NACIÓN

"De esta no te salvas": crónica de una mexicana detenida en Mississippi

La redada en siete plantas procesadoras de alimentos en Mississippi, EU, dejó un saldo de 107 mexicanos indocumentados detenidos; esta es una de sus historias

  • REDACCIÓN
  • 12/08/2019
  • 08:47 hrs
  • Escuchar
"De esta no te salvas": crónica de una mexicana detenida en Mississippi
Al poco tiempo de haber entrado a la planta un grito rompió la tranquilidad de la rutina: "¡La migra!". (Foto: Efe/Archivo)

Lo que parecía ser un día más dentro de la rutina que Luz logró instaurar junto con su familia en Estados Unidos, terminó como una pesadilla en la que ella y otros 106 migrantes mexicanos fueron detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por siglas en inglés, durante la redada del pasado día 7 en Mississippi.

Ese miércoles, Luz Ariana Guzmán llegó a Peco Food -empresa procesadora de pollo- a las 7:00 de la mañana, como todos los días. Media hora después ya tenía listo el equipo utilizado para desempeñar la labor para sus compañeros, ella es encargada de almacén, contó para Milenio

Al poco tiempo de haber entrado a la sala un grito rompió la tranquilidad de la rutina: "¡La migra!". Agentes de ICE ya estaban dentro de las instalaciones.

Al abrir la puerta del lugar en donde Ariana estaba, uno de ellos la miró y le dijo que le mostrara su identificación.

Sin hacer caso al oficial, la mexicana emprendió una carrera y se encerró en el baño para llamar a la niñera de sus hijos y pedirle que se quedara con ellos. "No sabía que iba a pasar en ese momento", apuntó.

Luego de eso, la única opción de Luz fue entregarse. "Eres mexicana y de ésta no te salvas", cuenta que le decía el agente de ICE mientras la jalaba. 

De acuerdo con lo referido por la mujer, dentro de la fábrica había cerca de 400 elementos del Servicio, quienes inspeccionaron todos los rincones del lugar con detectores de metal. 

En adición, bloquearon puertas traseras de la planta, las ventanas y una salida secreta improvisada en años previos por los trabajadores ante la amenaza latente de una redada. 

"No solo eso, afuera un helicóptero sobrevolaba la zona como si fuéramos criminales", agrega.

Luego de asegurarse de haber detenido a todos los indocumentados en la fábrica, los elementos de ICE los reunió en el comedor y acallaron los gritos de ayuda que los migrantes emitían. La orden fue que sólo podían hablar o cuando ellos lo indicaran. 

Ahí fue cuando vio que Rufino Moreno, esposo de Luz, también había sido detenido, sin embargó él trató de esconderse en un congelador industrial de la planta.  

Antes de abordar uno de los tres autobuses destinados para los detenidos y ser trasladados a la base militar de Flowood, se llevó a cabo un interrogatorio al interior del lugar. 

Al término, los migrantes, descalzos y esposados de manos y pies, subieron a los vehículos.

Luz dice que el calor de esa mañana en Canto -30 grados centígrados- le sacaron ampollas al tener que caminar sin sus zapatos.

Según el recuerdo de la mexicana, el viaje en autobús duró más de dos horas. Al llegar a la base militar, los detenidos siguieron siendo interrogados. Entretanto, los migrantes se encontraban en un patio. Teníamos que esperar hasta que nos pidieran todos nuestros datos, una y otra vez, una y otra vez", comentó. 

Por la noche, Luz Ariana fue liberada por no contar con antecedentes criminales. No así Rufino, quien continúa detenido. 

"Debía salir a ver a mis hijos, pero no fue tan sencillo. Me colocaron un grillete en la pierna derecha y tengo que ir a Corte el próximo 07 de diciembre, pero mientras eso pasa no puedo alejarme de mi casa y tampoco salir del condado de Laurel", añade.

Ante el riesgo de tener que regresar a México por la posible deportación de su esposo, Luz comenta que eso no es lo que quiere, pues el país es muy peligroso y sus hijos tienen acceso a una mejor calidad de educación en Estados Unidos. 

(Luz Ariana y su familia)





djh