NACIÓN

El escolta de “Los Chapitos” que mandó a matar a “El Mini Lic"

La guerra entre los hijos de “El Chapo” y “Los Dámaso” llegó hasta los tribunales de EU, donde la vida del ahijado de Guzmán Loera estuvo en peligro

  • REDACCIÓN
  • 06/08/2019
  • 18:49 hrs
  • Escuchar
El escolta de “Los Chapitos” que mandó a matar a “El Mini Lic
El escolta de “Los Chapitos” que mandó a matar a “El Mini Lic" (Foto Especial)

La disputa interna del cártel de Sinaloa entre Los Chapitos” y “Los Dámaso, misma que dejó innumerables muertos en el norte del país, se trasladó a los tribunales de Estados Unidos.

Se trata del juicio de Jesús Raúl León Beltrán, apodado como “Chuy Raúl” o “El Trébol”, detenido en noviembre de 2014 por elementos de la Secretaría de Marina (Semar), en Culiacán, Sinaloa, y extraditado a Estados Unidos en enero de 2017.  

León Beltrán es identificado como jefe de seguridad y cuñado de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, “El Alfredillo”, hijo de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo, quien se encuentra en la lista de los más buscados por la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

También es señalado como hijo de Jesús Raúl Beltrán Uriarte, detenido en 2006, principal lugarteniente y operador financiero de Ignacio “Nacho” Coronel, muerto en 2012 y considerado el “padre” de lo que hoy es el cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Su proceso legal en Estados Unidos fue opacado por el de El Chapo, que prácticamente sucedió al mismo tiempo, pero con menos reflectores.

Aunque en las acusaciones en su contra aparece el propio Guzmán Loera, Ismael “El Mayo” Zambada, “El Alfredillo”, entre otros cabecillas del cártel de Sinaloa.

Los señalamientos en su contra eran por ingresar a Estados Unidos grandes cantidades de cocaína proveniente de Centro y Sudamérica, a través de todo tipo de transporte, desde aeronaves privados, lanchas, trenes, autobuses, tractores y hasta submarinos, entre otros.

Luego, todo el dinero que conseguían por la venta de droga era blanqueado para regresarlo a México, por lo que también fue acusado de lavado de dinero.

Y, aunque León Beltrán se declaró culpable desde un principio, esto no evitó que salieran detalles de la vida criminal, íntima del cártel de Sinaloa.

Los fiscales estadunidenses que llevan el caso aseguraron que un amigo cercano de la familia de Guzmán Loera, ofreció 25 mil dólares para asesinar a Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, hijo de Dámaso López Núñez, “El Licenciado.

La oferta llegó a los oídos, detallaron autoridades norteamericanas, de Four Corner Hustlers, una pandilla que opera en Chicago.

Las razones: “El Mini Lic” testificaría contra León Beltrán en el juicio en su contra.

Sin embargo, el asesinato no se pudo concretar, López Serrano se incorporó pronto al programa de testigos protegidos.

El Mini Lic” se presentó a los juzgados y testificó contra Jesús Raúl León Beltrán, a quien calificó como un hombre violento, quien presumía incluso de armas llamativas, como un AK-47, el famoso “cuerno de chivo”, bañado en oro.

Pese a declararse culpable, León Beltrán fue golpeado por las autoridades estadunidenses que si bien no pidieron una cadena perpetua en su contra, sí 25 años de prisión, misma a la que el juez le agregó tres años para definir una condena de 28 años de cárcel.

Cabe mencionar que López Serrano se entregó a las autoridades estadunidenses en julio del 2017, un mes después de la captura de su papá en la Ciudad de México.

En ese momento, “Los Dámaso” y “Los Chapitos” protagonizaban una guerra por el control del cártel de Sinaloa ante el vació de poder que dejó la tercera captura y posterior extradición a Estados Unidos de “El Chapo”.

La caída de “El Licenciado” vulneró a “El Mini Lic”, quien prefirió entregarse antes de morir a manos de “Los Chapitos”.

El Licenciado” es compadre de “El Chapo” y “El Mini Lic”, en consecuencia, su ahijado. Dámaso habría ayudado a Joaquín a fugarse del Penal de Puente Grande en 2001 y luego del Altiplano en 2015.

El Mini Lic” y “Los Chapitos” prácticamente crecieron juntos en el mundo criminal, sin embargo, los Guzmán Salazar estaban mejor posicionados por el poderío de “El Chapo”, su padre.

Actualmente Jesús Alfredo e Iván Archivaldo son identificados como los líderes del cártel de Sinaloa, junto con Ismael “El Mayo” Zambada.