NACIÓN

El origen de “Los Rojos”, la célula criminal emanada de los Beltrán Leyva

La sanguinaria banda delincuencial llevó a las nubes los niveles de violencia en estados como Morelos y Guerrero; narcotráfico, secuestro, extorsión y hasta cohecho son su “negocio”

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 21/08/2019
  • 15:13 hrs
  • Escuchar
El origen de “Los Rojos”, la célula criminal emanada de los Beltrán Leyva
El origen de “Los Rojos”, la célula criminal emanada de los Beltrán Leyva (Foto Especial)

En las últimas semanas las dos cúpulas de "Los Rojos" han sido detenidos, primero Santiago Mazarí Hernández, alias "El Carrete", el 1 de agosto pasado y este 21 del mismo mes Zenén Nava Sánchez, "El Chaparro". 

Esta célula criminal llevó a las nubes los niveles de violencia en estados como Morelos y Guerrero.

De acuerdo con un documento de la Fiscalía General de la República (FGR) en posesión de La Silla Rota “Los Rojos” son una célula criminal emanada del cártel de los Beltran Leyva.

Dicho cártel, encabezado en su momento por los hermanos Arturo “El Barbas”, Héctor “El Ingeniero”, Alfredo “El Mochomo” y Carlos, se fragmentó cuando los cuatro fueron neutralizados.

La pulverización de la cúpula de los Beltrán Leyva provocó que los grupos internos dentro de la organización criminal buscaran apropiarse del liderato y prestigio delincuencial del cártel, provocando pugnas y aún más disidencias internas.

Autoridades federales detectan al menos siete células criminales ligadas a los Beltrán Leyva, “Los Rojos” es quizá la más destacada.

Su fundador es identificado como Jesús Nava Romero, apodado “El Rojo”, de ahí nace el nombre de la banda criminal.

Nava Romero era lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, se encargaba de Chilpancingo, en Guerrero hasta Cuernavaca, en Morelos, zona clave para la producción y trasiego de drogas.

Sin embargo, “El Rojo” murió en 2009, junto con su jefe “El Barbas”, en el mítico enfrentamiento con elementos de la Marina en Morelos.

Su familia, sin embargo, quedó al frente de la organización criminal, la cual se asentó justamente en Morelos y Guerrero.

El Chaparro, sobrino de “El Rojo” quedó al frente de la banda criminal en Guerrero, mientras que “El Carrete” –quien era jefe de sicarios de dicha célula– quedó al frente en Morelos.

“Los Granados”, “Los Ardillos”, el “Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), y “Guerreros Unidos” son las bandas enemigas de extracción Beltrán Leyva de “Los Rojos”.

Aunque también se han disputado territorio con el cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y “La Familia Michoacana”.

Estas disputas de pequeñas bandas criminales, con la injerencia de grandes cárteles, ha provocado el despunte de los asesinatos en las zonas de operación de “Los Rojos”.

En Guerrero, por ejemplo, aumentaron los asesinatos en un 22% al pasar de 2 mil 16 asesinatos en 2015 a 2 mil 472 en 2018, en lo que va del año los homicidios dolosos ya suman 919 víctimas.

Por su parte, en Morelos los asesinatos aumentaron un 58% al pasar de 495 casos en 2015 a 783 el año pasado. En el primer semestre del año, los homicidios dolosos ya suman 513 víctimas.   

No solo el narcotráfico es el “negocio” de “Los Rojos”, incursionaron en crímenes como secuestro, extorsión y hasta cohecho.

En marzo el año pasado se dio a conocer que al menos 11 campañas municipales en Morelos durante 2015 fueron financiadas por “El Carrete”.

Dos jefes de sicarios fueron quienes aseguraron que “El Carrete” dio un millón de pesos a los candidatos para que ya en el poder les permitiera operar en la entidad y les diera una cuota mensual de entre 100 mil y 500 mil pesos.             

La injerencia de “Los Rojos” con los alcaldes de Morelos ha sido evidenciada incluso en video. En agosto del 2017 una grabación muestra como sicarios exigen a Jorge Toledo Bustamante, entonces edil del municipio de Mazatepec, de comprometerse a entregar 5 millones de pesos.

Los sujetos armados dicen ir en nombre de “El Carrete”. El alcalde se niega argumentando que el municipio no tiene ese dinero. Ante su negativa, es puesto de rodillas y amenazado de muerte.

Se desconoce actualmente quien heredará el vacío criminal de “El Carrete” en Morelos, y de "El Chaparro" en Guerrero, una disputa por su plaza y la oportunidad que significa para sus enemigos podría disparar la violencia en ambos estados.