NACIÓN

El historial de supuestos sobornos de Enrique Peña Nieto

El expresidente ha sido acusado en más de una ocasión de haber recibido sobornos millonarios, siempre lo ha negado

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 18/06/2019
  • 14:43 hrs
  • Escuchar
El historial de supuestos sobornos de Enrique Peña Nieto
El historial de sobornos de Enrique Peña Nieto (Foto Cuartoscuro)

El gobierno de Enrique Peña Nieto fue caracterizado por la violencia desmedida y los señalamientos de corrupción, siendo este último rubro los casos que más han salido a relucir desde los últimos meses de su sexenio hasta la el día de hoy.

El expresidente ahora es acusado de recibir sobornos.

INVESTIGADO POR EU

De acuerdo con El Universal, Peña Nieto es investigado por autoridades estadunidenses en un acto de corrupción por la compra de la planta industrial de Grupo Fertinal.

El entonces mandatario habría aprobado la compra de dicha empresa privada por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) a un sobre precio que daño el patrimonio de la empresa del Estado, así como del erario.

A cambio de aprobar esta transacción que supera los 600 millones de dólares, Peña Nieto habría recibido un soborno, el cual no detalla monto.

En el momento de la compra-venta, Grupo Fertinal estaba en quiebra y tenía una deuda de 264 millones de dólares y apenas contaba con 12 mil dólares de efectivo en cajas. Un mal negocio.

Por eso, el entonces presidente aprobó además entregar a Fertinal 51 millones de dólares para un reparto de dividendos antes de la operación de compra-venta.

Al respecto, el priista negó las acusaciones, a través de su cuenta de Twitter, calificándolas de actos de “mala fe”.

“Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra, publicadas esta mañana en distintos medios y atribuidas a un supuesto informante. No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten”.

En México, el caso ya ha sido sancionado. Edgar Torres Garrido, ex director de Pemex Fertilizante, fue acusado de hacer un mal uso de los recursos públicos al pagar un sobrecosto en la adquisición de –en efecto– la planta industrial de Grupo Fertinal.

Por ello, la Secretaría de la Función Pública (SFP), a petición de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), lo sancionó con una multa de 620 millones de pesos y 15 años de inhabilitación como funcionario público.

CASO ODEBRECHT

En las acusaciones de contra Peña Nieto en Estados Unidos, sale a relucir Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, a quien el entonces presidente le dio la aprobación –según las pesquitas– para que aprobara la adquisición de Grupo Fertinal.

Lozoya Austin es fundamental en el escenario de corrupción en materia energético, pues es el primer eslabón en los señalamientos del caso Odebrecht en México embarrando, claramente, a su amigo Peña Nieto.  

Emilio Lozoya fue director de Pemex de diciembre de 2012 a febrero de 2016. Al año siguiente de renunciar a la Dirección de la petrolera mexicana, fue señalado de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, a cambio de contratos gubernamentales.

Estos señalamientos fueron dados a conocer por Quinto Elemento Lab, cuando expuso las confesiones de Luis Alberto de Meneses, exdirector de la petrolera brasileña en México; Luiz Antonio Mameri, expresidente de Odebrecht para América Latina y Angola; y Hilberto Alves da Silva, director de la Oficina de Operaciones Estructuradas de Odebrecht.

Lozoya Austin recibió en dos pagos–de acuerdo con los señalamientos– 10 millones de dólares de Odebrecht.

Pero, ¿En esto que tiene que ver el expresidente?

El primero de los dos sobornos, de cuatro millones de dólares, fue entregado en 2012, cuando Lozoya formaba parte de la campaña presidencial de Peña Nieto. El dinero era para la contienda electoral del priista, sentenció Luis Alberto de Meneses.

Este dinero no habría terminado por completo en la campaña de Enrique, pues 16 días antes de la toma de posesión de Peña Nieto, Lozoya Austin adquirió una lujosa casa por un precio de contado por 38 millones 175 mil pesos, según informó él mismo en su primera declaración patrimonial al llegar a Pemex.

El pomposo inmueble se compró presuntamente con dinero que la empresa brasileña le entregó a Lozoya como sobornos, según investigaciones del caso citadas por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

A través de una triangulación, el dinero pasó de las cuentas bancarias de la constructora brasileña a una cuenta en Suiza, que presuntamente está ligada con la hermana de Emilio, Gilda Susana Lozoya Austin; luego, el monto llegó al bolsillo de María del Carmen Ampudia Cárdenas, a quien el exdirector de Pemex compró la lujosa casa.

Por ello, cuando se dio a conocer que Lozoya Austin tenía sobre los hombros una orden de aprehensión, la UIF de la SHCP congeló las cuentas del exdirector de Pemex, de la propia Gilda Susana, de Marielle Helene Eckes –esposa Emilio– y de Ampudia Cárdenas.

Luego, la entrega de los seis millones de dólares restantes en sobornos fueron acordados en dicha casa, cuando este ya era director de Pemex, según detalló Luis Alberto de Meneses.

Hoy, Emilio Lozoya Austin se encuentra prófugo de la justicia por un caso parecido al que Peña Nieto es investigado en Estados Unidos.

Lo acusa de haber concretado uno de los peores negocios de Pemex, la compra de una planta “chatarra” de fertilizantes Agro Nitrogenados, en Veracruz, a la empresa Altos Hornos de México.

Esta planta, que tenía 14 años sin operar y con equipos de 30 años de antigüedad, le costó a la petrolera mexicana 475 millones de dólares, entre la adquisición de los activos y la rehabilitación de la misma.

Un mes después de la compra, Altos Hornos de México transfirió 3 millones 703 mil 540 dólares a Grangemouth Trading Company, una de las 20 firmas que Odebrecht presuntamente utilizaba para pagar los sobornos a funcionarios en varios países

Grangemouth Trading Company depositó 5 millones de dólares en la cuenta de la empresa Zecapan, misma que supuestamente utilizaba de fachada Lozoya Austin para recibir los sobornos.

Por este mismo caso se encuentra detenido en España el presidente de Altos Hornos de México, Alonso Ancira.

Javier Coello Trejo, abogado de Lozoya, no se ha quedado con los brazos cruzados ente las acusaciones contra su cliente, pues ha asegurado que todo lo que se hacía en Pemex tenía que ser aprobado antes por el presidente, es decir Enrique Peña Nieto.

LOS NARCOSOBORNOS

El juicio contra Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo, en Estados Unidos evidenció el nexo del narcotráfico con la política mexicana al más alto nivel.

Varios funcionarios públicos salieron a relucir por acusaciones de estar relacionados con el cártel de Sinaloa, entre ellos Enrique Peña Nieto.

Justo cuando comenzó el juicio, en noviembre pasado, en sus primeras participaciones los abogados de “El Chapo” aseguraron que Peña Nieto recibió sobornos millonarios del cártel de Sinaloa.

De forma inmediata, el entonces vocero de presidencia, Eduardo Sánchez, rechazó los señalamientos asegurando que el gobierno peñista había perseguido, capturado y extraditado a Guzmán Loera, calificando las acusaciones de “falsas y difamatorias”.

Las acusaciones continuaron. Jesús Zambada García, “El Rey”, hermano de Ismael Zambada García, “El Mayo, testificó que entregó a Peña Nieto 6 millones de dólares en un restaurante.

En una declaración más dura, el capo colombiano Alex Cifuentes aseguró que “El Chapo” entregó en octubre del 2012, a semanas de tomar posesión de la presidencia, un soborno de 100 millones de dólares.

De acuerdo con Cifuentes, Peña Nieto le pidió al capo 250 millones de dólares, pero Guzmán Loerale entregó sólo 100 millones de dólares.

Una mujer llamada “Comadre María” entregó el dinero al expresidente mexicano en octubre de 2012, unas semanas antes de tomar posesión, según detalló el capo colombiano.

Al respecto, Jeffrey Lichtman, abogado defensor del líder del cártel de Sinaloa, sostuvo que “El Chapo”, no fue quien sobornó al expresidente Enrique Peña Nieto con 100 millones de dólares, sino “El Mayo” Zambada.

Para la defensa de Guzmán Loera, el soborno fue para que toda la atención del narcotráfico cayera sobre los hombros de “El Chapo” y no sobre “El Mayo”.

“Mientras ‘El Chapo’ era perseguido como un animal, ‘El Mayo’ estaba sentado, broceándose y fumando un cigarro”.

Por si fuera poco, José Luis González Mena, abogado Guzmán Loera en México, aseguró que Peña Nieto pidió a “El Chapoasesinar al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Hay una versión de que el expresidente Peña Nieto le pidió al Chapo Guzmán que matara a López Obrador […] ‘El Chapo’ le contestó que él era agricultor, no sicario y aquí quedó”.

El abogado también acusó al expresidente de recibir al menos mil 800 millones de dólares de parte del Cártel de Sinaloa, incluso del propio Guzmán Loera.