NACIÓN

“Creo que el presidente de la Corte avaló cambiar ley para extender su encargo”

En entrevista, Germán Martínez relata que en la negociación de las reformas al Poder Judicial no hubo cambio que no pasara por la aprobación de Zaldívar

  • ALEJANDRA CANCHOLA Y JORGE RAMOS
  • 21/04/2021
  • 20:14 hrs
  • Escuchar
“Creo que el presidente de la Corte avaló cambiar ley para extender su encargo”
En entrevista con La Silla Rota, el legislador relata su experiencia dentro del grupo parlamentario de Morena en el Senado. (Cuartoscuro)

Germán Martínez Cázares, senador de Morena y exfuncionario del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, asegura que no cree que la ampliación de mandato en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal no se haya consultado con el ministro Arturo Zaldívar Lelo de la Larrea.

En entrevista con La Silla Rota, el legislador relata su experiencia dentro del grupo parlamentario de Morena en el Senado, en la negociación para avanzar las reformas constitucionales en materia de reorganización al Poder Judicial de la Federación.

En aquella discusión, dijo, no hubo cambio que no pasara por la aprobación de Arturo Zaldívar, por lo que duda que, en las leyes secundarias, el proceso haya sido diferente. “Me da risa, no soy ingenuo y no creo que no se haya consultado a Zaldívar”, sentencia.

El 9 diciembre, Germán Martínez anticipó, en una carta a al relator especial de la ONU en materia judicial, sobre las irregularidades en la reforma. El asunto se vio consumado con el transitorio que se agregó, en el Senado, a las leyes secundarias.

- ¿Cómo está viendo el tema del Poder Judicial en México?

Muy peligroso, muy desafiante y amenazante a la Constitución. Espero que sea un desconocimiento a la Constitución y no un desprecio por la Constitución. Todos, desde el presidente López Obrador, hasta el ministro Zaldívar, todos los ministros, los diputados, los senadores, los alcaldes, protestamos guardar y hacer guardar la Constitución.

La Constitución está por encima de nuestros deseos y de nuestras voluntades, protestamos cumplirla y hacerla cumplir. Yo les digo a mis alumnos, cuando doy clases de Derecho, que la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano dice que, en un país en el que no están separados los poderes, no hay Constitución.

De tener éxito la maniobra para ampliar el periodo de Zaldívar, contrario, brutalmente, en México no habrá Constitución, porque ya no está garantizada la división de poderes. Así de grave lo veo y así de grave lo siento.

Espero sea desconocimiento y no desprecio de nuestra Carta Magna, que costó una revolución y costó un millón de vidas mexicanas, hay dolor detrás de esta Constitución, y protestamos guardarla y yo pienso respetarla.

-El Presidente de la República dice que no es inconstitucional y que le parece pertinente que Arturo Zaldívar, porque le tiene confianza, prolongue su periodo.

Es cuestión de leer el (artículo) 97 de la Constitución, este dice que dura cuatro años y “cuatro años” no es interpretable, ni la palabra “cuatro” ni la palabra “años”.  La Constitución no es un estorbo para gobernar y esto, de tener éxito, va a generar un elitismo constitucional.

El Poder Judicial Federal se retirará más de la justicia local, de la justicia local de juzgados penales civiles de los estados, donde se atienden los homicidios, donde se atienden divorcios y sucesiones, donde se reclama el cumplimiento de contratos. Esa, la justicia local, es la que necesitaba una reforma plena, y ahora se distancia más la justicia constitucional.

Y quiero decir que Zaldívar está en contra de que se separen las funciones federales de la Suprema Corte de Justicia y del Consejo de la Judicatura, que es el gobierno de los jueces, es el que administra 50 mil millones de pesos, así en números redondos.

Ese es el problema, no quieren soltar ese presupuesto. Si se siguen el juntando esas dos funciones se abre la puerta a la corrupción judicial, así claro: si tiene éxito esta maniobra, se abre la puerta a la corrupción judicial.

- ¿Es creíble que Zaldívar no estuviera enterado de esta de este último transitorio y de la forma en que se cocinó en el Senado, cómo los tomaron por sorpresa? Tú eres senador, ¿te tomaron por sorpresa?

En cuanto a la secundaria, la Ley Orgánica del Poder Judicial, yo –ese día– por un problema personal y de salud, del que está enterado el presidente del Senado, Eduardo Ramírez, yo no asistí. Yo no voté eso, ni en favor ni en contra, yo me ausenté. Pero quiero contar mi experiencia con la reforma constitucional.

Lo que viví directamente, con Zaldívar, con Julio Scherer, con Ricardo Monreal, con Olga Sánchez Cordero, con Eduardo Ramírez, con Julio Menchaca, presidente de la Comisión de Justicia. A esa reforma no se le movió una toma sin autorización de Zaldívar.

Yo quería una escuela constitucional para elegir jueces de manera autónoma, sin que le anden metiendo la mano, nadie, a la elección de jueces, que fuera una carrera meritocrática la de los jueces y estuvieron de acuerdo todos, y dijeron, luego, que Zaldívar dijo que no. No se le movió una coma a la reforma constitucional.

No solo no creo que no se le haya consultado, me da risa, porque no soy ingenuo, que agrandar este periodo no se le haya consultado al dueño de la reforma, él es el dueño, él. Ningún ministro más participó en la reforma. Entonces, a mí me da risa, no soy ingenuo y no creo que no se le haya consultado a Zaldívar la ampliación del periodo y de esta maniobra. Pero no me consta, no tengo pruebas.

-No es la primera vez que pasa que, en el gobierno federal se quiere concentrar el poder. ¿Usted cree que esto queda fuera de lo que había visto en la historia de México?

Aquí tengo una iniciativa del 2003, de Luisa María Calderón Hinojosa, senadora entonces de la República, hermana del expresidente Felipe Calderón, que acusaba Diego Fernández de Cevallos “de tráfico de influencias o abuso de poder, de caer en comportamiento abusivo, no ético, incompatible con el carácter de proveedor de reglas justas de la convivencia, de promover reformas legislativas que benefician sus litigios”.

Siempre ha habido intentos de cooptar, desde el poder Legislativo, al Judicial y de hacer favores para tener jueces a modo. Eso lo sabía Zaldívar, cuando, en la Legislatura pasada, ampliaron el periodo al impresentable magistrado José Luis Vargas, presidente del Tribunal Electoral, se promovió la acción de inconstitucionalidad 99/2016, y Zaldívar dijo: “la independencia judicial exige que el Congreso no pueda desplegar su acción legislativa respecto a las condiciones de los nombramientos de los titulares del Tribunal”.

Y luego, cuando Jaime Bonilla quería también ampliar el periodo (como gobernador), Zaldívar dijo que era “una grave violación al principio democrático en el que descansa nuestro régimen constitucional y, en última instancia, es un gran fraude a la Constitución”.

Si es un gran fraude a la Constitución, querer ampliar el periodo de un gobernador, pues imaginen la brutalidad de fraude a la Constitución, que es ampliar el periodo a un ministro presidente de la Corte Suprema.

- ¿Qué está pasando en la cuarta transformación? ¿no hay sorpresa, hay sorprendidos, o sí hay sorpresas?

Para mí sí hay sorpresas y estoy sorprendido. Después de aprobada la reforma constitucional, en tribuna, dijo Ricardo Monreal que “quedan intactas las distintas fórmulas de traficar influencias”. Pues, o se quieren mantener las fórmulas de traficar influencias o qué pasa.

¿Qué está pasando en la 4T? Pues que, a lo mejor, cada quien quiere su pedazo de poder, ¿qué está pasando en la 4T? Pues que, a lo mejor, consideran a la Constitución un estorbo. Yo juré el cargo, insisto, yo juré el cargo defendiendo y prometiendo defender la Constitución, y la Constitución está por encima de todos, sin excepción.

-En distintas ocasiones, en tu carrera profesional hemos visto cómo, hasta a presidentes de la República les has dicho “no”, cuando no estás de acuerdo. ¿Te mantienes en la 4T, en Morena?

Yo soy senador, no soy parte ni del Poder Judicial ni del Ejecutivo, yo sí me creo la división de poderes, perdón por decirlo, pero yo sí creo en la división de poderes. Me mantengo en la 4T, ayer subí a tribuna y fui por un logro grande de la 4T: el outsourcing ilegal, el pago completo a los trabajadores, esa era una deuda que había que pagarles y que los gobiernos neoliberales crearon, porque yo creo que el trabajo no es una mercancía.

El PAN, si hubiera leído Efraín González Morfín –y me permito el consejo–, si el PAN logra recuperar ese discurso, a lo mejor le compite más López Obrador que si lo insulta, como Diego (Fernández) anda insultando a López Obrador. Es mejor leer a González Morfín y su compromiso social, que insultar a López Obrador.

Yo hago política con quien quiera hacer política conmigo, se necesitan dos para dialogar y su disposición de coincidir en lo que se considere común. Yo hago política y haría política con López Obrador y con quien quiera hacer política conmigo, yo estoy listo para hacer política con quien quiera hacerla.

Pero, cuando el Senado de la República, en Roma, enseñó su cobardía en tiempos de Pompeyo; cuando el Senado fue cobarde, frente a los César, frente a los emperadores que acabaron en el con el Imperio de Roma. Si el Senado de la República, en México, es cobarde frente a sus atribuciones, la República va a colapsar.

MJP