NACIÓN

Detienen a Kamel Nacif en Líbano y lo dejan libre

Artículo 19 aseguró que autoridades mexicanas informaron cuatro meses tarde la detención de Kamel Nafic, acusado de tortura contra la periodista Lydia Cacho

  • REDACCIÓN
  • 02/03/2021
  • 07:11 hrs
  • Escuchar
Detienen a Kamel Nacif en Líbano y lo dejan libre
Detienen a Kamel Nacif en Líbano, no notifican y lo dejan libre (Foto Especial)

El empresario Kamel Nacif Borge, acusado de tortura contra la periodista Lydia Cacho, fue detenido en Líbano desde el 12 de octubre del 2020, sin embargo, no se le notificó a la defensa hasta el pasado 16 de febrero y un juez le otorgó la libertad bajo fianza, así lo aseguró la organización Artículo 19

“Las autoridades no notificaron ni a Cacho ni a Artículo 19 sobre ningún acto de autoridad encaminado a conocer el estatus jurídico del empresario en Líbano, tampoco se informó a la víctima ni a sus representantes legales sobre el lugar o fecha de localización, o sobre su presentación ante autoridades judiciales libanesas”, acusó la organización en un comunicado.

La organización acusó a la Fiscalía General de la República (FGR) y a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que se haya notificado sobre la captura Nacif Borge cuatro meses después de haber sucedido.

Esto cuando ya la FGR había informado en julio del año pasado que el empresario se encontraba en Líbano.

Que las autoridades no hayan notificado de la detención de Kamel Nacif, señala la organización, redujo la capacidad de coadyuvancia por parte de la víctima y sus representantes para participar de forma activa en el proceso.

“Lydia Cacho y Artículo 19 encuentran preocupante que el proceso contra José Kamel Nacif en Líbano no cuente con las garantías mínimas que permitan igualdad entre las partes. La garantía de audiencia y el derecho a la defensa, son derechos mínimos que tendrían que ser respetados en cualquier proceso penal”, lamentó la organización.

Artículo 19 calificó de “desconcertante” que no haya coordinación entre la SRE y la FGR, ni atención con Lydia Cacho, “lo que podría implicar un obstáculo en el acceso a la justicia”.

Actualmente, detalló la organización, el proceso en Líbano se encuentra suspendido hasta que retomen actividades debido a la pandemia. 

En consecuencia, la organización y la defensa de Cacho solicitaron a la SRE que impulse el proceso penal ante autoridades libanesas para que se garantice un proceso imparcial y que se respeten los derechos de la víctima, así como se facilite la información a los defensores de la periodista.

Mientras que llamaron a la FGR a notificar directamente a Lydia Cacho, o a través de sus representantes, todo hecho relacionado con el caso; y que evite la revictimización de la periodista.

CASO LYDIA CACHO

El caso Lydia Cacho involucra a políticos y empresarios envueltos en casos de pedofilia, prostitución infantil y tortura.

Todo comenzó en 2004, cuando Lydia Cacho publicó el libro "Los Demonios del Edén", donde expone una red de trata, prostitución infantil, pornografía infantil y lavado de dinero, liderada por el empresario Jean Succar Kuri, quien era protegido por Kamel Nacif Borge.

Esta red tenía su sede en Cancún, Quintana Roo, y contaba con la protección, además, de políticos del PRI y del PAN, según lo relatado por víctimas a Cacho y expuesto en el libro.

Tras la publicación de "Los Demonios del Edén", Jean Succar Kuri fue detenido en Estados Unidos para ser extraditado a México, mientras que Nacif Borge, apodado "El Rey de la Mezclilla", estaba en la mira.

Lydia Cacho comenzó a recibir amenazas debido a la publicación del libro y sus consecuencias, por lo que se adhirió al programa de protección de periodistas del gobierno federal.

Llegó entonces el 15 de diciembre del 2005, Lydia Cacho se encontraba en Cancún, Quintana Roo, cuando la interceptaron miembros de la entonces Procuraduría General de Justicia de Puebla y la detuvieron acusada de difamación y calumnia por "Los Libros del Edén".

Según el relato de la propia escritora, los ministeriales se deshicieron de la escolta de federales que tenía, otorgada por el gobierno de México debido a que había recibido amenazas de muerte a causa de su trabajo periodístico.

Los ministeriales la llevaron de Quintana Roo a Puebla en un viaje de más de 20 horas por tierra, donde fue víctima de tocamientos, tortura psicológica y amenazas de muerte, sin acceso a comida, agua y baño. Lydia Cacho fue encarcelada y vinculada a proceso, aunque logró seguir su proceso en libertad.

Para febrero del 2006, una serie de audios publicados por La Jornada y protagonizados por el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, cimbraron a la clase política en México. 

Se trataba de llamadas entre Mario Marín y Kamel Nacif Borge, donde se evidenciaba que la captura de Cacho fue orquestada por ambos, además se sugería que Marín también formaba parte de la red de pedofilia de "El Rey de la Mezclilla".

Aparte de la amplia relación entre el político y el empresario, esta llamada habla presuntamente de un "regalo" ilegal, cuando Nacif Borge le ofrece dos botellas de coñac, no se trataría de la bebida alcohólica precisamente, sino de dos menores de edad, prostitución infantil.

Tras la publicación del audio, Mario Marín fue cuestionado al respecto, a lo que solo atinó a responder: "Yo no leo chismes".

Lydia Cacho logró seguir su proceso en libertad y a la postre las acusaciones en su contra se cayeron, sin embargo, tuvo que irse del país por un largo tiempo debido a las amenazas en su contra.

La periodista demandó a Marín por las violaciones graves a sus derechos humanos cometidos durante su captura, el caso llegó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en 2007 donde, en una votación dividida, se exonero al entonces gobernador.

Entre los ministros que se negaron a sancionar a Mario Marín estaba Olga Sánchez Cordero, actual secretaria de Gobernación.

En tanto, Jean Succar Kuri fue sentenciado a 112 años de prisión, en 2011, por los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores.

En enero del 2019, el gobierno de México ofreció una disculpa pública a Lydia Cacho por la privación de su libertad en 2005, la disculpa fue protagonizada por Sánchez Cordero.

No fue hasta mayo del 2019 que se libró una orden de aprehensión contra Marín y Nacif Borge, por el caso Lydia Cacho.

Aún así, la periodista no se libró de hostigamientos en su contra. Ese mismo año dos sujetos ingresaron de manera ilegal a su domicilio, robaron su equipo de trabajo y envenenaron a sus mascotas.

El pasado 4 de febrero, se dio a conocer la captura de Mario Marín en Acapulco, Guerrero; ahora -aunque tarde- se informó sobre la detención de Kamel Nafic. 

 

rgg