NACIÓN

Captan traslado de “El Chapo” al “Alcatraz de las Rocosas”

La grabación muestra a Guzmán Loera subieron a un helicóptero custodiado por hombres fuertemente armados

  • REDACCIÓN
  • 19/07/2019
  • 12:37 hrs
  • Escuchar
Captan traslado de “El Chapo” al “Alcatraz de las Rocosas”
Captan traslado de “El Chapo” al “Alcatraz de las Rocosas” (Foto Especial)

Tras ser sentenciado a cadena perpetua, la duda de a dónde sería Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo, cumplió los pronósticos: el “Alcatraz de las Rocosas”, una dura cárcel de máxima seguridad ubicada en Colorado.

Aunque se desconoció el destino del exlíder del cártel de Sinaloa tras su sentencia, un video publicado por The New York Post muestras el traslado del capo criminal a dicha prisión.

En la grabación se muestra a Guzmán Loera, de espaldas, subiendo al helicóptero en el cual será trasladado.

A su lado y a bordo del helicóptero, varios hombres fuertemente armados, soldados y policías, resguardan a “El Chapo” mientras éste sube.


Esposado y con su traje de recluso gris, Guzmán Loera se ve con el cabello crecido y con su típico bigote que presumió en la audiencia de su sentencia.

El "Alcatraz de las Rocosas" fue construida en 1994 con el único fin de desconectar totalmente del mundo a lo peor de lo peor del crimen en tierras estadunidenses.

En esta "súper prisión" habitan temibles narcotraficantes, terroristas, espías y líderes pandilleros.

Las paredes del "ADX Florence", como también es llamada, están forradas en su totalidad por alambres de púas.

Más allá de las patrullas que rodean todo el inmueble, hay una serie de montañas mismas que la mayor parte del año están cubiertas de nieve.

El "Alcatraz de las Rocosas" está conformado por 490 celdas de concreto de 2.1 por 3.6 metros, con una pequeña ventana que no deja ver más allá del edificio y unas puertas dobles.

Bancos inamovibles, escritorios de concreto, un retrete combinado con lavabo y una ducha, en esta pequeña celda los reos pasan 23 horas del día.

Cada una de las celdas está insonorizadas para que los reos no se puedan comunicar entre ellos, ni siquiera en clave morse. Sin mencionar el ejército de cámaras de seguridad que vigilan el recinto. 

Contadas celdas tienen radios y televisiones en blanco y negro que ofrecen programas religiosos, educativos y de interés general.

Comen y reciben atención médica dentro de su celda, solo una hora de su día están al aire libre, en una jaula donde lo único que se puede ver, aparte de la cárcel, es el cielo. Eso sí, fuera de su "cuarto" usan grilletes, esposas y cadenas en el estómago.

Guzmán Loera podría recibir visitas, sin embargo, nunca volverá a tener contacto humano directo.