NACIÓN

Crisis de Peña beneficia a AMLO: The Economist

El semanario británico asegura que el gobierno de Peña Nieto no dimensiona el problema de credibilidad por los últimos escándalos

  • 23/01/2015
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Crisis de Peña beneficia a AMLO: The Economist

(La Silla Rota).- El cinismo que el presidente Enrique Peña Nieto está generando, tiene como principal beneficiario a Andrés Manuel López Obrador, indicó la publicación británica The Economist en su versión impresa.

El semanario califica a AMLO como “un populista mesiánico que ha estado dos veces a punto de ganar la presidencia”. “México merece algo mejor”, añadió.

Señala que el presidente y su gabinete no han entendido la dimensión del problema de corrupción y el conflicto de intereses que enfrenta su administración.

"Tanto el señor Peña como el señor Videgaray insisten en que no han hecho nada ilegal. No han entendido el punto. En las democracias modernas, a las que México aspira a incorporarse, la clase de arreglos de mutuo beneficio que parece han establecido con el Grupo Higa, son considerados un comportamiento inaceptable", sentencia el semanario en "Bello", su columna semanal sobre el continente Americano.

Con el título El pantano mexicano y el subtítulo El Presidente no entiende que no entiende  la publicación enumera los escándalos de seguridad y corrupción que han marcado en los últimos meses el gobierno de Peña Nieto, desde  Ayotzinapa a la casa en Ixtapan de la Sal, pasando por la 'Casa Blanca' y la cancelación del tren a Querétaro resalta estos problemas.

"Los últimos meses han mermado la autoridad que él (Peña Nieto) utilizó para lograr las reformas", advierte la columna incluida en el número de la revista a publicarse el sábado.

En todos estos escándalos, destaca, priva la impunidad.

La publicación también retoma el tema de la rendición de cuentas en las que menciona los escándalos en los que se ha visto inmiscuido Grupo Higa.

"Otra cosa que falta es rendición de cuentas. Nadie se ha hecho responsable y renunciado por las fallas de seguridad, el sórdido contrato del tren o los conflictos de interés. Nadie ha vetado a Grupo Higa de los contratos gubernamentales mientras es investigada de manera independiente, aunque fuera sólo para establecer su inocencia".

Por otro lado, señala que "la aprobación de Peña ha caído al 40 por ciento, cerca del punto más bajo en la historia para un presidente mexicano”.

El semanario, con influencia en círculos políticos y económicos de todo el mundo, destaca cómo Brasil, a diferencia de México, sí está tomando medidas para combatir la corrupción.

"Si en serio quieren atacar la corrupción y los conflictos de interés, los líderes políticos mexicanos pueden tomar el ejemplo de Brasil", sugiere.

"Gracias a procuradurías y cortes ferozmente independientes, y a una nueva y robusta ley anticorrupción, los brasileños pueden confiar en que los escándalos en Petrobras serán investigados y castigados, incluso cuando las huellas apunten a la propia Presidenta Rousseff".

"En 1992, un Presidente brasileño fue desaforado por corrupción; más recientemente, varios ministros fueron forzados a renunciar por contratos sospechosos o ligas poco éticas con intereses privados. Decenas de funcionarios de empresas de la construcción contratada por Petrobras enfrentan cargos criminales", apunta.

Por desgracia, lamenta la revista, los cambios que México necesita para que algo así sucediera en el país, están estancados.

"Las propuestas para una Procuraduría (de justicia) independiente y una agencia anticorrupción deben apresurarse. (Desgraciadamente, los partidarios del Presidente Peña quieren que esta última quede bajo control del Gobierno)", enfatiza The Economist.

arg