NACIÓN

El escolta personal de Fox que estaba en la nómina del Cártel de Sinaloa

Marco Antonio de León Adams fue el jefe de seguridad de Fox Quesada durante prácticamente toda su administración, quien mantuvo siempre un perfil muy polémico

  • REDACCIÓN
  • 04/01/2019
  • 11:14 hrs
  • Escuchar
El escolta personal de Fox que estaba en la nómina del Cártel de Sinaloa
Vicente Fox y "El Vicentillo" (Foto Especial)

Cuando Vicente Fox llegó a la presidencia de la República, había un hombre que jamás se separaba de él: Marco Antonio de León Adams.

De León Adams fue el jefe de seguridad de Fox Quesada durante prácticamente toda su administración.

Sin embargo, en abril del 2006 a unos meses de terminar el sexenio, Marco Antonio de León Adams desapareció, dejó de formar parte del círculo cercano de Vicente Fox.

Esto pese a que tenía una buena relación con el entonces presidente, su esposa y primera dama, Marta Sagún y su hijo, Manuel Bribiesca.

Mucho se especuló de los porqués de la salida de Marco Antonio de León Adams del cuerpo de seguridad de Vicente Fox.

Doce años después sale a relucir una posible razón por la que de León Adams fue excluido del círculo cercano del entonces presidente.

LEE ADEMÁS: El día que El Chapo se quedó sin dinero

Marco Antonio de León Adams estaba dentro de la nómina del Cártel de Sinaloa.

Así lo aseguró Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”, hijo de Ismael “El Mayo” Zambada y miembro clave de la organización criminal.

Ayer, “El Vicentillo” comenzó su testimonio en el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, líder del Cártel de Sinaloa.

Sentado en el banquillo frente a la corte en Brooklyn, Nueva York, en Estados Unidos, el primogénito de “El Mayo” aseguró que Marco Antonio tuvo reuniones con su padre, donde le pasaba información.

TAMBIÉN LEE: La millonaria cifra que El Chapo paga a sus abogados

El capo calificó a de León Adams como el espía personal de “El Mayo” Zambada.

Zambada Niebla detalló que de León Adams ayudó a “El Chapo” a informarle cómo evadir a los que lo estaban persiguiendo tras fugarse de Puente Grande en 2001, semanas después de que Fox tomara posesión.

PUEDES LEER: El video promocional de tequila que envió Kate a El Chapo

El Vicentillo” sostuvo que una de las reuniones que protagonizó Marco Antonio de León Adams con miembros del cártel fue en el restaurante El Lago, en Chapultepec, en la Ciudad de México.

Incluso, Vicente Zambada Niebla relató que el jefe de seguridad de Vicente Fox era apodado “El Chicle” por la marca de goma de mascar “Adams”.

Otros escándalos del escolta preferido de Fox

Durante su permanencia como jefe de seguridad de Vicente Fox varios escándalos siguieron a de León Adams.

Primero, que el único mérito que tuvo para ser el jefe de escoltas del presidente fue su estatura.

De acuerdo con Proceso, cuando Fox ganó la presidencia comenzó a formar su cuerpo de seguridad dentro del hoy extinto Estado Mayor Presidencial.

LEE ADEMÁS: ¿Qué es la Visa S, el anhelado premio que reciben los testigos del juicio de El Chapo?

El presidente tuvo un problema, muy pocos de los posibles postulantes no alcanzaban siquiera su estatura y Vicente Fox buscaba específicamente un escolta que al menos tuviera su talla.

Así fue como apareció Marco Antonio, quien apenas había entrado al Cuerpo de Guardias Presidenciales y que superaba por poco la altura de Fox Quesada.

De León Adams fue asignado jefe de Seguridad del presidente, cuerpo que encabezaba el general José Armando Tamayo.

El entonces jefe de seguridad de Fox era muy adepto al alcohol y protagonismo varios percances ocasionados por este.

En 2004 en el restaurante El Buen Bife, ubicado en Insurgentes y Duraznos, en la Ciudad de México, de León Adams alcoholizado comenzó a gritar que sería el próximo jefe del Estado Mayor Presidencial, en sustitución del general José Armando Tamayo.

TAMBIÉN LEE: El extraño regalo que recibió El Chapo de uno de sus traficantes

El escandalo llegó a los oídos de Tamayo, según relató El Sol de México, quien lo reprendió.

Según Proceso, de León Adams solicitó un préstamo de 300 mil pesos de un fondo del Estado Mayor Presidencial, del cual se resistió a pagar.

Como tardó mucho tiempo en pagarlo, su jefe le exigió que lo regresara.

Sin mencionar los lujos, comidas exclusivas, carros de lujo e inmuebles costosos que en su momento se le atribuyeron.