NACIÓN

Dos años y aún pendiente el sistema de salud prometido, alertan expertos

En campaña, el presidente López Obrador dijo que habría un sistema de salud que garantizara el acceso a los servicios de salud sin seguridad social

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 30/11/2020
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Dos años y aún pendiente el sistema de salud prometido, alertan expertos
El caso más sonado de desabasto es el de los medicamentos oncológicos, lo que ha llevado a los padres de niños con cáncer a luchar desde hace dos años. (Cuartoscuro)

La salud es una de las principales apuestas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien desde que inició su sexenio se comprometió a transformar el sistema para mejorar el acceso a los servicios para toda la población. A dos años de gobierno, especialistas señalan que hay muchos retos, ya que el Instituto de Salud para el Bienestar continúa sin tener reglas claras y además hay opacidad y subejercicio de recursos, incluso durante la pandemia de covid-19.  

Desde que estaba en campaña, el presidente López Obrador dijo que habría un sistema de salud que garantizara el acceso a los servicios primer, segundo y tercer nivel a la población sin seguridad social que es de aproximadamente 70 millones de mexicanos. 

El presidente partió de la premisa de que  "el Seguro Popular no es seguro y no es popular", a esto se sumaron los señalamientos de corrupción en diversas áreas del Sector Salud, como en los procesos de compra de medicamentos,  y a la denuncia de que recibieron un sistema de salud en ruinas. 

Sin embargo, el proceso que dio paso al Insabi ha estado lleno de baches, sin contar que el arranque de este cambio se dio en plena pandemia. El nuevo Instituto entró en vigor de manera oficial el 1 de enero de 2020, sin reglas de operación y sin garantizar la atención en el tercer nivel, es decir, para los pacientes que tienen enfermedades graves y costosas que generan lo que se conoce como gastos catastróficos. 

A partir de ese día desapareció por completo el Seguro Popular, al cual estaban afiliadas 53 millones 530 mil 359 personas hasta el 18 de diciembre. Aunque este modelo de atención había mostrado un avance desde su creación, aún dejaba sin acceso a la salud a casi 20 millones de personas que no forman parte tampoco del IMSS ni del ISSSTE

Cómo el Insabi solo cubre actualmente primer y segundo nivel de atención, el presidente López Obrador había prometido que a partir de este 1 de diciembre el servicio de tercer nivel en los Institutos Nacionales de Salud sería gratuito, por lo que habrá que ver si se cumple con esta acción. 

Además, a casi un año de su creación, el Insabi sigue sin reglas de operación, las cuales tenían que estar listas a más tardar el 30 de junio. Este hecho sigue generando dudas entre la población sin seguridad social, ya que no se conoce claramente qué padecimientos cubre, aunque el presidente ha dicho que todas las enfermedades. 

INSABI GASTA 63% DE PRESUPUESTO DE SALUD Y SIN REGLAS

Para que comenzara su operación, al Insabi se le otorgaron 40 mil millones de pesos del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, que ahora se denomina Fondo de Salud para el Bienestar. Originalmente este fondo estaba constituido por las aportaciones que deban quienes se afiliaban y un porcentaje que daba el gobierno.

A esto se suma que recientemente el Congreso aprobó que el gobierno pueda tomar otros 33 mil millones de pesos de este fondo, los cuales se deben entregar a la Tesorería a más tardar el 1 de abril del próximo año. 

Se dijo que estos recursos se utilizarán para la compra de las vacunas contra covid; sin embargo, no se etiquetaron, por lo que no se sabe en concreto cuál va a ser el destino de ese dinero. 

Lo cierto es que cada vez es menos el dinero que queda en este fondo que hasta ahora ha sido como "el colchón" que ha sacado de apuros al Sector Salud; sin embargo, se prevé que cuando mucho alcance todavía para 2022. 

"Estamos viendo que no hay más recursos, que no se están destinando más y que los que se están destinando son finitos, porque provienen de un fideicomiso, no están asegurando que haya recursos para atender a la población sin seguridad social en el 2022, en el 2023 o el 2024", alertó Xhail Balam, investigadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa.

Señaló que hasta ahora no se ha dado a conocer de manera clara en qué se han utilizado estos recursos que se han tomado del Fondo de Salud para el Bienestar. La especialista de México Evalúa destacó también que la falta de reglas del Instituto de Salud para el Bienestar "es un problema, porque el 63% del presupuesto de la Secretaría de Salud se está ejerciendo a través del Insabi". 

Detalló que con base en los informes trimestrales de la Secretaría de Hacienda, hasta el mes de septiembre se identificó que continúan los subejercicios en el gasto funcional en salud, ya que se ejercieron 21.2 mil millones de pesos menos. 

"Esto es grave porque recordemos que cuando se aprobó el presupuesto no había covid, entonces es un presupuesto que se aprobó para un año normal y aún así estamos en pandemia y están gastando menos de lo presupuestado", indicó Balam.


COVID EVIDENCIÓ BRECHAS EN SALUD

La pandemia de covid-19 encontró al Sector Salud en malas condiciones, pero no sólo por las condiciones en las que lo dejaron las administraciones anteriores, sino por el cambio de golpe que hizo este gobierno, al desaparecer por completo el Seguro Popular y poner en marcha al Insabi

La Silla Rota dio a conocer en marzo de 2019 que el actual gobierno recibió un cementerio de hospitales que administraciones anteriores dejaron abandonados. Hasta esa fecha, este medio documentó un total de 328 hospitales y clínicas, algunos con más de 10 años de abandono, en los que se habían invertido 25 mil 004 millones 456 mil 454 pesos. 

A esto se sumó un déficit de personal de salud. El mandatario señaló en reiteradas ocasiones que México necesitaba 393 mil 600 médicos, pero sólo se contaba con 270 mil 600, por lo que se requerían 123 mil médicos generales, además de 72 mil especialistas.  

A pesar de las dificultades, el Insabi en coordinación con todo el Sector Salud ha hecho frente a la pandemia, con la reconversión hospitalaria que lo llevó a tener 28 mil 610 camas generales y 10 mil 140 para atender a pacientes covid. Además de la contratación de casi 50 mil profesionales de la salud

"La llegada del Sars-CoV2 vino a visibilizar todas esas brechas que existen en materia de atención integral, de diagnóstico a las enfermedades en general. El que se hayan cerrado hospitales y que se haya dado prioridad nos habla del sistema que tenemos", señaló Luis Adrián Quiroz, consultor en derecho a la salud.

El manejo de la epidemia de covid-19 que ha hecho el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, ha sido muy criticado por diversos temas, entre ellos el bajo número de pruebas que hace México en comparación con otros países y las estimaciones fallidas sobre el número de personas que podrían morir por covid-19, que lamentablemente se vieron ya rebasadas. 

El 28 de febrero se dio a conocer el primer caso confirmado de coronavirus en México, desde entonces la pandemia ha ido en aumento, alcanzó su pico más alto en el mes de julio y aunque en los siguientes meses hubo una ligera disminución, los repuntes registrados en noviembre encienden las alertas.  Actualmente hay un millón 107 mil 071 casos confirmados acumulados. 

La primera muerte por covid en México, por lo menos oficial, ocurrió el 18 de marzo. El subsecretario López-Gatell había hecho diversas estimaciones sobre la cifra de muertes que podría haber en el país a causa del virus, dijo que 8 mil, 12 mil 500, 35 mil y que el "escenario catastrófico" sería de 60 mil decesos, todos ya se vieron rebasados, porque hasta ahora se han acumulado 105 mil 655. 

"Prácticamente todas las muertes por covid se pudieron haber evitado si las políticas de salud pública hubieran sido las adecuadas. Es decir, se podrían haber evitado todas y cada una de ellas, no, seguramente no, pero sí se pudieron haber mantenido los números muy bajos, la letalidad muy baja", destacó Laurie Ann Ximénez-Fyvie, jefa del Laboratorio de Genética Molecular de la UNAM. 

A esto se suma la lucha por la vacuna contra covid-19. El presidente López Obrador puso en manos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, que encabeza Marcelo Ebrard, todo lo relacionado con la compra de la vacuna, quitándole esa atribución al secretario de Salud, Jorge Alcocer, o al subsecretario López-Gatell

La Silla Rota publicó el pasado 24 de noviembre que México ha comprado las dosis necesarias de la vacuna para cubrir a 116 millones de mexicanos, ya que tiene contratos con Pfizer, CanSino, AstraZeneca y Covax

Se prevé que la vacunación inicie en diciembre, ya que la semana pasada Pfizer ya solicitó el registro sanitario de su vacuna ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios

MEDICAMENTOS: SUBEJERCICIO Y DESABASTO

Otra de las estrategias clave del presidente López Obrador es la de garantizar medicamentos gratuitos para toda la población, pero los señalamientos de corrupción y los cambios que se hicieron en las compras han generado desabasto de diversos fármacos a lo largo de estos dos años. 

El caso más sonado de desabasto es el de los medicamentos oncológicos, lo que ha llevado a los padres de niños con cáncer a luchar desde hace dos años, a formar el Movimiento Nacional por la Salud y a meter amparos que garanticen el tratamiento  a los menores. 

Desde que llegó al gobierno, el presidente López Obrador denunció que había corrupción en las compras consolidadas de medicamentos y dio a conocer que 10 empresas eran las que se habían llevado la mayor parte de los contratos durante el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto. 

Decidió cambiar la estrategia de compra, poner todo en manos de la oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda, que en ese entonces era Raquel Buenrostro, y sacar de la jugada a las empresas de distribución. Aunque posteriormente se tuvo que contratar este servicio. 

El proceso de adquisiciones se hizo con tropiezos y severos retrasos, lo que abrió la puerta al desabasto o a que hubiera un abasto intermitente que paulatinamente se ha ido regularizando. 

Respecto a las adquisiciones de medicamentos, el presidente destacó en su II Informe de gobierno que lograron un ahorro estimado de más de 18 mil millones de pesos en las compras para 2020. 

Un dato que resalta es que el 66% de las compras de fármacos se hizo a proveedores internacionales, mientras que el tercio restante se adjudicó a empresas nacionales. 

El presidente López Obrador destacó que  "en 2020, los bienes terapéuticos se adjudicaron a más de 240 laboratorios y ninguno acaparó más de 7% del valor total de la compra. Anteriormente más del 70% de las compras estaban concentradas en tres participantes, en algunos casos suministrando medicamentos con precios superiores al 100%". 

Sin embargo, la especialista Xhail Balam indicó que "el presupuesto que se tenía destinado a la compra de medicamentos también tuvo un subejercicio importante, este fue de 6.1 mil millones de pesos o el equivalente al 11.3% con respecto a lo que se tenía planeado gastar hasta septiembre, principalmente en el ISSSTE y en la Secretaría de Salud", además de que para 2021 no tiene un aumento sustancial.  

Para 2021 y durante el resto del sexenio, el gobierno realizará estas compras a través de la UNOPS y de acuerdo con lo que se ha dicho, la mayoría de las adquisiciones se harán a laboratorios extranjeros, ya que se han emitido acuerdos para agilizar trámites ante Cofepris. 

El convenio firmado con UNOPS es por un monto de 6 mil 135 millones 709 mil 221 dólares, tendrá una vigencia de 53 meses e incluirá una capacitación en materia de Fortalecimiento de capacidades en el área de adquisiciones de bienes y servicio.  

Asimismo, el gobierno busca transformar a Birmex, que era la empresa de capital público y privado encargada de las vacunas, en la nueva distribuidora oficial, lo que implica un reto en materia de tiempos y de equipo. 

Los especialistas entrevistados por La Silla Rota coinciden en que el gobierno debe fortalecer diversas áreas tanto presupuestarias como de de operación para poder lograr la transformación que el presidente López Obrador busca tener al final de su sexenio.  

"Hoy nos ha quedado a deber el Estado el poder contar con un sistema único de Salud como se prometió, tenemos un Insabi con unas reglas de operación que son parecidas a las del Seguro Popular y que tanto se dijo que no servía", dijo Luis Adrián Quiroz.

Mientras que para la especialista de México Evalúa "se necesita fortalecer al sistema de salud, empezar por pequeños pasos, actualmente a pesar de todas las presiones que enfrenta y que los recursos son insuficientes, en los siguientes años van a hacer falta más recursos, porque cada vez hay más población con enfermedades crónicas, que son más costosas y además tenemos el covid".

(djh)