NACIÓN

Detrás de lo que vemos en el Desfile hay un gran sacrificio: Militar

Durante 6 años, el capitán Oscar Flores desfiló cada 16 de septiembre como cadete de la Escuela Militar de Ingenieros; ahora ya no marcha, pero lleva a sus hijos

  • MARILUZ ROLDÁN / MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 16/09/2021
  • 17:25 hrs
  • Escuchar
Detrás de lo que vemos en el Desfile hay un gran sacrificio: Militar
Fotos y videos: Mariluz Roldán y Marco Antonio Martínez

Durante 6 años, el capitán Oscar Flores desfiló cada 16 de septiembre, como cadete de la Escuela Militar de Ingenieros. Ahora como oficial, ya no marcha en el Día de la Independencia, pero sí acude a ver a sus compañeros que asombran a los civiles con sus uniformes verde olivo, su armamento, sus vehículos blindados y el redoble militar de las bandas de guerra.

“Detrás de lo que vemos hay un gran sacrificio de prácticas y más prácticas para hacer un gran papel mientras nos ve la sociedad. Es un gran orgullo participar en un desfile y más el 16 de septiembre”, dice, con un cubrebocas y gorra de camuflaje militar, acompañado de su esposa y su hija, también con prendas similares.

Emocionado, le describe a su familia los vehículos que pasan, los uniformes que los elementos castrenses usan y emocionado, aplaude y grita ‘viva México’ repetidas veces. 

Entrevistado por La Silla Rota, dice sentir mucho orgullo y satisfacción al poder ver a sus compañeros de trabajo y armas desfilar ante el pueblo de México. Detrás de las vallas y no en movimiento, reconoce albergar algo de añoranza de no marchar sobre la histórica avenida Reforma, la más emblemática del país. 

“Mis años de estar de ese lado ya pasaron, pero siento alegría y orgullo, traigo a la familia para que puedan apreciar y despertar el sentimiento de amor a México y a la nación”, expresa orgulloso, aunque en menor medida que su esposa, que grita y aplaude más que él, y quien, al advertir la presencia de La Silla Rota, presume al capitán. 

El oficial es consultado sobre qué es lo que más le ha gustado del desfile por el aniversario 211 del inicio de la gesta independentista, y que hasta ese momento sólo ha visto desfilar a elementos del Ejército Mexicano y aún está pendiente el de la Marina. 

“Lo que más me ha gustado son el arma blindada, los tanques, los artilleros y ahorita la Marina a ver qué trae de novedad”, responde, aunque lo que más espera es el paso de los elementos de la Escuela Militar de Ingenieros. 

AGRADECIDOS

Así como él se sorprendió, lo hicieron miles de capitalinos y personas de otros estados, mujeres niños, hombres, parejas, familias, solitarios y turistas despeinados. 

“Muchas gracias”, clamaron adultos y niños mientras las Fuerzas Armadas avanzaban sobre Paseo de la Reforma. Los elementos, usando cubrebocas y tratando de mantenerse serios para respetar su uniforme, sonreían con la mirada y saludaban con la mano para agradecer a la población las muestras de afecto.

Aplausos, agradecimiento y orgullo fueron algunas de las emociones que se vivieron en el Desfile Militar por el 211 aniversario de la Independencia de México, que comenzó a las 10 de la mañana y concluyó pasadas las 14 horas.

Ni la pandemia de la covid19, ni el fuerte rayo del sol, tímido unos días antes, evitaron que la ciudadanía se diera cita en Paseo de la Reforma para ver el tradicional desfile, aunque en esta ocasión el acceso a la plancha del Zócalo estuvo cerrado, para evitar contagios de coronavirus.

Pero en reforma se veía a niñas vistiendo trajes típicos, jóvenes portando la bandera en la espalda y varias personas con sombreros y hasta cubrebocas tricolores. Tampoco es desfile sin la presencia de vendedores de tacos de canasta, algodones, chicharrones, gaznates, frutas y agua. 

Los primeros en aparecer fueron soldados con un paracaídas, hecho que encendió el ambiente de los espectadores, quienes los recibieron con aplausos.

MÚSCULO MILITAR 

Posteriormente, el músculo militar de México se mostró este 16 de septiembre. Como cada año, los elementos lucieron con orgullo sus diversos uniformes, desde el de gala, el clásico de color verde y el de camuflaje que simula que están cubiertos por follaje. Algunos llevaban el rostro pintado y cargaban entre sus manos rifles o metralletas, entre otras armas.

El redoble de los tambores y el sonido de las cornetas de la banda de guerra marcaron el paso de algunos de los batallones de las Fuerzas Armadas.

Las lanchas del Ejército llamaban la atención de algunos de los espectadores, así como los vehículos blindados.

La presencia de elementos femeninos en las Fuerzas Armadas también provocó la emoción en los espectadores mientras avanzaban con sus batallones.

El personal de salud de las Brigadas Correcaminos de vacunación contra la covid, también hicieron que la gente se volcara en aplausos para reconocer su labor.

En este 211 Desfile Militar participaron 15 mil 180 integrantes de las tres Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional, así como 437 militares de países amigos.

Desfilaron 599 vehículos militares y seis unidades de maquinaria pesada, mientras que sobrevolaron el cielo de la Ciudad de México 71 aviones y 28 helicópteros, de acuerdo con la información del gobierno.