NACIÓN

El negro historial del magistrado Fernando Reza Saldaña

Inhabilitado 10 años por el CJF, el magistrado tiene un largo historial de delitos sexuales y nepotismo que hoy tambalean su carrera

  • REDACCIÓN
  • 08/01/2020
  • 16:09 hrs
  • Escuchar
El negro historial del magistrado Fernando Reza Saldaña
El negro historial del magistrado Fernando Reza Saldaña (Foto Especial)

La carrera del magistrado Fernando Reza Saldaña se tambalea tras la decisión del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) de inhabilitarlo por 10 años.

Originario de Torreón, Coahuila, su carrera en el Poder Judicial comenzó en la década de los ochenta, cuando el Pleno del CJF –el mismo que hoy lo inhabilita– lo colocó como Juez de Distrito.

A la década siguiente, la simpatía que el CJF tenía hacia él fue tal que por unanimidad lo designaron como magistrado del Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Segundo Circuito de Querétaro.

En esa posición, Reza Saldaña comenzó a hacer amistades importantes en la entidad, así como en el Poder Judicial.

Con 30 años en uno de los Poderes de la Unión, el magistrado comenzó un largo y oscuro historial que lo llevó al escenario que hoy lo atormente.

Era octubre del 2017 cuando funcionaros del CJF ingresaron a su despacho en la capital queretana y le hicieron saber que sería suspendido mientras se realizara una investigación en su contra. Los motivos: acoso sexual.

Los funcionarios grabaron todo desde su llegada, le hicieron saber que tenía que dejar su despacho y que tenía permitido sacar sólo lo indispensable.

Las acusaciones por hostigamiento sexual venían de una juez, así como de más colaboradoras. Se presumió que los casos sumaban más de 20.

En su momento, en entrevista con El Universal, Reza Saldaña aseguró que todo se trataba de “envidias” debido a su alto puesto en el Poder Judicial de la Federación (PJF).

“Cuando a uno no le pueden comprobar algo de corrupción pues se van por acoso sexual o acoso laboral”, dijo al diario.

Insistió que una de las denuncias venia de una excolaboradora que él denunció por irregularidades en su servicio, es decir, había un motivo de venganza.

Aun así, atino a decir al respecto: “Si es así (si hay denuncia por acoso sexual) yo lo voy a enfrentar porque no hay tal”.

Sin embargo, tras ser suspendido, se comunicó con dos colegas y amigos dentro del Poder Judicial: el presidente del tribunal colegiado, Mario Alberto Adame Nava, y otro magistrado del mismo órgano colegiado, Germán Tena Campero.

Les consultó sobre las acusaciones en su contra y les agradeció los años juntos de trabajo al frente del PJF. Quizá era una despedida o más bien un llamado de ayuda.

Como sea, dichas amistades provocaron la sospecha de un caso más de impunidad, que las aguas se calmarían y que Reza Saldaña sería reinstalado.

Sin embargo, casi tres años pasaron de la suspensión en su contra para saber su futuro. Hoy, la CFJ anunció su inhabilitación.

La instancia detalló que fueron 10 las mujeres víctimas de acoso sexual en su contra, la mitad de la veintena que se decía en su momento.

No sólo eso, también fue inhabilitado por nepotismo. El CJF detalló que Reza Saldaña contrató a la esposa de un juez, en acuerdo y beneficio personal de dicho juez.

El juez en cuestión, refirió el CJF, también recibió una sanción y fue suspendido por su falta de profesionalismo y ejercicio indebido del cargo.

Desde su nombramiento como presidente del CJF, el ministro Arturo Zaldívar dijo que combatiría la violencia de género, el nepotismo y el despilfarro dentro del Poder Judicial.

“El acoso sexual no será permitido en el PJF. Cero tolerancia a la violencia de género. La seguridad de las mujeres es prioridad. Avanzamos hacia una mejor justicia en beneficio de todas las personas. Por un país más justo y más igualitario Acciones, no discursos”, escribió Zaldívar sobre este caso en su cuenta de Twitter.   

En La Silla Rota nos intentamos comunicar con el magistrado para conocer su postura al respecto, sin embargo, éste no respondió.


(Rodrigo Gutiérrez)