NACIÓN

Derrumba la 4T la leyenda negra del sindicato petrolero: se va Romero Deschamps

Después de 26 años, Carlos Romero Deschamps, renunció a la dirigencia de uno de los principales gremios del país y del mundo

  • MARCOS MUEDANO
  • 16/10/2019
  • 20:13 hrs
  • Escuchar
Derrumba la 4T la leyenda negra del sindicato petrolero: se va Romero Deschamps
Carlos Romero Deschamps, exsecretario del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

En la penumbra y tras bambalinas, como un reflejo de lo que es el manejo del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, renunció a la dirigencia de uno de los principales gremios del país y del mundo.

Romero Deschamps, quien tomó protesta el 22 de julio de 1993 durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, dirigió durante 26 años (cuatro sexenios completos) uno de los sindicatos más oscuros, el cual brilló por la opulencia y el despilfarro de recursos públicos en beneficio de la dirigencia sindical y de sus familiares durante los sexenios de Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

La dimisión anunciada de Romero Deschamps inició cerca se las 10:00 de la mañana con el arribo de los 36 líderes seccionales durante una sesión extraordinaria a puerta cerrada en la sede gremial ubicada en la calle Zaragoza 15, colonia Guerrero, alcaldía Cuauhtémoc. 

Vestidos con trajes de casimir, a bordo de camionetas o vehículos manejados por choferes y acompañados de escoltas, cada uno de los representantes del gremio fueron llegando a la sede.

Apresurados, los representantes seccionales fueron ingresando por la puerta principal, la cual siempre permaneció cerrada. 

“No se debe saber nada”, no puedo decirte nada”, “es una reunión de trabajo, es lo que puedo decir”, fueron algunos de los comentarios que hicieron los 36 líderes de sección. 

Poco antes del mediodía inició la sesión. El anuncio era inminente. El respaldo, de acuerdo con integrantes del sindicato que estuvieron presentes en la sesión, fue unánime: “no renuncies Carlos”, “estamos contigo”, “nos vamos a paro nacional para que vean el musculo del gremio”. 

Sin embargo, las muestras de apoyo fueron insuficientes para el líder sindical que tenía las horas contadas. Romero Deschamps entregó su renuncia al Consejo de Vigilancia del Comité Ejecutivo General del STPRM, Fernando Navarro, horas después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara que hay dos denuncias en su contra radicadas en la Fiscalía General de la República (FGR).

Minutos después de que la renuncia se hiciera oficial al interior del sindicato, los 36 representantes seccionales comenzaron a abandonar el inmueble sin emitir ningún comentario. Junto a ellos, en medio del caos de la prensa al desconocer lo que pasaba, salió Romero Deschamps a bordo de una camioneta negra, blindada y con los vidrios polarizados custodiada por un vehículo compacto. Su partida del edificio sede del sindicato representa la caída de uno de los líderes sindicales más poderosos del país, como en su momento lo fue el ocaso de Elba Esther Gordillo Morales, exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) durante el inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto

Horas después de que se hiciera pública la renuncia del líder petrolero, la Secretaría de Gobernación (Segob) aseguró que “respetará el trabajo que realicen las fiscalías y las autoridades judiciales autónomas que tengan procesos en contra de Carlos Romero Deschamps, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros”. 

Una caída anunciada

La renuncia de Carlos Romero Deschamps del sindicato petrolero tuvo su punto cumbre durante una reunión con la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Según el periodista Salvador García Soto, “hace un par de meses” Cordero tuvo una reunión en privado con Deschamps, en la que la titular de Segob le expresó, “consideré su renuncia anticipada a la dirigencia del sindicato para dar paso a la elección de una nueva diligencia por voto abierto, directo y secreto de los trabajadores petroleros”. 

El segundo aviso fue el pasado 9 de julio durante la detención de Juan Collado Mocelo, abogado de Deschamps en el restaurante “Morton”. La captura se llevó a cabo cuando estaba junto a Romero Deschamps.

El periodista Roberto Rock describió en LA SILLA ROTA el temor del exlíder sindical ante su posible caída.

" ‘¡No me lastimen!...me rindo, no opondré resistencia. Estoy a sus órdenes, señores’, alcanzó a expresar. Entonces se dio cuenta que el arrestado no sería él sino su comensal, Collado, considerado no solo un actor de enorme poder en la política mexicana sino prestanombres para encubrir la fortuna de hombres públicos del país, entre ellos el propio Romero Deschamps”, menciona la columna de Rock en LA SILLA ROTA. 

Un sindicato de viajes, yates, joyas y perros “fifís”

La renuncia de Carlos Romero Deschamps deja en el “posible perdón” un pasado de excesos y despilfarros de recursos del erario público que no han sido investigados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la extinta Procuraduría General de la República (PGR), hoy Fiscalía General de la República (FGR).

El pasado oscuro de Romero Deschamps incluye al llamado “Pemexgate”, a través del cual se desviaron en el año 2000, mil 500 millones de pesos del fondo de los agremiados, mil 500 millones de pesos para la campaña presidencial del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Labastida Ochoa. 

También, un departamento de lujo en el Residencial del Mar, una exclusiva zona ubicada en Cancún, el yate, “El Indomable”, así como la propiedad de un reloj de oro de 18 kilates, de la marca Audemars Piguet, cuyo costo alcanza va de los 40 mil a los 200 mil dólares, el cual brilló el año 2008.

Los excesos, con cargo al erario público, también incluyen a su hija Paulina Romero, quien exhibió en las redes sociales viajes a diferentes partes del mundo, acompañada de sus tres perros.

Paulina, también presumió su visita a exclusivos restaurantes, paseos en yate, así como la compra de bolsas de mujer de marca incosteables para la mayoría de los mexicanos.

Los lujos de sus hijos, también incluyen a su hijo José Carlos Romero, a quien, en 2013, el exlíder sindical, le regaló un Ferrari Enzo 458 Spider, edición limitada, cuyo costo alcanza los 26 millones de pesos.

Otro de los excesos exhibidos por la prensa es un préstamo por 500 millones de pesos, a pagar en un plazo de 10 años y sin intereses, préstamo que se justificó para la construcción de viviendas para los trabajadores, de acuerdo con el diario Reforma.

MJP