NACIÓN

Crisis en el INER, corazón del combate al Covid-19

Ante su temor a contagiarse, trabajadores del INER protestaron que el Instituto no cuenta con insumos ni con equipo necesario para combatir este nuevo virus

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 17/03/2020
  • 21:48 hrs
  • Escuchar
Crisis en el INER, corazón del combate al Covid-19
En protesta expresaron que dentro del INER, no cuentan con insumos ni con equipo necesario. (Especial)

Este martes estalló una crisis en el corazón para el combate coronavirus (Covid-19). Una protesta de trabajadores del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), motivada por su temor a contagiarse, se basó en un reclamo principal: la falta de un protocolo específico para tratar a pacientes.

Para colmo, según lo expresaron en su protesta dentro del INER, no cuentan con insumos ni con equipo necesario. Alertaron que de 2019 a la fecha 150 empleados se han infectado de influenza y por eso quieren evitar que se repita con este nuevo virus.

"Comparto con ustedes esa sensación de alarma", admitió Jorge Salas Hernández, director general del INER, ante sus subordinados en protesta.

A unos pasos de ahí, en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, pacientes relataron que ya se les pide reprogramar citas porque se dará prioridad a quienes tengan Covid-19, ya que es otro de los centros hospitalarios donde se brinda atención.

Mientras afuera del INER entraban y salían personas en el área de Urgencias, en el interior los trabajadores de áreas médicas, administrativas y de intendencia protestaron para exigir que les brinden las condiciones necesarias para realizar su labor, ya que actualmente no cuentan con cubrebocas de alta eficiencia, gel antibacterial ni con los aditamentos que requieren.

Oscar Ramos, líder de la Sección 16 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, señaló que "la realidad en nuestro Instituto es que Urgencias no tiene una presión negativa, en pabellón 4 nada más están funcionando 3 aislados de los 6 que se están mencionando, no hay tapetes microbianos en ninguno de los servicios".

"El mayor temor de nosotros es infectarnos, y no sólo del coronavirus, ya tenemos experiencia de 150 trabajadores de 2019 a la fecha que se han infectado de influenza y no tienen acceso a incapacidades porque tampoco hay protocolos para la buena atención interna", alertó.

Ramos señaló que las autoridades han dicho que el INER está preparado para atender este brote, pero la realidad es otra, puesto que se necesita equipo de protección, cubrebocas y contratación de personal, como se hizo en 2009.

"En 15 días no ha habido una buena estrategia, los mismos compañeros no saben con quién acudir", enfatizó el dirigente sindical, ya que la capacitación de bioseguridad que les dieron cuando se registró el primer caso confirmado no fue suficiente.

Una de las trabajadoras cuestionó qué va a pasar si alguno de los médicos, enfermeras o personal administrativo se enferma, al señalar que sólo les dan dos días de incapacidad y si requieren más tiempo tienen que ir al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). 

"Si nosotros no nos cubrimos, a final de cuentas va a ser un contagiadero que no es culpa de nosotros, no tenemos las herramientas reales para trabajar, no tenemos una información para que todos nos guiemos", destacó.

Mercedes Rodríguez, trabajadora del turno especial del área de rayos X, dijo que los filtros que se han aplicado no son los adecuados, ya que ella entró el sábado a tomarles placas a dos pacientes con coronavirus y el equipo portátil no entra bien ni tienen bolsas para cubrirlo.

Ella le dijo al director general del INER, Jorge Salas Hernández: "Yo lo invito a que pase, no se siente nada más en el escritorio, doctor Salas, sea solidario con nosotros, yo lo invito, vamos a pabellón. Tenemos el tiempo encima, el gobierno ha minimizado y lo sigue minimizando, pero acá estamos nosotros y vamos a sacar la cara".

El director general del INER salió a escuchar las demandas de los trabajadores y les indicó: "De hecho aquí mismo a partir de mañana vamos a cambiar las estrategias de atención porque el área de Urgencias no sólo se satura, sino que un espacio cerrado es adecuado para la atención cotidiana para lo que hacemos normalmente en el Instituto, en estos momentos se satura y puede ser totalmente inapropiado que haya tanta gente en el interior".

Detalló que se van a publicar los "25 pasos del INER", en los que se incluyen planes sobre cómo va a ser el escalamiento en áreas de atención hospitalaria, cómo está la situación de insumos, de protección de personal y  la distribución de gente en el Instituto.

"Yo comparto con ustedes esa sensación de alarma, de inquietud, de riesgo", dijo Salas Hernández, pero aseguró que para eso están las estrategias que se llevan a cabo.

En la conferencia sobre la situación del coronavirus en México, Ruy López Ridaura, director General del Centro Nacional de Prevención y Control de Enfermedades (Cenaprece), dijo que todos los hospitales e Institutos reportaron suficiencia de insumos para esta primera fase del contagio.

Señaló que por el número de pacientes que recibe, el INER será uno de los centros hospitalarios en donde se entregue gran parte de los insumos que se se van a comprar de manera extraordinaria.

LA SILLA ROTA publicó el 26 de mayo del año pasado que la situación de este Instituto se deterioró durante los últimos dos sexenios y se agudizó en lo que va de la administración actual. Datos obtenidos con base en la Ley de Transparencia, muestran que de 2012 a esa fecha disminuyeron los servicios de atención en el área de Urgencias, al pasar de 22 mil 564 consultas a 12 mil 936 en 2018.

Respecto a intervenciones quirúrgicas también hubo una disminución, pero menor. En 2016 hicieron 2 mil 226 cirugías, la cifra bajó a 2 mil 105 en 2017 y después cayó a 2 mil 62 en 2018. El panorama no parece mejor para 2019, ya que en el primer trimestre realizaron 423, cuando en ese periodo del año pasado hicieron 515.

El presupuesto es el principal problema de los Institutos de Salud, porque aunque han aumentado, también lo han hecho los gastos que tienen. Por ejemplo, en 2013 el INER tenía un presupuesto de mil 32 millones 108 mil 320 pesos y su gasto de operación fue de 437 millones 317 mil 418. En 2018 se le otorgaron mil 567 millones, 185 mil 588 y ejerció 626 millones, 121 mil 405 pesos.

Mientras se realizaba la protesta de trabajadores, el INER continuó brindando atención médica, aunque hubo poca afluencia de gente en el área de Urgencias, donde las personas entraban con cubrebocas.

Una de las personas que salió de este Instituto es Teresa Bautista, quien dijo sentir temor por el Covid-19 porque es asmática y corre más riesgo. Sin embargo, comentó que hará sus actividades normales porque tiene que salir para recoger a su nieta de la escuela.

Su doctora le recomendó que tuviera mucho cuidado, "me dijo de plano usted no vaya ahorita a Urgencias, porque está muy feo. No entré hasta dentro, nada más aquí por fuera, pero está todo normal".

En la entrada del INER también estaba José Valencia, quien esperaba información sobre la salud de su papá que está internado por neumonía desde el domingo en la noche, afirmó que lo han atendido bastante bien.

"Tienen muchas áreas restringidas, ahorita para poder ingresar sólo dejan una persona y hay que estar usando cubrebocas y las manos limpias con gel antibacterial. A lo que he escuchado, el coronavirus sí está pegando un poco fuerte, he oído de pacientes que entran y les hacen su análisis clínico, tienen síntomas y sí es preocupante", expresó.

EN NUTRICIÓN DISMINUYE LA AFLUENCIA DE PERSONAS

El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán es otro de los centros hospitalarios que reciben a personas con Covid-19, incluso en la entrada de Urgencias se indica que se dará prioridad a quienes padezcan este virus, por lo que se reprogramará la cita de las personas que tienen otros padecimientos.

Catalina Jiménez dijo que en este Instituto ya se aplican restricciones para que sólo ingrese el paciente o con una persona en caso de que necesite ayuda, pero después se tiene que esperar afuera y que a todos les están dando gel antibacterial al  ingresar.

Mientras que Ramiro Martínez, quien vende dulces afuera del Instituto de Nutrición, expresó que desde el miércoles o jueves de la semana pasada hay menor afluencia de personas. "En mi caso sí preocupa, más que nada porque hay menos movimiento, no es tan común ver así tan tranquilo".

Esto ha afectado sus ventas, relató que económicamente va al día y le preocupa no tener recursos para las cosas más esenciales como la comida. Guadalupe Carrillo trabaja en el sitio de taxis que está afuera del Instituto y señaló que también a ellos les ha bajado el número de viajes que hacen.

"Nos afecta que haya menos gente, porque por ejemplo en la (entrada) 2, que hay muchas consultas, pues la gente sale diario, pero ahorita que no va a haber consultas baja mucho el trabajo", comentó.

Martín Juárez es paciente de este Instituto y aseguró que lo atendieron de manera normal. Él y su esposa portaban cubreboca como medida de precaución ante el coronavirus, resaltó que sólo salió de casa porque tenía su terapia, pero que estará en la calle lo menos posible porque hay que tomar en serio este virus.

(María José Pardo)