como consecuencia del aprendizaje de Monex, el uso recursos de procedencia ilícita, puede decirle a la Comisión Nacional Bancaria de Valores que le entregue las cuentas, por encima de aquello que antes decían secreto bancario”.

Y después de la denuncia ¿el INE ha hecho algo?

El INE tomó más tiempo de lo que establecía su reglamento, no nos da ninguna explicación motivada y apelando al Tribunal, el Tribunal nos dice: “no, eso no genera ninguna violación; vaya usted a ver el expediente si quiere”. Fuimos a ver el expediente y encontramos que, como la tarjeta que nosotros entregamos solo en esa serie hay 500. Y que se venían realizando desde meses atrás depósitos de 2 o 3 mil pesos para operadores del PRI.

¿Cuál es el dato importante? es que esa cuenta pertenece al gobierno del Estado de México. Se están utilizando recursos del gobierno del Estado de México para pagar a operadores.

Y nos preocupa mucho todo lo que se vio, desde el uso de recursos de manera bestial, la autoridad no lo vea y eso, por supuesto, genera un debate muy significativo sobre el tipo de árbitro que vamos a tener en el 2018.

¿En el Estado de México no podían perder (los del PRI), pasara lo que pasara?

Me parece que el primer cálculo fue asumir una posición de “cualquier costo era menor que perder”. Coahuila y el Estado de México son dos lugares donde no ha habido transición. El Estado de México es gobernado por el PRI desde hace 87 años, y como nosotros documentamos en “El Ciclo”, hay una serie de convenios entre actores privados, particulares, gobierno y uso de recursos que son solo un ejemplo. Para este grupo político que hoy gobierna el Estado de México y el país era inaceptable perder y estuvieron, como se ve, dispuestos a cualquier cosa.

Coahuila es una historia relativamente similar, caso distinto a lo que pasa en Veracruz y lo que pasa en Nayarit, pero este fenómeno manda un poderosísimo mensaje de un gobierno que no está dispuesto a cumplir las reglas del juego. Esos mensajes hacia el 2018, son de una enorme preocupación porque entonces no es el apego a la ley, no es el respeto a las reglas, sino la transa la que gana. Bajo esas condiciones necesariamente tenemos que hacer una condición de cuál es el escenario electoral en términos institucionales, en términos de las reglas del juego para el 2018.

Esos mensajes hacia el 2018, son de una enorme preocupación porque entonces no es el apego a la ley, no es el respeto a las reglas, sino la transa la que gana"

¿Qué opinas de esta percepción de que, en el PRI, el código genético, la disciplina es casi absoluta?

Mira, el actual gobierno tiene un problema severo cuando apeló a la figura del Nuevo PRI. O sea, Enrique Peña Nieto vendió el regreso como un PRI democrático, un PRI honesto, un PRI que generaba una condición de nueva forma de gobernar. Esa apuesta a esa imagen ha acabado en la derrota ética y política total. Y además hay que ver dónde está Javier Duarte, dónde está (Roberto) Borge, donde está César Duarte, dónde está Tomás Yarrington. Toda aquella generación de nuevo PRI está ahorita prófuga de la justicia o detenida. Esa expresión de una nueva generación generó ya un resultado donde lo que se ve es que esta nueva generación resultó más rapaz, más corrupta y más violenta que la anterior. Ese código está generando una enorme tensión de lo que antes era un baluarte de la disciplina del PRI porque hay claramente distancias y divergencias. El costo de la corrupción para el PRI, como partido, de lo que ha pasado en algunos gobiernos estatales los llevó a un desplome en Veracruz notable, casos como los de Nayarit; así hay diferentes lecturas según el lugar de la República.

Uno podría pensar que todo esto no puede triunfar sin una oposición mediocre…

Yo estoy de acuerdo con esa afirmación. Hay una oposición diluida. Hay una oposición que no ha tenido condición para hacer frente o lo ha hecho parcialmente; ha ido ganando posiciones en gobiernos estatales, pero en término de narrativa y debate público me parece que no ha sido un contrapeso. Hay decisiones muy emblemáticas ¿por qué en el Consejo Nacional de Seguridad, que participan todos los gobernadores, todos los acuerdos se toman por unanimidad y tenemos los problemas de seguridad que tenemos? ¿Por qué tenemos entonces en la Cámara de Diputados una discusión sobre la integración de los órganos autónomos, por ejemplo, en el Inegi? O sea, y ya regresamos a la discusión de cómo se están integrando los órganos autónomos con funciones de estados independientes que han sido dominados por la lógica de “cuatas y cuates” donde la oposición ha entrado a ese término de relación, y no en estricto término de función de Estado que tendrían que integrar, y eso ha pasado replicado con más fuerza intensidad a nivel de los gobiernos estatales.

Hay una oposición diluida. Hay una oposición que no ha tenido condición para hacer frente o lo ha hecho parcialmente; ha ido ganando posiciones en gobiernos estatales, pero en término de narrativa y debate público me parece que no ha sido un contrapeso"

En los procesos electorales recientes tuvo un auge indudable el fenómeno de candidatos independientes ¿cuál sientes tú qué es el momento del tema de los candidatos independientes?

Creo que todavía es una figura muy nueva; la mayor parte de la República no ha vivido proceso electorales bajo esa figura, habido casos, paradigmas que llamaron la atención por el alcance del puesto en competencia que es el caso de Nuevo León o la centralidad que ha llamado en el debate público, figuras como las de Pedro Kumamoto o casos que teniendo trayectoria y vida partidaria larga, tomaron distancia de sus partidos, como el caso de Manuel Clouthier hace algunos años en Culiacán que ha generado una enorme resonancia a nivel federal o casos por ejemplo: el de alcalde de Morelia que había sido un panista de larga historia y que toma distancia por que no encuentra eco en su partido y gana como independiente, y hay algunas otras figuras a lo largo del país en Guanajuato hay algunos otros, en Jalisco hay algunos otros.

¿Cuál es tu circunstancia precisa en este momento? El 26 de febrero dijiste que ibas a estar en contacto con los ciudadanos para determinar si formalizabas una candidatura presidencial independiente o decidías revisar tu postura.

La iniciativa ¡AHORA!, más allá de la posibilidad de construir mi candidatura a la presidencia, es una plataforma para construir múltiples candidaturas, queremos que haya muchas opciones ciudadanas al Congreso de la Unión y congresos locales. He viajado en más de la mitad del país, ahora hay ya representación en todos los estados del país, vamos a terminar hacia este mes, principios de julio unos 25 mil avales creemos que es la meta que nos fijamos, hacia septiembre de los 80 mil, se va a cumplir y entonces ahí tomaremos una decisión de qué tipo de candidatura vamos a construir. Me he encontrado un estado de ánimo justamente de una enorme crisis de confianza de los partidos políticos.

Yo he hecho seis preguntas para tratar de hacer un diagnóstico con la gente. La primera es que si a la gente le gusta lo que está pasando en México, la respuesta es NO contundente; si la gente se siente representada por los partidos políticos de México, en ningún lugar de la República me han dicho si se sienten representados; si México es un país libre de corrupción, la pregunta causa risa, la gente dice por supuesto que no. Luego preguntamos temas relativos a seguridad a igualdad de derechos de hombres y mujeres y oportunidades para jóvenes, esas tres cambian un poco del lugar del contexto.


La iniciativa ¡AHORA!, más allá de la posibilidad de construir mi candidatura a la presidencia, es una plataforma para construir múltiples candidaturas, queremos que haya muchas opciones ciudadanas al Congreso de la Unión y congresos locales"

¿Cómo construimos la salida, cuáles son las dos o tres rutas por si mismas o juntas tener que construir la salida política, social de este país?

Me parece que tendremos que tener en los próximos meses un intento de construir una agenda-país, una agenda-diagnóstico relativamente similar, no existe eso, si hay una crisis de confianza mayor, hay mucha gente que decide: todos son iguales, no quiero y en realidad la crisis de confianza alcanza a las personas mismas, hay una crisis de confianza para creer que las cosas pueden cambiar, que puede ser distinto y eso genera un enorme problema porque no es depositar la confianza en una persona, como Emilio Álvarez Icaza, o en alguna otra, si no como generas una condición para que en la suma de actores haya una irrupción en lo público y la gente controle a los gobernantes.

Esa discusión está tomando una dificultad porque si bien el diagnóstico es compartido, a nadie le gusta lo que esta pasa en México; la ruta de salida no son similares, me parece vamos a tener que tomar estos tiempos para recuperar una agenda de transición del país, hay muchas personas que no se sienten representadas, pero no tienen todavía claridad que van hacer en el 2018, y cuando yo platico con ellos, les digo bueno si tú no sabes que vas hacer para el 2018, ¡AHORA! es una opción.

¿Qué es más amargo, batallar por derechos humanos o batallar por un derecho político o un cambio democrático? ¿Cómo sigue uno adelante?

El trabajo en derechos humanos me dio una buena escuela de tolerancia a la frustración, porque llevo años abrazando la cusa de la justicia y de fenómenos como que este año puede terminar siendo el año con más muertes desde que hay registro en 1997. Y me parece que ese ejemplo que yo he recibido de las víctimas, de seguir luchando por las justicias, me está sirviendo como para luchar por la democracia en México. Mi trayectoria en derechos humanos no es aquella que se desconecte con la discusión de lo que pase en la democracia; lo entiendo como el debate a los derechos políticos.

¿Crees que una cosa no se pueda resolver sin la otra?

Yo estoy convencido que hay un factor de encuentro, que es este pacto de corrupción-impunidad; es como si el pastor hubiera pactado con el lobo y cuando el lobo entra el pastor voltea la cara. Hay enorme cantidad de evidencia de las denuncias que se han, sencillamente, no hace nada en muchos ocasiones yo creo que es un pago de favores de los que financiaron sus campaña, dinero de procedencia ilegal y cada vez es más documentado la convivencia de servidores públicos de seguridad con el crimen y el delito, por eso creo que si este pacto impunidad no se rompe vamos a seguir teniendo algunos casos de simulación de justicia, llevamos 10 años con el tema de los desaparecidos, y no se resuelve, vamos ni siquiera tenemos de bases de datos eficientes, no tenemos forenses que nos sirvan para resolver, no tenemos bases de datos que los familiares les permitan ubicar; es más fácil buscar un carro robado que una persona desaparecida en este país.