NACIÓN

Confirma SCT caída "inusual" de helicóptero de Alonso y Moreno Valle

El subsecretario de Comunicaciones y Transportes, dio una relatoría de los hechos: desde que las autoridades intervinieron hasta el estado actual

  • REDACCIÓN
  • 23/01/2019
  • 11:12 hrs
  • Escuchar
Confirma SCT caída inusual de helicóptero de Alonso y Moreno Valle
Helicóptero Augusta 109 modelo 2011 (Especial)

El helicóptero en el cual fallecieron en Puebla el 24 de diciembre la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, se impactó en posición invertida a 60 grados, lo cual es “inunsual, no es lo normal”, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Sí es inusual, no es lo normal, es una de las cosas que llama la atención, que haya una caída casi vertical, es decir, a 60 grados y además invertida, no, no es normal”, afirmó Carlos Morán, subsecretario de Comunicaciones y Transportes, ante cuestionamientos de la prensa.

Y agregó que “algo generó el giro del helicóptero y eso pueden haber sido muchas otras causas que ahorita no tenemos manera de validar o decirles cuál pudo haber sido”.

La cronología expuesta por el gobierno

El día de la celebración de Nochebuena, por la tarde, el helicóptero en el que viajaba la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo el ex gobernador Rafael Moreno Valle y otras tres personas, se desplomó poco tiempo después de haber despegado.

En conferencia de prensa, Morán dio una relatoría de los hechos: desde que las autoridades intervinieron hasta el momento en que van las indagaciones.

Luego del accidente ocurrido en Puebla, las autoridades locales concurrieron al lugar y lo primero que se hizo fue retirar los cuerpos de los fallecidos en el percance. La fiscalía de Puebla se hizo cargo de la investigación.

Las autoridades aeronáuticas pudieron iniciar en la investigación hasta el día 25, luego de que elementos de la Secretaría de Marina pudiera llevar a cabo la búsqueda de materiales explosivos en la zona.

La aeronave es un Augusta 109 modelo 2011 con certificado de aeronavegabilidad con vencimiento a 19 de septiembre de 2020. Tenía 2074 horas de vuelo, por lo que era relativamente nuevo. Contaba además con certificado de taxi aéreo.

En la investigación ha participado la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y el gobierno del estado de Puebla. Además, se contó con elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina.

También estuvieron presentes el fabricante de turbinas y los fabricantes de los motores.

Autoridades independientes de Canadá, Estados Unidos, Italia y Europa también estuvieron presentes.

De Canadá participó la Transportation Safety Board of Canada, especialistas en accidentes en helicópteros. Ellos se incorporaron el 28 de diciembre a las laboras en compañía de Luke Shiada, investigador de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés).

De la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) vino Mario Colavita, junto con su equipo. Por parte de Italia, la Agencia Nacional para la Seguridad de Vuelos (ANSV) envió a dos investigadores.

En el lugar del impacto se instaló una tienda de operación, y se comenzaron a hacer las pesquisas de los componentes principales. El subsecretario informó que se recuperaron algunos aparatos, como el gps y las unidades de recolección de datos, vitales para determinar la actitud del vuelo, temperaturas, entre otros datos.

Los restos de la aeronave fueron recogidos y trasladados a un hangar en el aeropuerto. Una vez ahí se dibujó una silueta del helicóptero en el piso, donde fueron colocados los componentes claves para la investigación. Toda la información fue recabada en bitácoras.

Posteriormente, los componentes más relevantes fueron almacenados y se empacaron de forma especial para su cuidado. Estos fueron enviados a los laboratorios donde se hará el análisis de las piezas.

A Italia se enviaron los sistemas de transmisión y el rotor principal. A Estados Unidos se envió la unidad de adquisición y la parte electrónica de los motores.

Hasta el momento las investigaciones se encuentran en la fase de envío. Luego, los laboratorios realizarán el reporte y se integrarán los expedientes. Estos expedientes llegarán a la DGAC para luego realizar el informe final.

cmo